Cargando Cargando...

Chicago se viene abajo

Derrick Rose./ Getty

La mala suerte ha decidido darse una vuelta por Chicago. Tras años de altibajos, la ilusión había regresado a la ciudad personificada en un joven de la misma ciudad que los Bulls. Un líder que los fans añoraban desde hacía mucho tiempo. Derrick Rose es, sin duda, uno de esos jugadores que marcan época con su carisma y su juego, y consiguen elevar a sus equipos hasta lo más alto. Este año podía ser el del anillo para ellos pero, tras la lesión de su toro más bravo, las esperanzas se han reducido notablemente.

Rose fue un número uno desde el principio, incluido el Draft. Los Bulls acertaron de pleno cuando decidieron quedarse con “uno de los suyos” y, ya en su primera temporada, consiguió un récord que nadie había alcanzado desde que lo hiciera aquella leyenda eterna de los Bulls con el 23 a la espalda: anotar 10 o más puntos en los 10 primeros partidos de la NBA. Rookie del año.

Los éxitos se fueron sucediendo y, poco a poco, Rose se erigió en ese jugador franquicia que sabe bien qué significa echarse a la espalda un equipo. El base de los Bulls se ha hecho un hueco entre los directores de orquesta más emblemáticos de la mejor liga del mundo. Las ganas, la ilusión y la esperanza de la ciudad estaban puestas en sus habilidades. Quizá este era el año. Pero un mal salto hizo enmudecer al United Center en el primer tramo del camino a la gloria y, ahora, todo se ve un poco más negro. Los Bulls intentarán golpear de nuevo este martes, pero sin D-Rose, Chicago se viene abajo.

@MariaCarbajo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Fecha | 01.05.2012 15:17

Recomendamos