Cargando Cargando...

Magia negra

El mítico Dominique Wilkins en uno de sus poderosos y estilistas mates con la camiseta de los Hawks./Getty Images

Os voy a confesar algo: Siempre me he sentido joven.

Joven físicamente y también de espíritu. Hasta hace unos días, en los que tuve la siguiente experiencia. (Totalmente real, os lo juro por el Sky Hook deKareem, y el afro del Dr.J).

La cosa sucedió así; al escuchar en un programa deportivo la retirada de Jason “Chocolate Blanco“ Williams y tras la sorpresa inicial, mientras estaba repasando mentalmente algunos de sus espectaculares pases, una señal de alarma saltó en mi interior.

Sin saber por qué, de repente empezaron a desfilar por mi mente todos los jugadores a los que había visto iniciar su carrera en la NBA para, al cabo de unos años, acabar siendo testigo de su retiro.

Como si de una película se tratara, empecé a rebobinar a base de flashbacks: FLASH! El genial crossover de Iverson, el imprevisible Spreewell anotando de tres en los segundos finales desoyendo las instrucciones de Van Gundy … los vi empezar, si! no hace mucho creo, pero … un momento espera! FLASH! Poco antes, con Payton “el guante” y Kemp corriendo un contraataque con los Sonics me pasó lo mismo!! Parece que fue ayer. FLASH!

Otro salto hacia atrás y allí en el el Chicago Stadium, Jordan y Dominique batiéndose el cobre en el concurso de mates…FLASH!

Pues no estaban hace nada Doc Rivers y Nate Mc Millan correteando por la cancha y ahora son entrenadores que parece lleven toda la vida en el cargo? Mientras que yo, me sigo sintiendo exactamente igual que cuando los vi jugar por primera vez.

¿Cómo puede ser? ¿Alguien me lo explica? ¿Qué tipo de Vudú es éste?

Al parecer, mi ilusión se ha mantenido intacta con el paso de los años y juvenil como el atractivo Dorian Grey en la novela de Wilde, aunque en este caso, en lugar de un retrato maldito que envejece y se consume con el devenir del tiempo, tengo todo un museo de imágenes en mi cabeza, una colección de momentos inolvidables que, de vez en cuando, vuelven a la luz para hacerme sentir como aquel niño de 10 años cuando por primera vez se puso ante el televisor para ver un partido de la NBA.

¿Qué magia puede ser tan poderosa como para absorber te de tal manera que llegues a creer que el tiempo pasa para todo el mundo excepto para ti?

Es muy probable que sea magia negra, si, una apasionante y maravillosa magia que se invoca con estas cuatro sencillas palabras: “I LOVE THIS GAME”.
FLASH!

Facebook: http://www.facebook.com/pages/Dr-Loncho/154139931289858
myspace: http://www.myspace.com/drloncho

@drloncho

  Compartir en Facebook
Fecha | 22.05.2011 18:26

Recomendamos