Cargando Cargando...

Pau Gasol, una decisión inteligente

Pau Gasol y Joakim Noah./ Getty Images

Pau Gasol siempre me ha parecido un tipo inteligente. En la pista y fuera de ella. Se va a Chicago haciendo valer la oferta deportiva pero sin desmerecer otros aspectos. Hay hay quien le cuesta entender que haya dejado atrás Los Angeles y a los Lakers. La seguridad de lo conocido y la garantía de un mercado tan importante como el angelino.

Quedarse allí era lo mismo pero con más edad y menos paciencia. Kobe ante sus últimas temporadas de baloncesto, secundarios como YoungLin. Un proyecto sin rumbo claro y con un futuro poco brillante. En el tema económico, la oferta era buena (no buenísima) y ya se sabe que ser jugador de los Lakers vende mucho. Sin embargo, su nuevo destino no es mala opción en absoluto.

Chicago es el tercer mercado de la NBA que más beneficios puede reportarle, aparte de ser una de las ciudades con más influencias y población europea de todo Estados Unidos. Forma parte de esa élite de consumo juntó con New York y L.A. La comunidad hispana en Chicago es enorme, una de las mayores de todo el país.

En el plano deportivo, los Bulls son una gran elección porque tienen plantilla para ser de los mejores de la NBA. Si Rose funciona como debe, candidatos al anillo. Así de claro. La pareja Gasol-Noah pasa a ser uno de los dúos más potentes de toda la NBA. Se van a hacer la vida fácil uno al otro. Los buenos, suelen entenderse muy bien. El estilo de juego impuesto por Thibodeau le viene muy bien a las piernas ya maduras de Pau. Menos velocidad, más estático y la anarquía con la que ha convivido Pau en California no es una opción en Illinois. En el Este, los jugadores interiores son menos potentes que en el Oeste. La plantilla necesita unos retoques que van a ir llegando. Seguro que serán eficaces desde los despachos porque han pasado de ser una intentona de buen equipo a ser uno de los favoritos. Urge apuntalar esa condición.

Pau Gasol va a formar parte de una franquicia legendaria, conocida en todo el mundo y que posee una repercusión global inmensa. Para que los no iniciados se hagan una idea, Gasol ha cambiado el Real Madrid/Barça por el Manchester United. Y aquí viene el factor LeBron: los Cavs forman parte de la misma división que los Bulls. Piensen en esos duelos tan cercanos geográficamente y a horas tan cómodas para Europa como la 1:00 o las 2:00 de la madrugada para ver la NBA. Los que quieran ver a Gasol ya no lucirán tantas ojeras como antes. Y eso es una ventaja.

@ICano14

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Los Angeles Lakers

Continúa la conversación: Foro de los Los Angeles Lakers

  Compartir en Facebook
Fecha | 13.07.2014 16:21

Cleveland, capital del mundo

LeBron James

Tres palabras que significan más de doscientos millones de dólares. El “Vuelvo a casa” de ayer en la carta de LeBron James ha dado la vuelta al mundo y desencadenado una serie de acontecimientos y traslados monetarios tan enormes que sacuden hasta las ventas de camisetas en la tienda oficial de la NBA en New York.

LeBron señala que esta decisión “va más allá del baloncesto”. Sabe de su importancia como modelo de conducta para las nuevas generaciones. Entiende que alguien como él debe alentar a que los jóvenes amen su lugar de procedencia. “Quiero hacer ver que pueden triunfar en Ohio. Cuando terminen sus carreras en la universidad, pueden regresar a Cleveland para montar negocios y hacer que crezca todo.” Pues para que se hagan una idea directa de lo que dice LeBron: 80 millones de dólares. Esa cifra es lo que Cleveland y la franquicia de los Cavaliers están recibiendo o van a recibir antes del inicio de la competición. Un impacto inicial basado en venta de camisetas, abonos, y nuevos acuerdos de patrocinio.

