Cargando Cargando...

Me caen mal los Clippers

Los Angeles Clippers./ Getty

No me importa reconocerlo, tengo la guardia alta y estoy esperando más de un viaje que pueda recibir por el título de esta columna, pero lo repetiré una y otra vez mientras sea necesario, ¡ME CAEN MAN LOS CLIPPERS! Es una opinión personal y que seguramente va a contracorriente del sentimiento generalizado estos días en la NBA, pero es lo que hay. Estos Clippers que tan de moda están a mí me dan rabia. Mucha rabia. No digo que no sean buenos o que no cuenten con jugadores de grandísima calidad individual. No digo que no den espectáculo o que no sean un equipo que despliegue un juego bastante vistoso, pero creo que el calificativo tan americano de ‘overhype’, que tanto daño ha hecho a alguno cuando lo ha pronunciado y ha sido mal traducido, se les queda cortos.

Os engañaría si afirmase que no me quedo alucinado con algunas de las barbaridades/salvajadas de Blake Griffin, con ciertos pases de fantasía de Chris Paul y su increíble manejo de balón o con la superioridad física de DeAndre Jordan, pero me da rabia que todo, absolutamente todo, lo que hacen estos Clippers se magnifica hasta límites que sobrepasan lo exagerado. El traspaso de CP3 a Los Angeles fue el inicio de un aumento de ‘hype’ que ya traía cola desde la pasada temporada, y con él todo se engrandeció en el hermano pobre de L.A. De repente aparecieron los ‘daños colaterales’. El más grave de todos es el hecho de que DeAndre Jordan, un pívot con envidiable porte y condiciones físicas pero habilidades técnicas bastante limitadas, ahora es uno de los centers mejor pagados (sobrepagados) de la NBA.

Los Angeles Clippers./ Getty

Luego está las imágenes hasta en la sopa de Blake Griffin y compañía. Sí, ‘Hulk’, ‘Avatar’, ‘Ciborg’ o como cada uno quiera llamarlo es muy muy muy espectacular, pero da la impresión de que todo lo que hace es lo mejor del año o, esto sí que tiene gracia, de la historia. Que sí, que sí, que no niego que sea uno de los jugadores más espectaculares de la NBA y que también a mí me roba gestos de sorpresa y frases con símbolos de exclamación cada vez que destroza un aro, pero toda la repercusión mediática está a punto de escaparse de las manos. ¿De verdad el mate (con las uñas, todo hay que decirlo) de Griffin por encima de Perkins es el mejor mate de la historia como se está presentando en muchos sitios? ¿Es mejor que el de Vince Carter por encima (literalmente) de Frederic Weis? ¿Es mejor que el de un diminuto Kevin Johnson chocando en el aire con un espigado Hakeem Olajuwon? ¿Es mejor que muchos de los que se comió un siete pies como Shawn Bradley a lo largo de toda su carrera?

Y ahora la contratación de Kenyon Martin, a quien el tatuaje de los restos de carmín rojo de un beso en el cuello la combinará con el uniforme del equipo pero no sé hasta qué punto encajará él en el roster, y después el posible interés en JR Smith cuando éste regrese de China. Lo siento, pero se pongan como se pongan, con esa prepotencia y actitud casi constante como de regocijarse en sus acciones, estos Clippers son un fake con brillos flashy que se queda en un quiero y no puedo de chuletas aspirantes a macarras de barrio, que no llegan a la altura de los zapatos, en formas, a los Clippers que enamoraron con Quentin Richardson, Darius Miles y Lamar Odom, sus poses gangsta y su verdadero comportamiento de hood que tantos quebraderos de cabeza dieron a la NBA. Aquellos Clippers no ganaban tantos partidos ni aspiraban al anillo, pero eran 100% reales y yo me quedo con ellos.

¡Ding ding! Segundos fuera.

@AntonioGil_SOSE

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Los Angeles Clippers

Continúa la conversación: Foro de los Los Angeles Clippers

  Compartir en Facebook
Fecha | 06.02.2012 08:44

Recomendamos