Cargando Cargando...

Malditas lesiones del ¿lockout?

Derrick Rose./ Getty

Ha sido y es una temporada atípica. El cierre patronal aplazó el inicio hasta el 25 de diciembre. Fueron momentos de incertidumbre que amargaron a aficionados, franquicias, trabajadores y resto del universo NBA. Al final, como regalo de Navidad, la temporada arrancó ese día señalado y la maquinaria NBA se puso a funcionar a pleno rendimiento. Había que ganar tiempo al tiempo. Jugar más de 80 partidos de ‘regular season’ era inviable, pero se optó por la opción B que rebaja el calendario a 66 choques.

Fueron seis meses sin baloncesto de la mejor liga del mundo. Durante ese tiempo, algunos jugadores internacionales se incorporaron a sus respectivas selecciones nacionales en el año previo a los Juegos Olímpicos de Londres, otros optaron por saltar a Europa y Asia y esperar la solución al conflicto laboral firmando contratos con clubes de otras ligas. La inmensa mayoría se quedaron esperando, pero ¿trabajaron, mejoraron o simplemente se sentaron en el diván?

Hubo de todo. Lo que ahora leemos es que hay un porrón de lesiones. No sé si más o menos que en cursos precedentes, pero unos cuantos traumatólogos y preparadores físicos con los que he charlado han coincidido al afirmar que algunas bajas y lesiones –más o menos graves- pueden haberse producido por esa falta de competición entre los meses de julio a diciembre del año pasado y el carrusel de partidos al que asistimos diariamente desde el día de Navidad.

¿Será así? Un motivo para reflexionar y pensar ahora que esas malditas lesiones se suceden periódicamente en esta temporada NBA 2011-2012.

@Roberpucela

  Compartir en Facebook
Fecha | 08.04.2012 11:45

Recomendamos