Cargando Cargando...

Finales a ras de suelo

La final de la NBA concluye con emoción y audiencias millonarias. Incluso ha perdido el malvado villano. Pero entre tanto éxito hay algunos que han perdido y mucho: las grandes compañías de artículos deportivos.

Nike Hyperdunk 2010 - Dirk Nowitzki (Dallas Mavericks)./ Getty Images

Cuando se cumplen años del partido con fiebre de Jordan, su marca saca a la venta una reedición de las Jordan XIIcon un logotipo que recuerda el momento. A nadie le importa la zapatilla que lleva Nowitzki mientras repite la hazaña, también enfermo. Un desgarbado alemán de 213 no vende zapatillas. Aun así Nike hace una edición especial de las Huarache 2010 para las finales. Pero Nowitzki prefiere llevar otro color. A nadie le interesa una edición personalizada para las finales de un alemán de 213… ni siquiera a él mismo.

LeBron sí tiene su propio modelo, de hecho tiene dos para la temporada regular y uno más para los playoffs. Pero sus

Nike LeBron 8 PS - LeBron James (Miami Heat)./ Getty Images

actuaciones no han sido precisamente grandiosas y las LeBron 8 PS quedarán siempre como las zapatillas con las que perdió unas finales. Wade tiene una Jordan con su nombre, Fly Wade personalizables en NikeiD. Al menos el día antes de cada partido colgaba en su twitter un par de opciones para preguntar qué combinación de color nos gustaba más. Bibby, también con Jordan, ha estrenado modelos que no están en el mercado. Desde el banquillo es complicado vender zapatillas que no están a la venta.

Peak Kidd II - Jason Terry (Dallas Mavericks)./ Getty Images

Jason Kidd ha pasado media vida coqueteando con el éxito calzando Nike y Jordans. Cuando parece que está a punto de retirarse recibe una oferta de una empresa china que hasta el momento sólo hace plagios de otras marcas. Pero Peak se pone las pilas y acaba creando zapatillas muy curiosas… que difícilmente llegan fuera de China. Con ellas gana su primer anillo. No creo que en Asia haya hordas de adolescentes luchando por llevarse a casa las zapatillas de Kidd. Y menos aún cuando le hicieron una versión especial para las finales en dorado, que Kidd no llegó a estrenar.

Otra que tampoco tira cohetes es adidas. Sus dos hombres más visibles han luchado por llevarse el MVP de

adidas Crazy Light - Mario Chalmers (Miami Heat)./ Getty Images

la temporada regular, pero ni Rose ni Howard han llegado a las finales. Y vender las Crazy Light como “el modelo de Mario Chalmers” debe ser complicado.

Converse sí que sonríe. Con sólo un puñado de jugadores en la NBA, ha conseguido que JJ Barea y Udonis Haslem permanezcan en pantalla hasta el final.

Poco donde rascar en estas finales. Y todavía queda el Lock Out, con lo que parece difícil vender zapatillas de baloncesto. Una opción hubiera sido estrenar las zapatillas de la próxima temporada en Playoffs para al menos dejarse ver. Lo intentó Nike con Hyperdunk 2011, Hyperballer e Hyperfuse 2011, pero los jugadores no están muy interesados en hacer pruebas en pleno climax de la temporada. No creo que a ellos les importe mucho si su marca vende zapatillas durante el Lock Out. Al menos adidas puede tirar de catálogo y reeditar un modelo de los noventa que llevaba ese profético nombre, adidas Lock Out. Aunque quizás tampoco sea la mejor de las estrategias de venta.

seizenine.blogspot.com

@seizenine

  Compartir en Facebook
Fecha | 15.06.2011 18:35

Recomendamos