Cargando Cargando...

10 momentos, 10 zapatillas: El último tiro de Michael Jordan (o eso creíamos)

Michael Jordan./ Getty Images

Una Final de la NBA no es el mejor momento para probar, por eso no es habitual ver nuevas zapatillas en los últimos partidos de la temporada. Sin embargo hay una honrosa excepción, la de Michael Jordan en su último partido con los Chicago Bulls.

Durante los playoffs de 1998, Michael jugó con la zapatilla que había estado promocionando desde febrero, la Jordan XIII. Mucho se hablaba de su posible retirada, la segunda, aquella que por entonces creíamos la definitiva. Nike había intentado crear una marca diferenciada para Jordan y tenía muy claro que seguiría con sus productos una vez terminara la carrera de Michael en la NBA. Como Fred Perry o René Lacoste, la marca debía sobrevivir al deportista, una idea que según vemos hoy, ha sido un completo éxito.

Michael Jordan./ Getty ImagesEl mejor modo de presentar sus productos seguía siendo Michael Jordan, así que en el tercer partido de las Finales de 1998 saltó a la cancha con una zapatilla que aún no estaba a la venta, la Jordan XIV. Pero su gran actuación fue en el último partido de la serie, en el que volvió a elegir el mismo modelo. Con ellas robó el balón a Karl Malone, dejó de lado a Bryon Russell y anotó el tiró que pasó a la historia como The Last Shot. Su marca tenía asegurada las ventas de zapatillas para el siguiente año tras ganar el sexto anillo.

 

seizenine.blogspot.com.es

 

10 momentos, 10 zapatillas:

I. Gilbert Arenas y D&G
II. Dee Brown y Reebok – Omni Lite
III. La fidelidad de ‘Chocolate Thunder’
IV. El modelo prohibido de Michael Jordan
V. El modelo plateado de Chris Webber
VI. El último tiro de Michael Jordan (o eso creíamos)

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 13.06.2013 16:03

Las zapatillas, ¿culpables de las lesiones?

Kobe Bryant./ Getty Images

En 2008, Kobe Bryant propuso a los diseñadores de Nike un reto, una zapatilla que no restringiera los movimientos del tobillo. No era el primer jugador en utilizar zapatillas bajas, pero sí fue la primera vez que se utilizó esta peculiaridad como un elemento de marketing. A partir de ese momento, cada lesión del escolta de Los Angeles Lakers vuelve a levantar el mismo debate, ¿hasta qué punto las zapatillas son responsables?

Guillermo Romero Díaz, fisioterapeuta y podólogo de deportistas, nos explica las necesidades básicas de una zapatilla de baloncesto: La mediasuela debe absorber el impacto y la suela debe dar la posibilidad de movimiento en diferentes ángulos. La altura de la zapatilla sí está relacionada con la posibilidad de una lesión, aunque algunos jugadores, por su estilo de juego, prefieran modelos más bajos en beneficio de la libertad que les da ese tipo de zapatillas“. Es decir, Kobe Bryant arriesga más para poder llegar a ciertos movimientos. Pero la altura de la zapatilla tampoco es la única variable que juzgar, algunas zapatillas altas pueden ser muy inestables debido a las características de la mediasuela.

Rajon Rondo./ Getty ImagesEs difícil ver a Rajon Rondo repetir zapatillas. Nike crea zapatillas para jugadores rápidos y para casi cualquier posición en el campo. Y el base de los Boston Celtics las utiliza todas, sin distinción, incluso reediciones de zapatillas antiguas, cuya tecnología no tiene nada que ver con las actuales. Por eso cuando Rondo se lesionó a finales de enero, lo primero fue mirar sus pies. En realidad, llevaba un modelo con el tipo de amortiguación adecuada para su tipo de juego, bastante estable y que cubría el tobillo. Después de jugar a la ruleta rusa durante meses, Rondo se pegó un tiro cuando ya había guardado el arma.

En cualquier caso, los seguros médicos obligan a los jugadores de la NBA a salir a la cancha con los tobillos vendados, algo que reduce la probabilidad de lesiones. Pero ningún contrato, ningún seguro, habla de las características de las zapatillas. En 2010, el entrenador físico de los Detroit Pistons, Arnie Kander, prohibió a sus jugadores calzar modelos demasiado ligeros. Se refería a la lucha de adidas y Nike por conseguir la zapatilla más liviana.

