Cargando Cargando...

Pippen: “LeBron es el mejor jugador de la historia”

Scottie Pippen y Michael Jordan./ Getty Images

La misma ciudad que le vio ganar seis anillos en la década de los ’90 ahora lo llaman el ’beso de judas’. Scottie Pippen ha blasfemado contra el que fuera el mesías de Chicago y su eterno compañero en la cancha.

Pippen fue entrevistado por ESPN Radio el viernes por la mañana, día siguiente a la victoria de Miami Heat sobre los Chicago Bulls. Y aquí llega la polémica. Durante la entrevista se atrevió a comparar a Michael Jordan con LeBron James:

“Michael Jordan es probablemente el mejor anotador de la NBA, pero puedo decir que LeBron James es probablemente el mejor jugador de la historia.”

“No sólo puede anotar, también mantiene a todo el mundo involucrado”, justificaba sus argumentos el recién introducido en el Hall of Fame. “Tienes que estar concetrado porque todo el mundo es una amenaza en la puntuación cuando él está en la pista. Y no sólo es eso, LeBron James domina el juego en la parte ofensiva y también en la defensiva. Domina las líneas de pase y el juego.”

Por la tarde Pippen volvía a aclarar sus declaraciones en Twitter:

“No me malinterpreten, Michael Jordan ha sido y es el más grande. Pero LeBron podría llegar a su nivel algún día.”

“Cada generación de la NBA tiene un nuevo conjunto de estrellas y LeBron está ahí como el mejor jugador de todos.”

Durante años, Michael Jordan se preocupó por estudiar la forma de mantener a sus compañeros unidos a él en todos los partidos, entre ellos a Scottie, como explica Phil Jackson en su libro ‘Canastas Sagradas’.

El argumento de los anillos podría cambiar pronto. Jordan ganó su primer anillo a los 28 años, LeBron ha llegado por segunda vez a unas finales y sólo tiene 26 años.

Pronto lo sabremos, juzguen ustedes…

Scottie Pippen y Michael Jordan durante las Finals 1996 (5º partido): Chicago Bulls vs. Seattle SuperSonics./ Getty Images

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 28.05.2011 18:33

José Manuel Calderón, en tierra de nadie

José Calderón defendido por el base de los Lakers, Derek Fisher./Getty Images

Es fácil presuponer que cuando te llamas José Manuel Calderón, eres el base titular de una franquicia NBA y renuevas hace tres veranos por cinco temporadas a razón de 40 millones de dólares, uno debe sentirse realizado en la vida. Más aún si eres pieza fundamental de la selección española de baloncesto. Y, por supuesto, si tu día en día en Toronto te da eso tan difícil de conseguir que es la felicidad.

Pero seamos un poco malos. Calderón y los Raptors llevan dos temporadas mediocres. Esta última campaña, casi cercana al ostracismo, concluyó con el tercer peor registro de la Liga. Por supuesto sin disputar las eliminatorias por el titulo y, más preocupante si cabe, sin un proyecto de futuro que garantice retos importantes, algo que para el jugador profesional debiera ser siempre clave.

La marcha de Chris Bosh el pasado verano debió servir como acicate fundamental para emprender la reconstrucción de la franquicia, pero esa reacción no se dio y ahora el panorama no pinta mucho mejor con la quinta posición obtenida por el equipo en el próximo sorteo universitario, cuya cosecha, para qué negarlo, deja bastante que desear.

El oasis de gran juego que se pudo ver en Toronto no hace tanto amenaza en tornarse páramo, y lo mismo puede ocurrir con la motivación del español. Pau Gasol estuvo a punto de tirar la toalla en Memphis y en el momento más delicado los Lakers se cruzaron en su camino. Le llegó la gloria. El pívot catalán pedía a gritos el traspaso, algo que, mucho me temo, no veremos en el caso del extremeño.

Calderón, siempre profesional, estuvo a punto de cambiar de aires en julio del año pasado ante los cantos de sirena que le llegaban de parte de Michael Jordan desde Charlotte. La operación no se fraguó finalmente pero aquel destino tampoco parecía el ideal para el base en cuanto a mayores posibilidades de saborear las mieles del éxito.

