Cargando Cargando...

Besos, celebraciones, abucheos y mucho descontrol

Spike Lee, sentando en la grada del Pridential Center siguiendo el Draft 2011./Getty

Ya han pasado unos días. Ya incluso se ha pasado la resaca del Draft (no para algunos jugadores a tenor de las fiestas que se corrieron en diferentes garitos de la Gran Manzana) y ya se ha empezado a hablar de temas de contratos y verdaderos business, pero la lotería de 2011 todavía trae ciertos coletazos en mi memoria. Vivir un draft en directo no es nada parecido a lo que puede ser verlo tranquila y cómodamente por televisión desde casa. El catering escasea y la bebida no está del todo fría, pero las emociones están a flor de piel por doquier. Aquí va mi Top10 de momentos memorables de la edición de este año:

10. Los abucheos a David Stern cuando salió a presentar la edición de 2011 del draft de la NBA son ya todo un clásico, que no sorprende a nadie, incluido el propio comisionado de la Liga. Es poner un pie en el escenario y que los ‘boohs’ inunden el auditorio. Pasaba en el Madison Square Garden y pasó en New Jersey… y, según manda la tradición, pasará allá donde se celebre el draft. Es una de las pocas ocasiones que el fan NBA tiene opción y derecho a manifestarse, y creo que su opinión queda clara año tras año.

09. De ‘haters’ está el mundo lleno y los abucheos siguieron sonando esporádicamente durante varios momentos de la noche… cada vez que LeBron James aparecía en las pantallas gigantes del Prudential Center como protagonista de los vídeos promocionales de la NBA. Muestra inequívoca de que al público de los Knicks y, en menos medida pero también, al de los Nets aún les escuece que King James les diera plantón el verano pasado. Eso sí, al final siempre acaba recibiendo más aplausos que abucheos cuando juega en cualquiera de las dos canchas. Caprichos de la NBA.

08. Mucho se había hablado sobre él y mucho más en los últimos días previos al draft. Bismack Biyombo era la gran incógnita de este draft y su elección en el número siete fue una grata sorpresa para todos. El abrazo entre el congoleño y su agente fue una explosión de alegría y un desquite de nervios. Empezaba la aventura NBA de verdad y todo el suplicio de los últimos meses caía en el olvido. ¡Suerte!

07. Spike Lee, vestido de naranja y azul de pies a cabeza, fue una de las víctimas del descontrol organizativo del Draft 2011. Al igual que el 80% de los asistentes al pabellón de los Nets, el director de cine no fue capaz de encontrar su asiento a la primera (ni a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta…). Nadie sabía dónde estaban las diferentes secciones de prensa internacional y personalidades VIP, aunque hay que decir que estos últimos acabaron mucho mejor situados que nosotros. Pocas filas por detrás de Spike Lee, que debería plantearse hacer un documental al estilo Kobe Doin’ Work pero durante el draft, Serge Ibaka asistió al evento (hasta la elección de Oklahoma City) junto al español Xavi Rabaseda, que llegó a disfrutar del show como bien nos confesó. Por aquella zona y acompañado de la siempre espléndida PR de su agencia, Brandon Jennings también se sentó pegado a su móvil. Menos pegado a él estuvo durante la juerga que se corrió con su amigo Kemba Walker en una de las muchas fiestas post-draft.

06. “Are you kidding me!!”. En esta ocasión no hubo descontento en forma de sonido de viento entre los fans de los New York Knicks cuando estos eligieron en el draft. David Lee recibió abucheos en su momento, Landry Fields también el año pasado, y así todas y cada una de las elecciones de los de la Gran Manazana durante los últimos años. Sin embargo, Iman Shumpert era tan desconocido para el público en general que el hecho de ser elegido por delante de otros jugadores de renombre universitario pareció más una broma que otra cosa. Veremos en qué queda todo, porque D’Antoni tampoco es que sea el mejor amigo de los rookies…

05. “Hola señor Rubio”. Así, en perfecto español, rezaba la pancarta de un fan de los Wolves vestido con la camiseta de Kevin Garnett. El joven aficionado de los Timberwolves se paseó, cerveza en mano, arriba y abajo por el pabellón de los Nets sin importarle demasiado el resto de la ceremonia. Dos años esperando al genio español bien merecen la pena y, a tenor del estado del personaje en concreto, la borrachera. El es Bienvenido Mr. Marshall a la inversa.

04. Un buen slogan para la elección número diez del draft de 2011 hubiera sido “Jimmer did it again”. Fredette acabó sorprendiendo y colándose entre los diez primeros y se llevó una de las mayores ovaciones de la noche. Letreros, camisetas de BYU y del equipo de su instituto se hicieron respetar entre todos los aficionados que llenaban la zona habilitada del Prudential. El grito de alegría de Jimmer una vez que pensaba que ya no le veíamos nadie en lo que en otro momento serían los túneles de vestuario del pabellón retumbó en todo New Jersey.

03. Las lágrimas de Kemba Walker al ser elegido por Charlotte en el puesto número nueve del draft. El eléctrico base del Bronx no ocultó su emoción por aparecer entre los diez primeros jugadores del draft y se fundió en un abrazo ‘de los de verdad’ con su madre, que le acompañaba en la Green Room. Después, tras enjuagarse las lágrimas junto al propio David Stern, dejó una frase para el recuerdo, que seguro que trae mucha cola. “No mediré 6’4’’, pero tengo un corazón enorme”. Este que escribe da fe de ello, sobre todo después de que Kemba se detuviera camino de la sala de prensa para darnos un gran abrazo y cruzar dos palabras: -“You did it man”. -“Thanks bro”. Por nada.

02. ‘Who the hell is this guy?’. Los fans estadounidenses se perdieron por momentos durante la celebración del draft. La gran cantidad de jugadores extranjeros que salieron elegidos en los primeros puestos y el buen número que apareció a lo largo de la ceremonia hizo que el yankee de a pie no se enterase ni de quién eran esos tíos ni de cómo se pronunciaban sus nombres. No os digo más que no fueron ni dos ni tres veces las que algún compañero de un medio neoyorquino cuyo nombre no diré me preguntó si podía deletrearle el nombre del jugador de turno.

01. ‘The Kiss’, como ya se conoce al más que casto y puro beso entre Jan Vesely y su despampanante novia segundos después de que David Stern llamase al estrado al jugador checo. Fue uno de los momentos más celebrados de toda la ceremonia. En cuestión de minutos Jan Vesely se convirtió en todo un icono en las redes sociales y no fue de extrañar que alguien en Twitter tuviera el acierto de coronarle como auténtico ganador del Draft 2011. Viendo a su chica de cerca (muy cerca), nosotros podemos asegurar que el Blake Griffin europeo ya tiene mucho ganado sin haber jugado ni un solo minuto en la NBA.

@AntonioGil_SOSE

  Compartir en Facebook
Fecha | 28.06.2011 14:36

Recomendamos