Cargando Cargando...

Uno coma siete por ciento

Derrick Rose./ Getty Images

El azar dispone el relato de los pequeños detalles. Una vez se desarrollan y suceden las consecuencias, las valoraciones son dramáticas para bien y para mal. Acertó de pleno quien tuvo la idea de llamar Lotería del Draft al sorteo de las posiciones de la ceremonia de las gorras y los abucheos; lotería, porque suena a bingo, a ruleta, a juegos de azar de moqueta; y draft, esbozo, que mejor dejaremos en designio, proyecto, quizá bosquejo. Venido del azar surgió, centelleante, el último MVP de la NBA: Derrick Rose. Su historia es inevitablemente la historia de la casualidad.

Derrick Rose y Tom Thibodeau - MVP./ Getty ImagesLa capacidad del Draft para hundir o hacer resurgir franquicias es chispeante. Las decisiones tomadas en torno a la ceremonia han dado para miles de episodios sobre carambolas, maldiciones, gangas y trucos varios de magia gestora. En la noche de la ilusión de David Stern todo puede ocurrir pero todo depende, en gran medida, de la suerte del sorteo previo, el NBA Lottery Draft. A veces, diabólicamente, el orden de elección de los equipos -que es lo que determina este sorteo- no se corresponde con la escala perdedora de las franquicias la temporada pasada, con lo que la voluntad progresiva –como si de fiscalidad se tratara- se trunca sin remedio. En una de estos episodios de ventura a Chicago le cayó en las manos el Nº1 con sólo 1,7% de probabilidades de obtenerlo; suerte es decir poco. Y hete aquí que eligieron a Derrick Rose, a la postre súper-estrella, que cambió la suerte de los Bulls en un par de temporadas.

Detrás del porcentaje, por supuesto, está el proyecto. Alrededor del solista hay un acompañamiento de gran nivel formado por Deng, Noah, Boozer, Brewer, Korver, Asik, Hamilton y etcétera. El bloque que ha armado Thibodeau –producto casi exclusivo del efervescente verano de 2010- es una máquina de altísima ingeniería que el año pasado se marcó un excelente 62-20 y este año comanda la liga con 12 victorias y sólo 2 derrotas; si crees que atacan bien, defienden mejor. Es inevitable pensar que sin Rose la candidatura al anillo sería imposible. Es imposible resistirse a la idea de que por una diablura de la suerte del tamaño del uno coma siete por ciento Chicago puede volver a ser campeón catorce años después.

 Kyle Korver #26, Carlos Boozer #5, Derrick Rose #1, Luol Deng #9 y Joakim Noah #13./ Getty Images

@CarlosZumer

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Fecha | 15.01.2012 20:20

Recomendamos