Cargando Cargando...

Fiebre del sábado noche

Chris Paul./ Getty

Escalar un puesto entre los ocho mejores del Este y el Oeste es una tarea tan compleja y difícil como cualquiera de las doce que tuvo que llevar a cabo Hércules. Un puesto más es muy caro. Y digo esto no sólo por su importancia de cara a los Playoffs sino por la relevancia supina que le dan los equipos que los ocupan con sus victorias y su esfuerzo cada noche. Hoy es el mejor ejemplo. Todos los que están no han perdido. Y han mostrado su entereza: “Si quieres mi lugar, vas a tener que sufrir y ser más duro que yo“.

Los Clippers pueden parecer los más débiles del Oeste y candidatos a bajar puestos. Por aquello de la irregularidad de su entrenador y por la juventud de la plantilla. Jugaban frente a los siempre correosos Warriors (y casi siempre perdedores). Al ser el partido que abría la noche, estaban obligados a marcar el ritmo de sus perseguidores con su victoria. Y lo hicieron. Solvencia, hambre e implicación. Los Clippers quieren ser terceros, superar a los Lakers y alejar las dudas que les rodean. Unos persiguen al de más arriba pero éstos persiguen a uno más alto que a su vez tienen el objetivo de otros que aún marchan más arriba…y así hasta llegar al primer puesto. Esto les pasa a los Clippers, a los Grizzlies, a los Pacers, a los Celtics,etc.

A los Lakers no sé si les interesa esta carrera. Van a reservar a Kobe para los Playoffs y, viendo como esta siendo esta batalla, prefieren racionalizar las fuerzas. Les da igual jugar en casa la primera ronda. Ya puestos…Pero a los Spurs no. Los de Tejas ven que es posible ser los reyes del Oeste y tener ese “factor casa” siempre de su lado. Su lucha va a ser encarnizada con las armas que han usado hasta este momento: equilibrio en las rotaciones, en el juego y en las decisiones. Su victoria frente a los Suns es un ejemplo. Pero claro, si los Thunder ganan a los Wolves, ese esfuerzo ha sido baldío. No totalmente porque se puede usar para recordar a esos relámpagos imberbes que los maduritos siguen en pie y con ganas de fiesta. Un poco como los Celtics en el Este. Triunfo ante los Nets. Una nueva ración de estabilidad clasificatoria.

¿Y los Grizzlies? Pues son sólidos, poseen soluciones para cualquier problema y desparpajo. Cada vez juegan mejor y cada vez tienen mejor equipo. Más afinados. La actuación de los Playoffs de 2011 fue el aperitivo de lo que nos espera a finales de mes. Quieren escalar posiciones. Da igual el rival. Desean que sea su momento. Todas las señales son positivas y la confianza está a tope. La batalla del Oeste agradece que se sumen nuevos protagonistas. Van a ser emocionante. Tanto como la del Este. Nos quedan menos de quinces días en los que cada noche puede cambiar el rumbo de los Playoffs para regresar al punto de partida tras un giro radical de los acontecimientos. Luego, otro cambio mezclado con sorpresa. Y vuelta a empezar. O no se parecerá al original. No sabemos. No cierren los ojos.

@ICano14

  Compartir en Facebook
Fecha | 15.04.2012 06:12

Recomendamos