Cargando Cargando...

Ayón es ilusión

Gustavo Ayón cierra el rebote a Andrew Betts en el que puede haber sido su último partido con el Fuenla / ACB PHOTO Luís García

El poste mexicano Gustavo Ayón ha puesto rumbo a la NBA. De esta manera se convierte en el segundo jugador de Fuenlabrada en abandonar el club con destino a la NBA esta temporada junto al díscolo Bismack Biyombo. Su destino será New Orleans Hornets. De esta forma, se convierte en el tercer jugador mexicano en jugar en la mejor liga del mundo tras Horacio Llamas y Eduardo Nájera.

La historia de Gustavo es, cuanto menos, peculiar. Fue fichado recién cumplidos los 23 años al finalizar la temporada 2008-2009 en México, donde había quedado subcampeón con el que había sido su equipo durante tres años, el Halcones de Xalapa. Ese mismo año fue cedido a Venezuela para jugar con el Marinos de Anzoategui donde si llegó a ganar el campeonato. Tras un par de años en categorías LEB con el Illescas (club afiliado al ‘Fuenla’ por aquél entonces) y Tenerife, el equipo entrenado por Luis Guil llegando a convertirse en una de las grandes sensaciones temporada. Su título de jugador revelación de la temporada pasada lo acredita. Finalmente, con 26 años es elegido y salta el charco sin una gran experiencia Europea y sobre todo, sin pasar por ningún grande. Para entender lo que quiero decir, basta con mirar las trayectorias de jugadores como Scola o Splitter.

Dejando los datos a un lado, Ayón es un jugador con muchísimo que aportar en la NBA. Sus condiciones físicas no tienen nada que envidiar a los interiores que pueblan las zonas americanas. Es un luchador incansable y nunca da un balón por perdido. Esta condición lo ha convertido en uno de los mejores reboteadores ofensivos de la Liga Endesa y de toda Europa. Atrás es todo un muro, tanto por su capacidad por aguantar el choque como por su poder intimidatorio. Sin embargo, todas estas cualidades no deben hacer pensar que Ayón es un jugador carente de capacidad ofensiva, sino todo lo contrario. Yo destacaría sobre él, aparte de su capacidad para obtener segundas opciones, es su lectura del pick&roll. Hace muchísimo daño cuando encuentra situaciones favorables a la hora de encarar la canasta y no duda nunca en meterla para abajo. Esta circunstancia se ve mejorada aún por su cualidad de jugar por encima del aro. Por último, cabe destacar que su tiro de media distancia es bastante aseado.

Llega a un equipo con un juego interior de bastante nivel y aseado para las circunstancias que rodean a la franquicia: Chris Kaman, Emeka Okafor y Carl Landry. Por lo tanto, se puede deducir que Ayón partirá en el cuarto poste junto a los jugadores que se queden tras el training camp. Esto significa que minutos va a tener. ¿Cuántos? No se sabe, pero ninguno de los tres interiores que parten delante de él tienen un historial de lesiones alentador y podría significar una oportunidad de oro para el mexicano.

Para mi, New Orleans consigue hacerse con uno de los jugadores más prometedores que había fuera de Estados Unidos. Quizás su falta de experiencia en un grande siembre alguna duda de inicio, pero no me cabe duda que Gustavo será capaz de seguir su meteórica carrera para convertirse en un jugador de gran futuro en la liga.

@encasrod

  Compartir en Facebook
Fecha | 19.12.2011 20:24

Recomendamos