Tan improbable como suena, se me ocurre el destino perfecto para Calderón: Los Angeles Lakers. Con Derek Fisher oxidado y Steve Blake sin demostrar haber sido un reserva de garantías, los angelinos adolecen de tiro exterior y necesitan urgentemente velocidad, contraataque y rigor para facilitar canastas fáciles en transición. Eso sí, Calderón tampoco va sobrado en materia defensiva, la principal arma del próximo técnico californiano, Mike Brown.

En cualquier caso para el puesto no se me ocurre nadie mejor. Al menos no por ese precio. Otra cosa es que el jugador y el club quieran mover ficha, pero en tierra de nadie también se pasa mucha hambre. Hambre por ganar.

  Compartir en Facebook
Fecha | 28.05.2011 11:33

‘El Show de Dizzy’

Estamos acostumbrados a ver las continuas imitaciones de Dwight Howard a otras estrellas de la liga, siendo LeBron James la víctima más habitual, pero sin duda hay alguien que le supera, Derrick ‘Dizzy’ Grant.

Dizzy podría jugar en la NBA por sus cualidades físicas o tal vez por lo mucho que se parece, más bien imita, a algunos jugadores de la mejor liga del mundo. Es puro show como el equipo en el que juega, los Harlem Globetrotters.

Un base especialista en el tiro de 4 puntos (www.the4pointshot.com) e imitador de Shaquille O’Neal, LeBron James, Kobe Bryant o del mítico Michael Jordan…

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=7lQwee6ITiU’]

  Compartir en Facebook
Fecha | 23.05.2011 19:51

Magia negra

El mítico Dominique Wilkins en uno de sus poderosos y estilistas mates con la camiseta de los Hawks./Getty Images

Os voy a confesar algo: Siempre me he sentido joven.

Joven físicamente y también de espíritu. Hasta hace unos días, en los que tuve la siguiente experiencia. (Totalmente real, os lo juro por el Sky Hook deKareem, y el afro del Dr.J).

La cosa sucedió así; al escuchar en un programa deportivo la retirada de Jason “Chocolate Blanco“ Williams y tras la sorpresa inicial, mientras estaba repasando mentalmente algunos de sus espectaculares pases, una señal de alarma saltó en mi interior.

Sin saber por qué, de repente empezaron a desfilar por mi mente todos los jugadores a los que había visto iniciar su carrera en la NBA para, al cabo de unos años, acabar siendo testigo de su retiro.

Como si de una película se tratara, empecé a rebobinar a base de flashbacks: FLASH! El genial crossover de Iverson, el imprevisible Spreewell anotando de tres en los segundos finales desoyendo las instrucciones de Van Gundy … los vi empezar, si! no hace mucho creo, pero … un momento espera! FLASH! Poco antes, con Payton “el guante” y Kemp corriendo un contraataque con los Sonics me pasó lo mismo!! Parece que fue ayer. FLASH!

Otro salto hacia atrás y allí en el el Chicago Stadium, Jordan y Dominique batiéndose el cobre en el concurso de mates…FLASH!

Pues no estaban hace nada Doc Rivers y Nate Mc Millan correteando por la cancha y ahora son entrenadores que parece lleven toda la vida en el cargo? Mientras que yo, me sigo sintiendo exactamente igual que cuando los vi jugar por primera vez.

¿Cómo puede ser? ¿Alguien me lo explica? ¿Qué tipo de Vudú es éste?

Al parecer, mi ilusión se ha mantenido intacta con el paso de los años y juvenil como el atractivo Dorian Grey en la novela de Wilde, aunque en este caso, en lugar de un retrato maldito que envejece y se consume con el devenir del tiempo, tengo todo un museo de imágenes en mi cabeza, una colección de momentos inolvidables que, de vez en cuando, vuelven a la luz para hacerme sentir como aquel niño de 10 años cuando por primera vez se puso ante el televisor para ver un partido de la NBA.

¿Qué magia puede ser tan poderosa como para absorber te de tal manera que llegues a creer que el tiempo pasa para todo el mundo excepto para ti?

