Cargando Cargando...

Malditos horarios

Salto inicial./ Getty

Andan revueltos los aficionados a la Liga BBVA –la máxima competición del fútbol español– con los horarios de los partidos impuestos por los operadores de televisión y la Liga de Fútbol Profesional. Dicen que el que paga manda y aquí se demuestra esta máxima. Los dirigentes de los clubes españoles firmaron temporadas atrás unos magníficos contratos de exclusividad con cadenas de televisión. La inmensa mayoría se frotó las manos cuando observaron la cantidad que ingresarían en concepto de retransmisión televisiva, pero pocos leyeron – o si lo hicieron no se dieron por enterados- esa famosa letra pequeña que siempre te dicen que leas y releas con lupa si es necesario. Ahora un grupo de clubes protesta por lo que considera inadmisible: jugar a las once de la noche y/o alargar la jornada hasta los lunes.

Los principales damnificados por este caos horario son los aficionados que pagan su abono por acudir al estadio a ver el espectáculo en directo. “No pintáis nada”, me lanzó un compañero al darse cuenta de mi cabreo. El desorden, que se ha convertido en algo natural, llega a tal extremo que hasta dos semanas antes de cada jornada no se hacen públicos los horarios de las mismas. Se quejan los clubes, levantan la voz los entrenadores, hablan de incoherencia los jugadores… También lo deberían hacer aquellos aficionados a los que les gustaría preparar un viaje a Madrid o a Barcelona para ver a los mejores equipos de la Liga BBVA, y hacerlo con la suficiente antelación que les permita emitir unos billetes de tren o avión más económicos o reservar una habitación de hotel a un precio asequible.

La NBA es todo lo contrario. Hace un par de días otro compañero que preparaba una columna de opinión me preguntaba si ya se conocía qué televisiones norteamericanas tendrán los derechos de emisión nacionales o locales durante la temporada 2012-2013. Se quedó perplejo al observar como en el calendario de la competición -que comenzará el próximo 30 de octubre– no sólo se detallaba el canal que emitirá cada partido, sino también los horarios de la primera a la última cita de la liga regular de la NBA. Es más, el pasado 16 de agosto los Wolves y los Bobcats anunciaban que el partido que disputarán en Charlotte el próximo 26 de enero retrasaba media hora su salto inicial: de las 6:00 p.m. a las 6:30 p.m. Así es la NBA.

Ya sabe, si usted quiere y puede dar una sorpresa a su hijo aficionado a los Knicks, el próximo 19 de diciembre, a las siete de la tarde, en el Garden, comenzará el partido entre los de la Gran Manzana y sus vecinos de los Brooklyn Nets. ¿Entradas? A partir de octubre las podrá comprar en ticketmaster.com. ¿A qué hora y que día se jugarán los partidos Real Madrid-Espayol o Barcelona-At. Madrid del fin de semana del 15 y 16 de diciembre? ¿Y los horarios del 15, 16 y 17 de septiembre? Nada. Ni rastro. Lo dicho, el que paga manda, pero en la NBA se entiende el principio de forma diferente. Tomen nota.

@Roberpucela

  Compartir en Facebook
Fecha | 26.08.2012 19:39

Recomendamos