Durante su estancia en Miami, LeBron generó 100 millones de dólares según varios estudios económicos. Pues trasladen esos millones del sur de Florida hasta el norte de Ohio. Un viaje de 1245 millas (2003 kilómetros), casi 20 horas de viaje y que transforma la imagen económica de las dos franquicias. Cleveland Cavaliers pasará a firmar un contrato televisivo que puede alcanzar los 40 millones por temporada, con vistas a superar incluso los 60. Los Heat van a ingresar sólo 50 por la marcha de LeBron. El tema de aforo y localidades vendidas cambia también. Los Cavs pasarán a ser uno de los equipos con más apoyo en el pabellón ya que se prevee que sean los segundos que más entradas vendan (con el desembarco económico que eso supone en forma de venta de bebidas, camisetas y demás artículos los días de partido)

Y aparte de todo esto, LeBron James pertenece a la empresa de representación LRMR de su amigo de la infancia Maverick Carter, que tiene base en Akron y que también guía a la otra estrella de la ciudad de Cleveland: Johnny Manziel. El rookie de los Browns es una de las nuevas promesas de la NFL y estrella mediática desde hace unos años. Digamos que LeBron (y “su” LRMR) desea hacer realidad eso que decía en la carta ” Es una decisión que va más allá del baloncesto”

PD. Si no les gusta la NBA ni Johnny Football, visiten el Salón de la fama del Rock que tiene sede en Cleveland. O el Metropark Zoo. Que el dinero fluya…

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Cleveland Cavaliers

Continúa la conversación: Foro de los Cleveland Cavaliers

  Compartir en Facebook
Autor | Inaki-Cano
Fecha | 12.07.2014 16:55

Wilt Chamberlain, ‘The Big Dipper’

Imagínense esto: un jugador de que mezcle el poder físico de Howard, la técnica de Olajuwon y una mentalidad ganadora a prueba de bombas. Una vez hecho el cocktail, retrocedan cincuenta años en el baloncesto. Un hombre adelantado a su tiempo; un salto genético y técnico de varias generaciones. Fue uno de los primeros dominadores de la historia. Quizá, el pionero por condiciones y por actitud. Una personalidad arrolladora. Un pívot que jugó de base. Una mente maravillosa y un cuerpo legendario. El impacto que tuvo Blake Griffin en nuestras vidas es ínfimo comparándolo con el que supuso el aterrizaje de Wilt Chamberlain en la NBA. Él y Bill Russell protagonizaron enfrentamientos legendarios sobre los que se cimentaría la historia de la NBA. Los primeros dioses del baloncesto.

Cuando la competición que encumbra a los mejores andaban aún en pañales, Chamberlain emergió junto a Baylor, West y Cunningham. Estrellas y dueños de los partidos. Gigantes de este juego. Los primeros. Chamberlain fue, quizá, el más enorme de todos. Su estatura, su velocidad, su calidad técnica, su ardor competitivo y su hambre… elementos que le mantuvieron en un altar durante más de una década. Y en una persecución gloriosa. Su camino hasta el anillo de la NBA se encontró en demasiadas ocasiones con los Boston Celtics. Sí, esos Boston Celtics que construyeron su dinastía con ocho anillos consecutivos. Un hombre contra un equipo. Hércules ante los Doce Trabajos. Logró ser campeón. Comprendió que un jugador excelente eso sí, no puede contra un equipo. Todos los grandes campeones de la historia sufren la misma metamorfosis. Jordan tardó en comprender que debía pasar de ser un hombre a un líder y Chamberlain también. Con una única diferencia, Chamberlain fue el primero en comprenderlo y en hacerlo.

Uno de los cincuenta mejores jugadores de la NBA. Dios del baloncesto. Por números e impacto. Sus dos anillos de la NBA, sus trece presencias en un All Star, sus promedios de anotación y rebotes, sus “20-30”, sus “30-30”, su fadeaway, sus cerca de cien records en la NBA son hitos de difícil superación. Algunos batibles con algo de fortuna. Sin embargo, hay uno que jamás, salvo en una película, será superado. Una anotación fuera del alcance de cualquier ser humano hace cincuenta años, en la actualidad o en las próximas siete décadas. Sólo un hombre, un dios del baloncesto lo logró. Fue él. Cien puntos en un partido. El dos de marzo de 1962, Wilt Chamberlain unió su leyenda a esa cifra mágica y redonda que muchos equipos no alcanzan en un partido con doce jugadores. No existen imágenes en movimiento de aquel encuentro ya que no fue televisado. Sólo fotografías y el acta. Nada más. Bueno, y una leyenda que dice que Chamberlain llegó al partido sin dormir la noche anterior. Él nunca lo desmintió. Una manera más de darle brillo a esa marca y a su propia historia. Verdad o mentira, el hecho contrastado fueron esos cien puntos. Una actuación que define el dominio que ejercía el dios Chamberlain sobre el resto de jugadores de baloncesto. Un hecho irrepetible. Y esto no es una frase hecha sino una realidad tan sólida como el acero.