Mucho se habló en otras temporadas de las lesiones relacionadas con las zapatillas. Derrick Rose jugó un solo partido con las adidas – Crazy Light (la zapatilla más ligera del momento) y tuvo una lesión de poca importancia. Volvió con las adidas – Rose 2.5, un modelo con más protección, y el resultado ha sido casi un año sin jugar. El caso de Iman Shumpert parecía más arriesgado. Jugaba con una reedición de un modelo del año 2000, pero parece que no culpa a las adidas – Top Ten de su lesión, porque volvió a utilizarlas en su vuelta a las canchas. Para acercarse aún más al abismo, ha jugado con unas adidas – Street Ball rediseñadas por Jeremy Scott y que poco tienen que ver con el baloncesto.

Gilbert Arenas./ Getty ImagesGilbert Arenas incluso jugó con unas Dolce & Gabbana (y no, no se lesionó). Y las zapatillas que adidas creó para él eran de caña baja. El mismo Phil Jackson culpó a las zapatillas de Ron Artest de la fascitis plantar que sufrió en 2010 llevando Peak e incluso unas zapatillas que hemos convertido en mito, las Jordan I, tienen el dudoso honor de ser las únicas zapatillas con las que Michael Jordan se lesionó de cierta gravedad.

En cualquier caso, podemos hablar de unas características básicas que nada tienen nada que ver con modas pasajeras. A partir de ahí, cada uno puede elegir el nivel de riesgo que quiere asumir.

seizenine.blogspot.com.es

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 19.03.2013 21:55

Air Force One

En 1982 Nike iba a revolucionar, de nuevo, el deporte. Algunos años antes había lanzado una zapatilla para correr con una cámara de aire incorporada en la mediasuela y ahora llegaba el turno del baloncesto. El visionario había sido Frank Rudy, que después de ofrecer su invento a varias marcas, consiguió convencer a Phil Knight, el fundador de Nike. Aunque se hable de “cámaras de aire”, lo que Rudy ideó fue un compuesto gaseoso con una estructura mayor a la habitual, que no permitía que pasara a través de la bolsa.

En las zapatillas de correr ya había mostrado su utilidad, pero sorprendentemente, a nadie le parecía que en el baloncesto la amortiguación fuera importante. Hasta que llegó la Air Force One. Bruce Kilgore, uno de los diseñadores clásicos de Nike, culpable también de la Air Jordan II, se encargó de que la Air Force One fuera tan estable como amortiguada. Y de hecho, se basó en las botas de montaña.

Las primeras pruebas de los jugadores de elite la presentaban como una zapatilla ligera. Recuerda, estamos en 1982. El aire pesa menos que la espuma que se utiliza para las suelas, cuanto más aire coloques en una zapatilla, menos suela y menos peso. Seis jugadores se encargaron de promocionarlas en la NBA, Michael Cooper, Calvin Natt, Bobby Jones, Mychal Thompson, Jamaal Wilkes y Moses Malone. La Air Force One fue un éxito en las canchas, pero en un par de años las ventas comenzaban a disminuir en favor de nuevos modelos. Comenzaba la leyenda.

En Baltimore seguían pidiendo Air Force One, aún cuando Nike ya pensaba en otras cosas. Así que un día, tres tiendas de la localidad, Cinderella Shoes, Downtown y Rudo Sports, preguntaron a Nike ¿cuántos pares de Air ForceOnes tendríamos que pedir para que las resucitaran? La respuesta fue la que esperaban de Nike “si estáis lo suficientemente locos para preguntarlo, nosotros estamos suficientemente locos para hacerlas“. Y la cifra era 1200 pares de cada color. Se vendieron en el mismo mes. A partir de ahí, un nuevo color cada mes. En Nueva York corrió el rumor de que en Baltimore seguían teniendo aquellas zapatillas antiguas, en nuevos colores y comenzó la peregrinación.

Esas Air Force One no eran exactamente iguales, se cambió la malla del panel lateral, la ojetera era diferente y la puntera estaba perforada. Había pasado de las pistas a las calles y se había convertido en la zapatilla que representaba Nueva York. Bobbito Garcia, el dj y streetballer, contó que en pleno viaje, en la otra punta del mundo, alguien que vio sus Air Force One le paró para preguntarle si era neoyorquino.

