Cargando Cargando...

Fiebre del sábado noche (II)

Carmelo Anthony, Tyson Chandler, Amar'e Stoudemire

Hoy no toca hablar de lo bien que lo ha hecho Marc, ni tampoco de los “numeritos” de Ricky, ni de lo mal que están los Lakers o de lo bien que están los Hawks o el Heat. No. Hoy toca hablar de ese equipo sin rumbo que son los New York Knicks. ¿Y por qué? Pues porque llevan seis derrotas seguidas y porque las sensaciones viendo la plantilla y el supuesto prestigio de Mike D’Antoni deberían ser positivas y no  catastróficas. Así de sencillo.

Mike D'Antoni./ Getty ImagesLos Knicks, uno de los equipos con más seguidores en el mundo y con más valor económico no tienen alma. No poseen esa raza que hace que un conjunto mediano sea de clase alta. Pero no es por culpa de los jugadores. Es por culpa del que les vendió una brújula estropeada para saber dónde está el camino correcto. No puede ser que un equipo con Carmelo, Stoudamire y Chandler tenga como primera opción un pick and pop para Carmelo. No puede ser que no hayas entrado en 48 minutos y en los últimos segundos de la segunda prórroga, sin opciones a la victoria, pidas tiempos muertos para demostrar que “nunca pierdes la fe”. No. Es imposible que un conjunto NBA no posea un mapa del tamaño de la isla de Manhattan para vivir en la cancha. No puede ser que entrenes para quedar bien y no para ganar. Y eso funciona un tiempo. Justo el que tardan los jugadores en entender que el que les dirige no es un entrenador sino una relaciones públicas de una calidad extrema. Si D’Antoni fuera tan buen entrenador como conferenciante, los Knicks serían de los mejores equipos de la NBA.

Los jugadores tienen la actitud pero les falta la inteligencia y el aplomo que aportan las decisiones de un entrenador. Y los Knicks no lo tienen. Que un equipo pierda seis partidos seguidos en la NBA es sinónimo de que las cosas no se están haciendo correctamente. Los jugadores tiene su parte de culpa, por supuesto, pero esos mismos jugadores, muchos de ellos de una calidad contrastada (al menos 3) no te dan todo lo que deberían y los secundarios tampoco, es poco algo falla. Una pieza clave no funciona. En la directiva de los Knicks se están empezando a dar cuenta. La afición ya lo hizo hace tiempo. Ya han visto el truco del mago. Y los jugadores también.

Spike Lee./ Getty ImagesSiempre pasa algo en New York. Por unas cosas o por otras, siempre pasa algo. Casi nunca bueno. Los diez años de travesía de los Knicks se deben a muchos factores pero el que impida a D’Antoni es relativamente moderno y con la única solución del despido. No puede ser que Carmelo y Amar’e no puedan jugar juntos. Si Shaq y Kobe lo hicieron, ¿por qué estos dos no? La diferencia es que en uno había un entrenador y en otro no.  Los Knicks necesitan una cirugía urgente. No de jugadores. Sí de vendemotos…

@ICano14

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los New York Knicks

Continúa la conversación: Foro de los New York Knicks

  Compartir en Facebook
Fecha | 22.01.2012 08:25

Recomendamos