Cargando Cargando...

La NCAA desde dentro

Jacob Pullen #0 (Kansas State)./ Getty Images

Tras estudiar durante el año pasado en la Universidad de Kansas State con un beca académica, te queda muy claro que es una ciudad que vive para y por el deporte universitario. Para aquellos que no sigan de cerca el baloncesto universitario americano, esta universidad tiene gran prestigio y tradición dentro del mundo de la canasta. De aquí han salido grandes jugadores de la talla de Mitch Richmond o Michael Beasley y entrenadores como el siempre temible Frank Martin. Es decir, que esta pequeña ciudad del estado de Kansas, llamada Manhattan, respira baloncesto y sus asiduos doce mil espectadores así lo atesoran cada fin de semana.

Durante el curso pasado conseguí tener una entrevista con la entrenadora del equipo femenino, Deb Patterson y me permitió asistir a los entrenamientos y también ayudarles en el scouting de otro equipos. Tras un año trabajando con ellos de forma gratuita, con asiduos entrenamientos a las 6 de la mañana, me ofrecieron una beca como manager para que pudiera acabar mis estudios aquí en Kansas State.

Michael Beasley./ Getty ImagesSoy consciente de que la oportunidad que tengo ante mí es única e irrepetible, ya que el staff técnico del equipo está compuesto por gente con mucha preparación. La ‘head coach’ ha entrenado a la selección de Estados Unidos en el Mundial de 1998 y ha sido nominada a mejor entrenadora universitaria en dos ocasiones. Kamie Ethridge, su primera asistente, ha sido campeona olímpica en su época de jugadora y es integrante del Hall of Fame femenino. Por último, su segunda asistente, Shalee Lehning, es la base de las actuales subcampeonas de la WNBA, las Atlanta Dreams con las que compagina ambas profesiones.

Otra de las grandes ventajas de este puesto de trabajo, es la cantidad de viajes que realizamos, por ejemplo, en Acción de Gracias nos iremos a Cancún durante 6 días para jugar un torneo con otras universidades americanas y, también, en las vacaciones de Navidad tendremos la oportunidad de viajar a Las Vegas y New York para disputar torneos preparatorios.

Estar rodeado de todas estas personas tan conocedoras del juego es una bendición. Cada entrenamiento es un clinic privado de baloncesto del cual yo formo parte, aunque mi tarea sea pequeña. Durante la primera parte de la temporada mi función ha sido todo lo relacionado con los entrenamientos, estadísticas, material, videos… Ahora que hemos empezado a jugar partidos, ya estoy haciendo scouting de otros equipos, ésto es realmente lo que me apasiona y, más aún, hacerlo al lado de una campeona olímpica. Mi objetivo es poder disfrutar y aprender de este nuevo reto que se me plantea e intentar con un poco de suerte quedarme en el equipo definitivamente.

Bramlage Coliseum./ Pablo Guimerá Coll

  Compartir en Facebook
Fecha | 21.11.2011 18:32

Recomendamos