Puede que sea la zapatilla con más versiones y la más coleccionada. A las habituales High y Low, se unió en los noventa la Mid, quizás la más popular en estos momentos. Rasheed Wallace siguió jugando con nuevas versiones hasta su retirada en 2010. Se habla de casi 2000 colores, con ediciones especiales para Ronaldinho, Stash, Playstation, Jay Z, Mr Cartoon, LeBron James, Kobe Bryant, Lance Armstrong, Futura, y la más sencilla de ellas, blanco sobre blanco, que sigue siendo la zapatilla más vendida cada mes en Estados Unidos, 30 años después de su lanzamiento.

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 21.09.2012 23:23

Las zapatillas negras de Michael Jordan

Michael Jordan./ Getty Images

Michael Jordan no llegó a la NBA con buen pie. En su primera aparición como novato ya tenía unas zapatillas con su nombre, algo que no tenía casi ningún jugador profesional. Muchos de los veteranos vieron ese gesto como una afrenta. El baloncesto no era un deporte individual, no tenía sentido que tu nombre apareciera en las zapatillas.

Las Air Jordan I se convirtieron en uno de los mayores éxitos de ventas de Nike, pero nadie en la NBA nadie quiso llevarlas.

Michael Jordan significaba egoísmo, un tipo que saltaba mucho y anotaba pero que nunca conseguiría hacer grande a los Bulls.

Su compañero Brad Sellers propuso algo que uniera al equipo. En las universidades mostraban cohesión llevando el mismo modelo de zapatillas, pero los contratos de los jugadores impedían hacer algo así en la NBA. Pero si podían cambiar el color. Las normas de la liga obligaban a usar un color predominante para todo el equipo. Los Celtics, por ejemplo, habían pasado del negro al verde y de nuevo al negro; los Blazers durante un tiempo calzaron zapatillas rojas.

1992 NBA Playoffs:  Chicago Bulls vs. New York Knicks./ Getty ImagesLos Bulls usarían zapatillas negras en los Playoffs como símbolo de unión, algo que pronto fue imitado por otros equipos. Y unas Jordan IV negras fue lo que vio Craig Ehlo mientras Michael decidía el quinto partido contra los Cavs en 1989, en un tiro que pasó a llamarse, simplemente “the shot”.

Un año más tarde, Jordan se iba hasta los 48 puntos frente a los Bucks en primera ronda. Entonces la uniformidad de los Bulls daba un paso más, esta vez las zapatillas negras llevaban cordones blancos. Volvieron a los negros para perder, por última vez con los Pistons. En las calles muchos pensaron que eran los cordones blancos los que hacían a los Bulls un equipo ganador.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 11.05.2012 01:04

Agentes libres y zapatillas. ‘A mí no me pagan por llevarlas’

Steve Nash./ Getty Images

Mientras algunas estrellas NBA tienen grandiosos contratos, el resto se conforma com un cheque sin muchos ceros y un cargamento de zapatillas. Sin embargo, en los últimos años estamos viendo todo tipo de situaciones extrañas, que esta temporada han llegado a convertirse en norma. Repasamos los pies de aquellos jugadores sin marca, aquellos que no estuvieron satisfechos con sus contratos y algunos casos curiosos. Cuando Kobe o Rose dicen que sus zapatillas son las mejores con las que han jugado ya sabes que le están pagando mucho por decirlo. ¿Qué zapatillas eligen los que no cobran?

Steve Nash. Durante toda su carrera estuvo con Nike. Era habitual verle en anuncios e incluso tenía una línea que, sin llevar su nombre, parecía diseñada para él. La temporada pasada se anunció que firmaba para Luyou, una marca china de ropa deportiva casual. Nike no acepto duplicidad de contratos. Para ellos no hay diferencias entre zapatillas de rendimiento y para fuera de la cancha. Si estás con Nike, tienes que estar con todo. Steve Nash utiliza Luyou fuera de cancha y sigue eligiendo Nike para jugar, aunque no tenga contrato. Nike sigue haciéndole zapatillas personalizadas e incluso aparece en la campaña de la nueva camiseta Nike de la Selección Francesa de fútbol.

Kevin Love./ Getty Images Kevin Love, una de las estrellas de la temporada, era un hombre Nike cuando aún estaba en la zona media de la liga. Pero al comenzar su ascenso firmó por una marca china, Peak, y para esta temporada anunció su fichaje por otra marca del gigante asiático, 361º. Incluso vimos una de las zapatillas diseñadas para él. Pero durante toda la temporada ha jugado con Nike, a excepción del All Star, donde sí que llevó 361º.