Es muy probable que sea magia negra, si, una apasionante y maravillosa magia que se invoca con estas cuatro sencillas palabras: “I LOVE THIS GAME”.
FLASH!

Facebook: http://www.facebook.com/pages/Dr-Loncho/154139931289858
myspace: http://www.myspace.com/drloncho

@drloncho

  Compartir en Facebook
Fecha | 22.05.2011 18:26

Lakers-Celtics, rivalidad eterna e interrumpida

Larry Bird y 'Magic' Johnson posan con el trofeo de campeones del año 1986./Getty Images
Real Madrid – Barcelona, River Plate – Boca Juniors, AC Milan-Inter… Las rivalidades en el mundo del fútbol son numerosas y eternas. Pero si hablamos de baloncesto, hay una que destaca por encima de todas. Los Boston Celtics y Los Angeles Lakers son las dos franquicias más legendarias de la NBA, las que más títulos acumulan y las que capítulos más vibrantes han escrito conjuntamente en unos enfrentamientos por el anillo que se reeditan cíclicamente.

Este contra Oeste, eficacia contra espectáculo, tradición contra improvisación y, en algunas épocas y exagerando un poco, incluso blancos contra negros. Son solo algunas de las diferencias que a bote pronto se pueden establecer entre dos concepciones históricamente antagónicas de un mismo deporte, pero igualmente maravillosas.

Hay que remontarse a 1959 para fechar el comienzo de las hostilidades entre ambos equipos. Los Lakers aún jugaban en Minneapolis cuando los Boston Celtics les infligieron un severo 4-0 en la lucha final por el título. En los 60, ya con los Lakers en la soleada California, ambos equipos se encontraron hasta seis veces en las finales y en las seis ocasiones los anillos fueron a parar, nunca sin una férrea oposición, a los dedos de los “orgullosos verdes” de Red Auerbach y Bill Russell para desesperación de otras dos grandes leyendas como Jerry West y Elgin Baylor.

La NBA sufriría su mayor crisis económica y sus audiencias más bajas en la década posterior y esto afectaría también a la rivalidad entre Lakers y Celtics. Aunque los angelinos alcanzaron tres finales en los 70 y los bostonianos dos, ambos conjuntos nunca llegaron a coincidir en la lucha definitiva por el anillo. Sin embargo, esta ausencia de enfrentamientos iba a ser solo la calma antes de la tempestad, ya que no habría una sola final entre 1980 y 1989 en la que no estuviera presente al menos uno de los dos equipos.

Dos jugadores ponen cara, cuerpo y alma a esta historia de enemistad que, salvo contadas excepciones, siempre se ha mantenido dentro de lo puramente deportivo. Earvin “Magic” Johnson y Larry Bird trasladaron al baloncesto profesional una rivalidad personal que ya había empezado en su etapa universitaria con Michigan State e Indiana State, respectivamente. El carácter de ambos jugadores encajó a la perfección con la idiosincrasia de cada equipo. Así, la simpatía y espontaneidad de “Magic” fue bienvenida entre la afición hambrienta de espectáculo del Forum de Inglewood, mientras que en el Boston Garden aplaudieron la seriedad y frialdad del bigotudo Larry.

Con el célebre grito de “Beat L.A.” ya instaurado en Boston, los Celtics vencerían a los Lakers en las finales de 1984 por 4-3. La venganza llegaría solo un año después, cuando el equipo californiano, liderado por “Magic” y Kareem Abdul-Jabblar, se impuso por primera vez a los Celtics en la lucha por el anillo por 4-2, consiguiendo lo que nadie había podido hacer hasta ese momento: levantar un título en el Boston Garden sin vestir de verde.

En 1987 tendría lugar la última batalla por el título entre ambos conjuntos en el siglo XX. Con “Magic” como indiscutible MVP, los Lakers volvieron a endosar un 4-2 a unos Celtics que esta vez sí pudieron evitar el mal trago de ver a su máximo rival celebrar el campeonato en Massachusetts.

Los 90 fueron una etapa triste para unos Celtics sumidos en una infructuosa reconstrucción. Por su parte, los Lakers tampoco vivieron sus mejores años en una década marcada por el dominio de los Chicago Bulls del todopoderoso Michael Jordan.

