Cargando Cargando...

Angulas

Ricky Rubio, a su llegada al aeropuerto de Minneapolis./Getty

Tengo un amigo que a sus 96 años conserva una lucidez que muchos adolescentes envidiarían. Me encanta escucharle y lo que para algunos serían “batallitas”, para mí son testimonios de un valor incalculable que me ayudan a entender cosas que solo la edad puede enseñar. En una ocasión me contó que en el asturiano río Nalón, en los años 30, las angulas podían capturarse simplemente con introducir un caldero en el borde del cauce. No tenían ningún valor y en los pueblos cercanos se llegaban a utilizar como alimento para las gallinas. Como todos sabemos, las angulas son hoy en día una especie en vías de extinción y por una pequeña cantidad de ellas se pueden llegar a pagar cifras astronómicas.

He recordado esta historia de otros tiempos al ver a Ricky Rubio confirmar su marcha a la NBA en nuestro presente. Este anuncio no nos ha pillado por sorpresa al ser una noticia esperada desde que el jugador de El Masnou fuera elegido por los Minessota Timberwolves en el Draft de 2009 y, por qué no decirlo, porque muchos –unos más que otros- confiaban en que esto sucediera desde 2005, cuando un atrevido niño de 14 años debutó en la Liga ACB con el DKV Joventut por obra y gracia de Aíto García Reneses.

Recuerdo vagamente el revuelo que se montó cuando Fernando Martín puso el primer pie español en la faz de la mejor liga del mundo en 1986. En cambio, no tengo lagunas en la elección de Pau Gasol como número tres del Draft de 2001 y su posterior debut con los Memphis Grizzlies. Fueron grandes momentos para nuestro baloncesto, como también lo fueron los desembarcos en EE.UU. de Raül López, José Manuel Calderón, Sergio Rodríguez, Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández y Marc Gasol.

Ricky Rubio será el décimo español que jugará en la NBA y debemos valorarlo como si fuera el primero porque, aunque haya habido otros nueve antes que él y la liga esté ahora más internacionalizada que nunca, el mérito sigue siendo enorme, más aún al tratarse de un base que prefiere el pase al tiro.

Es muy fácil acostumbrarse a lo bueno y seguramente nuestro baloncesto seguirá produciendo fenómenos que podremos disfrutar en nuestras canchas antes de que se vayan a hacer las Américas. De hecho, ya conocemos unos cuantos que serían recibidos con los brazos abiertos por la mayoría de las franquicias. Pese a ello, tenemos que ser conscientes de que es difícil que se vuelva a juntar una cantidad tan grande de talento por estos lares en tan poco espacio de tiempo. Disfrutemos este momento como si no se fuera a repetir jamás. Que no nos pase como con las angulas.

@marcrampas

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Minnesota Timberwolves

Continúa la conversación: Foro de los Minnesota Timberwolves

  Compartir en Facebook
Fecha | 21.06.2011 20:02

Recomendamos