– A Jimmer Fredette debió pasarle algo parecido. Firmó con Spalding, que volvía a los pies de la NBA después de ser históricamente el balón oficial. Pero tras un par de partidos con ellas, se dejó ver con Nike. Luego volvió a Spalding y ha jugado el resto de la temporada con ellas.

Monta Ellis. Durante algunos años fue el máximo representante de And1 en la NBA, pero en esta campaña se quedó sin contrato. Ha mantenido una fidelidad a prueba de bombas por Jordan, mostrando una buena colección de modelos clásicos. And1 se queda sólo con los hermanos Morris, Markieff y Marcus. Jordan, sin pagar un duro, ve como una de los jugadores más buscados aparece cada noche con sus zapatillas.

Jason Kidd jugó durante muchos años con las Nike Zoom Flight V, unas zapatillas sin su nombre que se convirtieron en “su zapatilla” oficiosa. Aunque aparecieron en 1997, siguió usándolas, dándole la razón a Nike para que las mantuvieran en Nike iD. Kidd fue uno de los primeros en probar con marcas asiáticas. Sus zapatillas con Peak seguían las mismas líneas que las Flight V. A mitad de temporada, Kidd terminó su contrato con Peak y volvió a las Flight V, un modelo con 15 años pero con un rendimiento similar al de una zapatilla actual.

Baron Davis./ Getty ImagesBaron Davis volvió a las canchas en Nueva York. Li Ning le había tomado como uno de sus iconos y había creado una línea en torno a él. Y Nueva York es el lugar al que más ojos miran. Parecían buenas noticias para Li Ning. Sin embargo, después de algunos partidos, Baron Davis se colocaba unas Nike Kobe VI. Su contrato está por encima del de Blake Griffin y en plena renegociación es una manera de apretar las tuercas.

– La Universidad de Arizona, con Jason Gardner, Eugene Edgerson y Gilbert Arenas, ha debido ser el equipo con el gusto más extraño por las zapatillas. Y Gilbert Arenas lo llevó hasta la NBA. Durante algunos años tuvo una de las mejores sagas de adidas, adelantándose a Kobe Bryant en el uso de zapatillas de caña baja. Pero después del “incidente de las pistolas”, adidas cortó su contrato. A partir de ahí, el Agente Zero tiró de su colección personal. Jordan, Nike, Under Armour… Dedicó el verano a regalarlas y pretendía comenzar la nueva temporada firmando un contrato con alguna marca. El problema es que ha pasado la mayor parte de la temporada sin equipo y las marcas no han contado con él. A su vuelta con Memphis se ha convertido en un fanático de Jordan, algo que ya intuíamos desde el pasado año. Michael Beasley es otro jugador que después de tener sus propias zapatillas con otras marcas ahora es un fijo de Jordan y Nike.

Jeremy Lin - Air Force OneJeremy Lin era un completo desconocido a su llegada a los Knicks. Nike le proporcionaba material e incluso había aprovechado su ascendencia para una gira por Asia, pero Lin seguía jugando con zapatillas de la temporada anterior. Con la explosión de juego llegaron las zapatillas personalizadas (una versión que tu mismo puedes hacer en Nike iD). Y los rumores hablan incluso de una zapatilla propia para el mercado asiático, como ya tiene Kobe Bryant. Por ahora y a la carrera, Nike ha conseguido hacerle unas Air Force One.

seizenine.blogspot.com

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 02.05.2012 00:03

10 momentos, 10 zapatillas. El modelo plateado de Webber

Chris Webber./ Getty Images

Chris Webber es un tipo curioso. Su juego era muy distinto al de la mayoría y algunas de sus aficiones fuera de la cancha también lo eran. Se dice que tiene una de las mejores colecciones de artículos relacionados con la cultura afroamericana.

En Michigan ya se encargó de revolucionar la imagen del baloncesto con pantalones extra largos y zapatillas y calcetines negros.

En sus primeros años como profesional Webber llevó Nike, que incluso hizo una zapatilla exclusiva para él, la CW Sensation. Pero el precio de sus zapatillas no gustó a Webber, que según un rumor nunca confirmado, pidió a Nike un modelo más barato, al estilo de lo que hoy se hace con Kevin Durant. El resultado final fue que Webber dejó de llevar Nike para firmar con Fila, quienes tampoco lanzaron un modelo barato. Poco tiempo después rompió su contrato con Fila tras ser descubierto con marihuana al salir de Puerto Rico en una gira promocional de la marca.

