Cargando Cargando...

Antecedente de un “fo”

Moses Malone, defendido por Kareem Abdul Jabbar y Magic Johnson./Getty

Hace años vi un documental de hace más años. Iba sobre las Series Finales de la temporada 1982-83. Llegaban por segunda vez consecutiva los Lakers y Philadelphia 76ers. Los angelinos habían ganado la anterior por 4-2, pero ese año los Sixers tenían a Moses Malone, MVP del curso anterior con Houston Rockets y MVP también de la fase regular de ese año con su nuevo equipo.

Comparado con los portentos físicos de hoy, Moses Malone pasaría por un tipejo medio normal, con perdón: un señor de Virginia de 2.08 y 98 kg, una minucia. Eso sí, dotado de una envergadura de cóndor y una movilidad, clase e inteligencia excepcionales, que añadía a su enorme fortaleza. De hecho, pasó por ser el más “pequeño” de los centers de la NBA durante buena parte de los ochenta y, sin embargo, nadie dudaba que era el mejor. Aún se recuerda, ya veterano, el repaso que le dio a Pat Ewing el día que éste debutaba en el baloncesto profesional.

Pero volvamos a aquellas finales del 83. En la previa, según el citado documental, la obsesión de los Kareem Abdul Jabbar, Magic Johnson, McAdoo, Worthy, Rambis y compañía pasaba por parar como fuera a Malone, quien con lacónica seriedad de portero de club de blues, vaticinaba un “fo” (four), es decir, que la serie se resolvería en cuatro partidos.

Los dos primeros duelos tenían lugar en Philadelphia. Y para dar la razón a los pronósticos y a los peores augurios de la Costa Oeste, el bueno de Malone se descolgó –nunca mejor dicho- con 27 puntos y 18 rebotes, determinantes para la primera victoria por 113-107. En el segundo, los Lakers marcharon por delante buena parte del partido y sin embargo volvieron a sucumbir al “2”, que pese a tener problemas con las faltas y pasarse un buen rato en el banco, terminó acreditando 24 puntos y 12 rebotes para el 103-93. El 2 a 0 estaba servido.

Llegaba la final a Los Angeles. Pat Riley y sus hombres se encomendaban al apoyo de la hinchada del Forum, quien sabe si a Jack Nicholson y a nuevos sistemas para contener a la bestia. El resultado no pudo ser más deprimente para ellos: 28 puntos y 19 rebotes de Moses, más 21 puntos y 12 rebotes de Julius Erving. Total, 94-111 y 3-0 en el global.

Así que el cuarto partido ya era de conjura angelina: todos a uno. Y sí, parecía que al fin lo iban a conseguir: el virginiano firmaba su peor primer tiempo, Lakers ganaban hasta de 17 en el segundo cuarto. Pero entonces el que sacó la chistera fue el “Doctor J”. En efecto, Erving lideró un demoledor 35-11 en el último cuarto y Malone se desperezó para sumarse a la fiesta con 24 puntos y ¡23 rebotes!, dejando el Forum en silencio, el marcador en 108-115 y el título para Philadelphia en cuatro partidos. Un “fo” en toda regla. Y ni que decir tiene quién se llevó el MVP de aquellos play offs.

Leí que Phil Jackson y Kobe Bryant están de acuerdo en la conclusión de que, para perder como lo hicieron ante Dallas, mejor en eliminatorias que en la final. Sí, en Los Angeles ya sabían lo que es un “fo” y cuándo duele más.

@EnriquedePablo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Los Angeles Lakers

Continúa la conversación: Foro de los Los Angeles Lakers

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Philadelphia 76ers

Continúa la conversación: Foro de los Philadelphia 76ers

  Compartir en Facebook
Fecha | 15.07.2011 11:32

Recomendamos