Cargando Cargando...

Esas estadísticas que nunca lucen…

Durant y Nowitzki, frente a frente./Getty ImagesSigo viendo atónito el vuelo de los Mavericks en estos playoffs, tras la victoria de ayer frente a los Thunder y, claro, como todo el mundo, soy capaz de ver los porcentajes y las cifras de Dirk Nowitzki y de Kevin Durant o la mala actuación de Rusell Westbrook, que alterna lecciones de mando magistrales con días de trueno, como el de ayer (un defecto que en muchas ocasiones lo cura la edad, el de la inexperiencia, decía mi abuelo). Las cámaras del mayor espectáculo del mundo se centran en la cara de francotirador del alemán desde la línea de tiros libres, el gesto grandilocuente del que será sustituto de James, si es que éste algún día lo permite, o las caras de Rick Carlisle, que casi creía estar viendo una intuición y una oportunidad única. Lo de Nowitzki, especialmente, merece un capítulo aparte, como bien han reseñado mis compañeros de Basket4us.

Pero me sorprende que casi nadie haga mención a lo siguiente: el jugador que más asistencias dio en los Thunder fue… Durant (5, por 4 de Harden). En los Mavs está un valor seguro: Jason Kidd repartió 11 en 35 minutos. El mejor reboteador de los Thunder fue… Durant (8 rebotes, todos defensivos. El siguiente, Ibaka con 6, y de ahí, para abajo). En los Mavs estuvo más repartido: 8 de Chandler, 7 de Marion y 6 de Nowitzki, aunque recogieron menos al final del partido. ¿Los banquillos? Sencillamente nos encontramos ante la fortaleza de los Mavs: Barea, 21 puntos. Terry, 24. Y los jugadores de segunda línea, como Marion, pese al contratiempo de su golpetazo, 11 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias en 27 minutos.

Está claro que los highlights de la noche serán para Nowitzki y Durant, pero desde luego Barea, Terry, Marion o Kidd merecen esta columna, porque serán los que lleven a los Mavericks a la final… si Harden, Westbrook e Ibaka no lo impiden.

@ssmenendez

  Compartir en Facebook
Fecha | 19.05.2011 12:11

Recomendamos