Sin nadie que se atreviera a contratarle, comenzó a llevar distintas zapatillas en cada partido, incluso llevó unas Jordan XVI en el All Star de 2001. No, no es precisamente la zapatilla más barata.

En 2002 se convirtió en presidente de operaciones de baloncesto de DaDa, una compañía que dabas sus primeros pasos en la NBA. Antes de crear sus propias zapatillas, llevó unas Chrome CDubbz plateadas en el All Star Game de 2002. Espectaculares como pocas, tuvieron una edición limitadas de 1.000 unidades sólo para exposición. El acabado plateado las convertía en zapatillas de un solo uso. Webber no pasó mucho tiempo como presidente de DaDa y la marca se disolvió en la NBA, como hicieron sus zapatillas plateadas.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=hHhv_3bBgfE’]

I. 10 momentos, 10 zapatillas. Gilbert Arenas D&G
II. 10 momentos, 10 zapatillas. Dee Brown Reebok Omni Lite
III. 10 momentos, 10 zapatillas. La fidelidad de Chocolate Thunder
IV. 10 momentos, 10 zapatillas. El modelo prohibido de Jordan

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Sacramento Kings

Continúa la conversación: Foro de los Sacramento Kings

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 06.04.2012 01:24

10 momentos, 10 zapatillas. El modelo prohibido de Jordan

Michael Jordan - 1985./ Getty Images

En la primera temporada de Michael Jordan en la NBA, Nike le contrataba como primera roca para reconstruir una empresa que a finales de los setenta había crecido para luego caer. Pero Nike la fundaron hombres de atletismo que poco sabían de baloncesto.

Con Michael Jordan quisieron hacer algo que nunca antes se había hecho en ese deporte. Julius Erving, Kareem Abdul-Jabbar o el ídolo de Michael, David Thompson habían tenido zapatillas con su nombre, pero Nike quería dar una vuelta de tuerca y crear una línea completa, algo que hasta ahora solo se hacía en deportes individuales.

Parecían decir que un hombre era más importante que un equipo. Y se atrevía a hacerlo un jugador que aún no se había estrenado en la NBA.

Para terminar de enrevesar el entuerto, Peter Moore, el encargado de fichar a Jordan para Nike, desconocía que en la NBA había una norma que obligaba que cada equipo llevara zapatillas de un mismo color (esa norma fue válida hasta hace un par de temporadas). Si los Bulls vestían de rojo y negro, Peter Moore pensó que las zapatillas de Jordan también debían serlo. El resultado fue una lucha entre David Stern y Nike, que acabó con multas millonarias por llevar las Jordan I rojas y negras y una visibilidad extra para Michael. Finalmente, se comprometió a jugar con una combinación de colores menos atrevida.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=8XrvE0mja-I’]

Pero esas Jordan I llegaron incluso a cambiar el desarrollo de un All Star Game. El fin de semana es una auténtica fiesta en la que algunas normas se relajan y Michael Jordan aprovechó para volver a llevar “el color prohibido” en el concurso de mates. Además, mientras el resto de jugadores llevaba sus equipaciones oficiales, Michael se presentó vestido de su línea con Nike. Lo utilizó solo en la primera ronda de mates, pero ya era suficiente. Era todo lo que necesitaba Isiah Thomas para iniciar una campaña contra Michael que mantendría toda su vida deportiva. El rookie Jordan no debía recibir balones que le permitieran lucirse en un partido diseñado para el espectáculo. Finalmente, Michael ni siquiera usó el color de la discordia en el partido. Thomas, Bird, Moses Malone y Julius Erving siempre negaron la acusación, pero en cualquier caso, aquellas Air Jordan I prohibidas se convirtieron en las protagonistas del All Star de 1985.

I. 10 momentos, 10 zapatillas. Gilbert Arenas D&G
II. 10 momentos, 10 zapatillas. Dee Brown Reebok Omni Lite
III. 10 momentos, 10 zapatillas. La fidelidad de Chocolate Thunder

  Compartir en Facebook
Autor | Kike sz9
Fecha | 29.02.2012 11:08

Página 1 de 212