Cargando Cargando...

La NBA triunfa en Bilbao

Spencer Hawes y Axel Hervelle./ Getty Images

La NBA visitó hace unos días Bilbao, con Philadelphia 76ers como embajador. El conjunto dirigido por Brett Brown ganó al Bilbao Basket, pero más allá del resultado (104-106) el equipo estadounidense ha dejado claro el motivo por el cual la NBA es la mejor liga del mundo.

Toda la parafernalia que acompaña a los NBA Global Games 2013 aterrizó en Bilbao, antes aún que los propios atletas del otro lado del charco. El Bizkaia Arena vistió sus mejores galas una vez más para acoger el partido del domingo y el público no defraudó. Pero antes todos los aficionados al basket tuvieron su punto de reunión en la Fan Zone instalada en el Arenal bilbaino. Allí jóvenes y no tan jóvenes pudieron disfrutar de muchas actividades relacionadas con el deporte de la canasta. Atraídos por el escenario y por el torneo 3×3 (ese deporte que puede ser olímpico en breve) este espacio ha resultado un auténtico éxito. Si a esto añadimos la presencia de las leyendas Darryl Dawkins y Dikembe Mutombo, o los profesionales Thaddeus Young o Rodney Williams, el éxito estaba asegurado.

Seguro que estos 76ers, en plena reconstrucción, no son el equipo con más aficionados en España, pero gracias a sus buenos modos y su accesibilidad se han ganado un hueco en el corazón de muchos aficionados que se han acercado estos días a la capital vizcaína. Muchos dan a esta franquicia como la peor de la temporada que está a punto de comenzar, y puede que sea así, pero ojo con el recorrido que puede tener este grupo de la mano de un técnico que tendrá el reto de sacar todo el potencial que llevan dentro.

En la NBA todo está medido, coordinado y programado, y ahí está el secreto de su éxito. Aunque las apariciones públicas de los protagonistas estén milimétricamente calculadas, como ese Nerlens Noel que no hace declaraciones y continúa con su puesta a punto, sus buenas formas no han dejado a nadie descontento.

La verdad es que han sido unos días muy intensos pero han merecido la pena. En lo referente a la organización, todo ha estado controlado (es increíble la enorme cantidad de personal que mueve un evento de este tipo). Evidentemente ha habido fallos y no todos se habrán ido contentos, pero en esta vida nunca llueve a gusto de todos. El partido estuvo igualado, e incluso el equipo de la ACB pudo llevarse el duelo, pero se vieron claramente las diferencias entre ambos baloncestos. Aunque el deporte sea el mismo, la forma de jugarlo es muy distinta. La diferencia más evidente es la velocidad del juego. Los norteamericanos no dan tregua a sus rivales y juegan a una velocidad increíble. Ver a Spencer Hawes (2.16) corriendo el contraataque con soltura no tiene precio. Otro aspecto distintivo es la velocidad de manos en defensa, lo que hizo que los hombres de negro perdiesen muchas posesiones.

En cuanto al espectáculo nada que reprochar. Lo hubo dentro y fuera de la cancha. Dentro los mates, alley-oops, vertiginosas transiciones, buenos lanzamientos… Y fuera los fans se divirtieron de lo lindo con acróbatas, concursos y cheerleaders. El gran triunfador fue el público que disfrutó de un enorme espectáculo. Seguro que ninguno de los 13500 espectadores que asistieron al partido volvió a su casa defraudado por que otra cosa no, pero si de algo sabe la NBA es, sobre todo, de como vender BALONCESTO.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Philadelphia 76ers

Continúa la conversación: Foro de los Philadelphia 76ers

  Compartir en Facebook
Fecha | 10.10.2013 22:13

Recomendamos