Cargando Cargando...

Good Bye Jeremy

Jeremy Lin./ Getty Images

Linsanity abandona New York. Uno de los revulsivos de la pasada campaña en el Garden dice adiós a aquellos que le encumbraron. El base de origen taiwanés desató una locura desenfrenada entre los aficionados, erigiéndose en el nuevo ídolo de la Gran Manzana por delante, incluso, de los Melo, Stoudemire o Chandler. Una auténtica estrella que le dio al número 17 un significado diferente.

D’Antoni apostó por él, casi a ciegas, en una maniobra de emergencia dadas las bajas con las que se topó el técnico. Y le salió bien. El angelino demostró que sus continuos esfuerzos en los entrenamientos habían servido para algo, y puso sobre la cancha el talento que había derrochado durante su corto periodo de ostracismo en los Erie Bayhawks de la D-League (donde consiguió un triple doble que le devolvió a la plantilla neoyorquina).

La euforia creada alrededor de Lin llegó a alcanzar unas cotas desproporcionadas. Si bien es cierto que sus números han sido dignos –una media de 14.6 puntos, 3.1 rebotes y 6.2 asistencias en la pasada temporada-, la suerte de religión constituida bajo su sombra rozaba lo exagerado. Lin apareció cuando se le necesitó, suplió en algunas ocasiones las ausencias de los pilares básicos de la plantilla, pero ha sido un 15% jugador, y un 85% marketing. Lo cual no significa que su marcha sea un acierto; todos sabemos de la importancia de las ventas y el espectáculo en la NBA. Lin daba que hablar y vendía camisetas, y eso será lo que provoque la nostalgia de Dolan.

@MariaCarbajo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Houston Rockets

Continúa la conversación: Foro de los Houston Rockets

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los New York Knicks

Continúa la conversación: Foro de los New York Knicks

  Compartir en Facebook
Fecha | 19.07.2012 15:32

Recomendamos