El cambio de siglo le sentaría estupendamente a los angelinos. Con Shaquille O’Neal, Kobe Bryant y Phil Jackson en el banquillo sumaron un “triplete” de títulos entre el 2000 y el 2002 para recortar diferencias históricas sobre unos Celtics que seguían con su particular travesía en el desierto. Todo cambiaría en 2007 cuando en Boston se presentó un equipo llamado a arrasar en la liga de la mano de tres grandes estrellas. A Paul Pierce se unieron Ray Allen y Kevin Garnett para formar el denominado “Big Three”.

Los Lakers respondieron en febrero de 2008 haciéndose con los servicios de Pau Gasol, que dio al equipo el impulso necesario para llegar a unas finales donde los Celtics impusieron su mayor cohesión como equipo. En 2009, los Celtics acusaron la ausencia del lesionado Garnett y cayeron en la final de conferencia frente a Orlando Magic, allanando el camino para que los Lakers ganaran su decimoquinto anillo con comodidad.

La venganza de las finales de 2008 llegaría en 2010. Con el dúo Bryant-Gasol a pleno rendimiento, los Lakers se impusieron al equipo entrenado por Glenn “Doc” Rivers, que vio como su máximo rival se situaba a solo un anillo de igualar los 17 de los de Boston.

El futuro se presenta incierto para Lakers y Celtics tras la decepción que han sufrido esta temporada, cayendo en semifinales de conferencia frente a Dallas Mavericks y Miami Heat, respectivamente. El adiós de Phil Jackson, los posibles traspasos y la edad de jugadores estelares de ambos equipos pueden definir la continuidad o no de la rivalidad en un futuro cercano. ¿Habrá que esperar otros 21 años para ver de nuevo verde contra amarillo en unas finales?

Por Marcos Prieto (www.defensailegal.blogspot.com)

@marcrampas

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.05.2011 12:45

25 años del día en que “Dios disfrazado de Jordan” anotó 63 puntos en Boston

Se cumplen 25 años de un hecho histórico. Los Bulls perdían en Boston por 135-131, pero el partido quedaba grabado con letras de oro en el archivo histórico de la NBA al desatar Michael Jordan una portentosa demostración anotadora que nadie ha superado en unas eliminatorias por el título.

Jordan conseguía anotar 63 puntos después de dos prórrogas con 22/41 en tiros de campo y 19/21 en libres. Larry Bird, la estrella de los Boston Celtics, anotó 36 puntos, pero sus declaraciones tras el partido fueron de elogio y admiración hacia el rival: “No creí que nadie pudiera hacer esto contra los Celtics en el Boston Garden. Hoy era Dios disfrazado de Michael Jordan”.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Boston Celtics

Continúa la conversación: Foro de los Boston Celtics

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.04.2011 12:59

LeBron James vuelve a hacer historia

El pasado miércoles, LeBron James volvía a alcanzar los 2.000 puntos por 7ª temporada consecutiva en la derrota frente a Milwaukee Bucks.

LeBron sólo necesitaba 2 puntos para alcanzar la cifra que le introduciría en un selecto club de ocho jugadores. Sólo Kareem Abdul-Jabbar, Wilt Chamberlain, Alex English, Michael Jordan, Karl Malone, Oscar Robertson y Dominique Wilkins habían conseguido antes que LeBron James alcanzar los 2.000 puntos durante siete temporadas consecutivas.

Todos estos, excepto Abdul-Jabbar, lo han conseguido consecutivamente. Malone es quien más veces lo ha conseguido habiendo alcanzado durante 12 temporadas los 2.000 puntos, 11 de ellas consecutivamente.

Jordan lo consiguió durante 10 temporadas seguidas, sólo interrumpido por la vez que se retiró en 1993 para jugar al beisbol.

El alero de Miami Heat, LeBron James, ha sido el más joven en conseguirlo.

A falta de cuatro partidos para acabar la temporada, Kobe Bryant está a 40 puntos de conseguir los 2.000 puntos también por séptima vez.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 08.04.2011 22:00

Página 102 de 102« Primera...9899100101102