Cargando Cargando...

El juego de las diferencias

Ricky Rubio participó en programa de actividades para la comunidad durante el All-Star de Orlando./ Getty

La NBA es una maquinaria casi perfecta de marketing, eso no lo duda niel más pintado seguidor de esta competición. Es capaz de convertir en ídolos de masas a tal o cual jugador en cuestión casi de horas. A nadie escapa ya el fenómeno Lin, rescatado del ostracismo en el banquillo de los Knicks para convertirse en una de las sensaciones de esta temporada rara,rara,rara…

Viendo de lo que es capaz esa maquinaria de “fabricar” estrellas se me viene a la cabeza las diferencias de cómo recibió la NBA a cada uno de los nuestros: Pau, Raúl, Garbajosa, Navarro, Calderón, Marc, Rudy, Ibaka, Sergio Rodríguez y Ricky Rubio. Cada uno con sus circunstancias que diría aquel. Los hay que entraron sin hacer ruido, casi de puntillas, sudando sangre para encontrar minutos y relevancia. No voy a decir que más fácil lo tuvieron otros porque fácil en esa jungla no hay nada pero el marketing de la NBA al menos no les ha sido indiferente, que ya es un paso.

Pau se ganó a pulso su numero 3 de draft y puso en el mapa a los Grizzlies. La historia de Lakers vaya usted a saber cómo acabará. Aún a buena parte del resto los “highlights” siempre les fueron esquivos. Marc se tuvo que quitar -como también le ocurrió en España- la etiqueta de hermano hasta alcanzar este verano pasado el status de estrella con derecho propio a un contrato millonario y su presencia en el All Star. Rudy ha vivido en un sube y baja desde su llegada y en la NBA vieron en él un filón hace dos temporadas en el All Star de Phoenix.

El penúltimo (siempre puede haber uno más) es el de Ricky. El de Masnou -y es una opinión personal- nació para jugar y triunfar en la NBA. Talento, imaginación, lucha, entrega y una cosa más, saber llevar la presión de los focos desde muy chiquitito. La NBA está además haciendo una parte -pequeña pero importante- del resto. Desde su llegada a la pretemporada de los Timberwolves se han “ocupado” de él, le han dedicado minutos y minutos, highlights, y lo que haga falta. Están ávidos en la NBA de jugadores así made in resto del mundo. Esta es también una de las diferencias de este juego.

@pilarcasado

  Compartir en Facebook
Fecha | 27.02.2012 15:28

Recomendamos