El baloncesto es un deporte maravilloso. Un juego que mueve el mundo. Chamberlain empezó el camino para que la NBA sea el Monte Olimpo para los hombres que luchan por encestar una pelota en una canasta. Un pionero físico y técnico. El iniciador, junto a otros pocos elegidos, de la historia del baloncesto americano y mundial. Gracias a él, el juego se transformó.

  Compartir en Facebook
Autor | Inaki-Cano
Fecha | 02.03.2014 19:48

El Este es mejor

LeBron James y Paul George./ Getty Images

Ni se me ha ido la cabeza por dormir poco ni me ha sentado mal la cena. El título de este artículo está bien escrito y con toda la intención del mundo. Pueden echar un vistazo a la clasificación de las conferencias, reafirmarse en su juicio sobre la pérdida del mío. Háganlo. Por favor. Espero…

Si me han hecho caso, podrán observar las diferencias existentes. Abismos que ni el mismísimo Gandalf salvaría con su magia. Son certezas. Los números no mienten. 30 victorias serán más que 25. Naveguen sin rubor en la aritmética que no van a sentirse engañados. ¿ O sí? A mí esos signos del diablo no me vuelven a pillar. Ya aprendí la lección hace tiempo. Porque cuando por muchos resultados positivos tengas y lo negativo esté alejado, llega un instante de  la competición que las calculadoras no sirven para nada. En esos instantes no cuenta lo anterior. Es ese lugar donde los buenos y los grandes se diferencian. De los hacedores de numeritos a los que realmente dominan el juego. La calculadora no enfría el balón a dos segundos del final. Mirar cómo se  mueve el Este es dramático. De verdad. Duelen los números. Las comparaciones con la otra conferencia son insostenibles. El décimo del Oeste estaría entre los mejores del Este. Da miedo.

Pero el Este es mejor. Olviden lo que han visto en la clasificación y los números e intenten ser sinceros. ¿De verdad creen que el campeón de la NBA va a salir del Oeste? Es un gran piscinazo, lo sé. Piensen lo que he escrito. Miami Heat o Indiana Pacers no miran de lejos a San Antonio Spurs o a Oklahoma City Thunder. De hecho, estoy convencido: el que gane el Este, ganará la NBA. Cuando los números no cuentan…

P.D. : Si Kevin Durant tuviera un entrenador de verdad, uno al que no le temblasen las canillas cuando los números no cuentan… OKC sería campeón.

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 07.02.2014 04:01

Una feria

Kobe Bryant./ Getty Images

Si quieren pasárselo bien, marearse e, incluso, reírse, la opción de ver a Los Angeles Lakers es la mejor. Porque ahí nadie defiende ni nadie parece estar comprometido. Las caras que pone Kobe Bryant en los partidos son la mejor prueba de lo que digo. De desesperación y asombro. Si sonríe, es de manera irónica y por no llorar porque los Lakers provocan la risa histérica de una adolescente o las lágrimas de esa misma chica cuando su ídolo abandona el escenario.

Pero todo lo que les pasa a estos Lakers no es culpa, directamente, de Mike D’Antoni ni de los jugadores. La culpa viene de los despachos. En concreto, del de Kupchak y del de Buss. Entre los dos, con reparto de culpa, son los únicos que han provocado esta feria que son. Con los fichajes, por los contrarios, por no saber elegir entrenador, por anteponer el ego, etc. Se pueden hacer algunas cosas mal y otras bien. Pero es extremadamente difícil hacerlo todo mal. Todo.

Desde ofrecer demasiado dinero en la renovaciones a dejar que la nave zozobre como hasta ahora. El futuro pinta oscuro. Piensen que en verano tienen que fichar a todo un equipo entero. Mantener a D’Antoni o echarle. Renovar a la baja a Pau Gasol (si yo fuera el de Sant Boi, yo me iba al Este a seguir siendo grande, a seguir teniendo un contrato grande y a jugar para un grande). Renovar la ilusión de los fans. Fichar a Carmelo Anthony. O a un agente libre dispuesto a compartir vestuario con Kobe y no ser cabeza de cartel. A intentar no dar lástima o risa.

Les invito a que vean dos partidos seguidos de los Lakers. No tiene pérdida. Les va a gustar. De lo anárquico y malo que va a ser, les va gustar. “No te juntes con ese chico que te despista”. Frase de madre. Pues los Lakers son ese chico que te despista… Y los rivales, hay veces, que les siguenl a corriente y pierden. Pocas veces, eso sí.

