Cargando Cargando...

La verdad sobre las revisiones

El trío arbitral revisa una jugada./ Getty Images

La vida es el tiempo que pasa entre que un árbitro se decide por revisar una falta y la reanudación del partido. Con el challenge, tanto el público como los jugadores se enfrían. Desde el inicio de esta temporada, los colegiados deben revisar en los últimos 2 minutos de juego toda acción, sin excepción, en la que haya dudas en la posesión del balón o en una posible canasta. El último par de minutos de un partido se pueden convertir en eternos si además contamos los tiros libres y los tiempos muertos, que pueden llegar a pedir los entrenadores. Y los que lo pagan son los aficionados. El ritmo del partido en la recta final de un encuentro baja su intensidad por los distintos parones muchas veces innecesarios. Y cuando quema la pelota, muchas franquicias son peores este año.

Lo del bajón en el acierto no solo lo digo yo. Lo dice la estadística de la NBA, que ahí se merecen una alabanza, por cierto. De la temporada pasada a ésta, aunque llevemos pocos partidos y aún menos decididos en los últimos momentos, los números nos demuestran que equipos como Chicago Bulls promedian un 25% y un solo tanto yendo hasta 5 puntos por detrás en el marcador en el último minuto de los encuentros. El año pasado los de Illinois obtuvieron 2,6 puntos y un 35,5% en la misma situación. Otro de los casos impactantes es el de Phoenix Suns. Aunque hayan comenzado mejor de lo que se esperaba la temporada, con hasta 5 puntos por delante o por detrás en el marcador han promediado un 26,3% y 2,3 puntos esta temporada, mientras que en la anterior, en los mismo parámetros, fue de un 38,6% y 3,1 puntos por encuentro.

Todos estos datos tampoco están demasiado descompensados si los comparamos con los de los New York Knicks. Aunque no hayan comenzado nada bien, su 0% de acierto yendo 5 puntos o menos por detrás es preocupante, ya que la temporada pasada al menos tenían un 25,9%. Además, cuando sólo hay 5 puntos de diferencia entre los Knicks y su rival en el último minuto, los de la Gran Manzana nada más que anotan 1,5 puntos con un 22% en tiros de campo, mientras que en la temporada 2012-13 lanzaban con un 38% de efectividad y sumaban hasta 6,8 puntos.

Cuando los árbitros miran la pantalla Samsung, los jugadores se enfrían y las posibilidades de anotar disminuyen. Creo que esta vez, y a modo de excepción porque casi siempre da en el clavo, la NBA se equivoca. Hay estudios que indican que cuandoel balón arde los jugadores ven el aro más grande, pero si con sus manos congelan la bola, se acabó lo que se daba.

@AHuerta7

  Compartir en Facebook
Fecha | 21.11.2013 08:07

Recomendamos