Cargando Cargando...

Los buenos a la banda

Jason Kidd, Kevin Garnett, Paul Pierce y Jason Terry./ Getty Images

Los meses de inactividad en la NBA se hacen largos. Muy largos. La noticia se genera en el despacho y la cancha está llena de jugadores desconocidos o semidesconocidos para el gran público, que pelean por una plaza en la mejor liga del mundo a través de la Summer League. Los atractivos son escasos, la verdad. Quizás ver a las primeras posiciones del draft desenvolverse en un clima profesional y observar lo que dan de sí las promesas extranjeras, aunque sólo sea un trozo de pan (duro) para el mendigo de buen basket. Máxime cuando todos sabemos que lo que veamos ahora de ellos no será relevante en octubre. Es la falta de competición colectiva lo que hace que sea poco sugerente. Cada jugador es su escuadra. Si al final consigues un contrato para figurar en la lista definitiva de quince jugadores, de cara a la siguiente temporada, dará igual la suma de partidos ganados por tu ‘equipo del verano’. Y es que la individualidad del objetivo corrompe los códigos del baloncesto.

De esta forma, los despachos y sus movimientos nos darán tertulia. A estas alturas el mercado nos ha dibujado atractivos suficientes como para suplicar que se acabe el verano y los buenos salgan a la cancha. O a la banda. Porque el movimiento en los banquillos para la temporada 2013/2014 es casi tan sísmico como los que vivimos habitualmente entre jugadores. Hasta trece caras nuevas, algo sin precedentes en la vida NBA. Y no podemos obviar que el que convierte el objetivo en comunitario es el coach.

Chris Paul, DeAndre Jordan, Doc Rivers y Blake Griffin./ Getty Images· Doc Rivers llega a Los Angeles Clippers para comandar la nave de Chris Paul y Blake Griffin y sustituir a un Vinny Del Negro al que parece haberle quedado grande el proyecto ganador de Donald Sterling.

· Jason Kidd se sacude la resaca del ‘retirado’ poniéndose al frente de unos Brooklyn Nets que llevan un signo de interrogación en el uniforme. Nadie sabe lo que serán capaces de hacer con tal reconstrucción, pero lo que está claro es que darán que hablar.

· Mike Brown vuelve a enfundarse el traje de los Cleveland Cavaliers donde tendrá a sus órdenes a un Andrew Bynum con el que tuvo más de un desaire en su etapa Laker y al número #1 del Draft de 2013, Anthony Bennett, del que tiene la responsabilidad de quitarle ese cartel de “inesperado”.

· Larry Drew, quien dejó su puesto en Atlanta Hawks en manos del asistente de Gregg Popovich, Mike Buldenholzer, pasará a ocupar el banquillo que Jim Boylan dejaba vacante en los Milwaukee Bucks.

· Otro que deja la escuela Popovich para ser entrenador jefe por primera vez es Brett Brown. El ex seleccionador australiano y ex asistente en los San Antonio Spurs comandará el barco a la deriva que parecen los Philadelphia 76ers después de unos movimientos estivales bastante discutibles.

· Mike Malone se pone al frente del futuro de los Sacramento Kings, que después de varias temporadas amargas buscan en el ex de los Golden State Warriors alguien que atempere ese vestuario.

· El hasta ahora técnico especialista de la defensa en los Memphis Grizzlies, Dave Joerger, será el encargado de sustituir al que hasta la temporada pasada era su jefe, Lionel Hollins.

· Los Boston Celtics han apostado por Brad Stevens para la reconstrucción de la franquicia. El ex entrenador de la pequeña Universidad de Butler, famoso por resucitar el espíritu de los Hoosiers en la NCAA, tendrá la responsabilidad de hacer olvidar el carisma de Doc Rivers, pero no su gloria oxidada, ya que a nivel deportivo la presión será mundana con las armas que le están procurando.

· Otro debutante como entrenador jefe en la liga es Steve Clifford, convirtiéndose en el sexto coach en siete años para unos Charlotte Bobcats que de la mano de Michel Jordan organizan el inicio de un proyecto a largo plazo todas las temporadas.

· George Karl, nombrado ‘Entrenador del Año‘ como entrenador de los Denver Nuggets, deja su puesto a Brian Shaw, hasta ahora asistente en los Indiana Pacers. El pupilo de Phil Jackson sonó para muchas franquicias pero finalmente los de Colorado se llevaron la firma.

· Maurice Cheeks, que contará con el retirado Rasheed Wallace como asistente, llega a unos jóvenes Detroit Pistons que piden a gritos algo de liderazgo.

· Los Phoenix Suns firmaron al que fuera entrenador de tiro y después asistente en Utah Jazz, Jeff Hornacek, ex jugador de la franquicia que tendrá mucho trabajo en la reconstrucción del equipo y que se encontrará un vestuario tocado después de escuchar algunas declaraciones de sus jugadores una vez terminada la temporada.

· Muchas miradas puestas en los nuevos, pero también será interesante ver como conduce Mike D’Antoni a Los Angeles Lakers después de la marcha de Dwigt Howard, quien lidiará con Kevin McHale en los Houston Rockets.

· Observar si son capaces de dar ese paso adelante que se le pide a Mike Woodson y sus New York Knicks y a Scott Brooks con los Oklahoma City Thunder. Ver si Rick Carlisle y Tom Thibodeau llevan a los Dallas Mavericks y los Chicago Bulls, respectivamente, a los puestos de los que nunca debieron salir por desafortunadas lesiones o traspasos frustrados.

Como podemos ver, atractivos en la banda, sobran. Este baile de entrenadores es uno de los mayores encantos que tiene el inicio de la temporada. Ya sea por extravagancia, por singularidad o porque olemos las ganas de revancha de algunos desde aquí. Tener a la mitad de la liga con nuevo técnico significa tener a la mitad de la liga con nuevo proyecto, lo que la hace más sugerente si cabe.

Lo que está claro es que queremos que empiece, queremos competición. Queremos equipos y no jugadores. Roguemos al tiempo que corra, que queremos ver a los buenos en la banda.

@DapMachado

  Compartir en Facebook
Fecha | 01.10.2013 09:15

Recomendamos