 

@ICano14

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Los Angeles Lakers

Continúa la conversación: Foro de los Los Angeles Lakers

  Compartir en Facebook
Fecha | 26.01.2014 16:33

Medio millón

NBA Fans./ Getty Images

Me llamaron para formar parte de algo nuevo. Para escribir sobre la NBA y participar en un proyecto ambicioso. Hablar de la mejor liga de baloncesto del mundo en castellano. Ayudar a llevar este espectáculo a más gente, derribando la barrera idiomática. Fue hace 500.000 fans. Y no fue hace mucho. Porque esta aventura ha ido muy rápido desde que me enteré del nombre y de los objetivos.

No se alcanza una cifra casi millonaria sin ambición y trabajo. Mucho de lo primero pero muchísimo más de los segundo. Encontrar una idea, ponerla en funcionamiento y esforzarse para transformarla en algo ya consolidado. La NBA es un mundo tan apasionante que se necesitaba un lugar donde poder hablar con la misma pasión de un fan pero con el rigor necesario para no caer en el forofismo ni en el amateurismo. Pero lo esencial ha sido la constancia. Todos conocemos webs o cuentas en twitter que comienza con mucha fuerza pero se diluye ante la necesidad de ser constante. Informar cuesta mucho. Y hacerlo todos los días, más.

Todos los que  han pasado por Basket4US han atesorado la virtud de la constancia. La han mostrado a través del camino duro cada noche, cada mañana, tras cada café para no dormirse, tras cada noticia o vídeo. Como profesional que informa de la NBA en televisión, conozco lo difícil que es trabajar cuando el sol se esconde y lo complejo que es informar sobre algo que nos es tan lejano.Pues 500.000 personas lo disfrutan, han conseguido salvar un océano de barreras y viven las hazañas de los mejores jugadores del mundo cada noche o cada mañana. Cuando usted lo desee porque la NBA nunca duerme… Ni Basket4US.

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.01.2014 21:00

Un paseo por los orígenes de Kevin Durant

Kevin Durant

Seat Pleasant es una pequeña población a diez millas de Washington, D.C., una comunidad completamente afroamericana y con pocos lujos. Un lugar cualquiera en un país demasiado grande como para centrarse en cada pueblecito. Estamos cansados de ver en las películas esos pequeños sitios donde nunca pasa nada extraordinario… hasta que pasa.

Kevin Durant pasea por las calles de Seat Pleasant como si no hubiera sido el máximo anotador de la NBA, jugado las Finales de 2012, ser multimillonario, uno de los mejores jugadores de baloncesto del mundo y símbolo de la NBA. Como si siguiera siendo ese chico que se levantaba a las 6:00 para hacer series de running en The Hills, porque después hace demasiado calor. O cruzarse toda la ciudad para ver a su abuela y disfrutar de su plato favorito: alitas de pollo. Su madre, protagonista de un spot de la NBA durante este curso, ha llorado durante dicho paseo, al rememorar sus momentos más duros y también felices. Una demostración más de la normalidad que rodea a los Durant dentro de la locura que rodea a una estrella mundial. Kevin Durant sigue siendo normal. Actuando como si nada de lo que su vida atesora fuera cegador. Él es humilde. No quiere olvidar de dónde viene, quién era y quiénes forman su círculo. Sigue siendo lo mismo.

Kevin DurantCualquier otro grande de la NBA no empujaría a la marca que le patrocina a que presentase sus nuevas zapatillas en su ciudad natal, con su familia al completo, sus amigos y, sobre todo, enseñando sus orígenes tan humildes. Muchos reniegan de sus recuerdos por miedo al rechazo ante tanta “contención económica”. Guardar en un cajón el DNI con tu dirección de nacimiento. Algunas estrellas se inventan sus inicios. KD no lo hace y promueve su humildad.

En la presentación de las Nike – KD VI, Durant ha paseado por sus orígenes con la prensa. Mostrando al mundo que de un lugar perdido puede nacer una estrella. El trabajo duro y los sueños son una buena mezcla, un cocktail luminoso si se mantienen los pilares de la humildad. KD no tiene reparos. Sigue siendo aquel joven soñador, aquel chico normal.

Kevin Durant

Kevin Durant

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

  Compartir en Facebook
Autor | Inaki-Cano
Fecha | 27.06.2013 23:14

Página 1 de 2412345...Última »