Cargando Cargando...

Las Minnesota Lynx aspiran a revalidar el título WNBA

Maya Moore #23, Rebekkah Brunson #32, Lindsay Whalen #13, Taj McWilliams-Franklin #8 y Seimone Augustus #33 de Minnesota Lynx posan con el trofeo del pasado año./ Getty

Cuando esta noche del viernes 18 de mayo se lance el primer balón al aire en el Key Arena de Seattle en el partido entre las locales y Los Angeles Sparks, se pondrá en marcha la 16ª temporada en la mejor liga de baloncesto femenino del mundo: la WNBA. Una temporada marcada por la disputa de los Juegos Olímpicos en Londres, que parará la liga entre el 13 de julio y el 16 de agosto… ¡Que sí, no pongan esa cara, yo tampoco entiendo que una competición de solo cuatro meses se suspenda justo en el ecuador de su desarrollo! Lo complicado del calendario del baloncesto femenino mundial –algo a lo que ya me referí en otro artículo– hacen de esta temporada una de las más raras y la vez desconcertantes de los últimos años. Y es que numerosas jugadoras han declinado unirse a sus equipos, ya sea durante todo el campeonato o antes de la cita londinense. Sea como sea, los aficionados deberán tomárselo con paciencia e intentar degustar partidos de equipos o de selecciones de manera alternativa en estos calurosos meses de verano.

Como gran favorito al título tenemos a Minnesota Lynx, vigentes campeonas. El equipo entrenado por Cheryl Reeve destaca por su solidez y por la continuidad del bloque del año pasado. El quinteto formado por Whalen, Moore, Augustus, Brunson y Taj McWilliams más suplentes de lujo como Wiggins o Monica Wright, es capaz de asustar a sus rivales e imponer respeto. Si seguimos por la Conferencia Oeste, Seattle Storm repite de nuevo como aspirante, pero esta vez inmerso en un verano tenso y de cambios. A la salida de jugadoras como Cash o Robinson, se une la ausencia hasta después de Londres de Lauren Jackson. Sue Bird , Tanisha Wright y la incorporada Tina Thompson, más la incógnita de la rookie Shekinna Stricklen, deben de echarse la responsabilidad de liderar al equipo de Brian Agler. Llama poderosamente la no inclusión de la española Silvia Domínguez en el roster definitivo. En próximas entregas explicaremos el extraño caso de la base catalana. Y si favoritas son las Storm, qué decir de Phoenix Mercury. Las campeonas en 2009, de la mano de Taurasi, están obligadas nuevamente a estar peleando por todo. El trío Taurasi-Dupree-Bonner y la explosiva base de primer año Samantha Prahalis son las grandes atracciones del equipo del estadio Arizona. La australiana Taylor se perderá esta temporada por su lesión de rodilla en la F8 de Euroliga disputada en Estambul. El cuarto equipo en discordia para copar puestos de playoffs es, una temporada más, Los Angeles Sparks. La incorporación de la número 1 del Draft, la joven Nneka Ogwumike que junto a Candance Parker pueden formar una de las mejores duplas interiores de toda la WNBA. Junto a Los Angeles encontramos a San Antonio Stars, también aspirante a los cuatro puestos de arriba con un equipo con mezcla de juventud y veteranía. La veteranía la ponen las incombustible Hammon, Tangela Smith y Bevilaqua, mientras que con juventud pero calidad para tirar del carro tenemos a Danielle Adams y a Danielle Robinson. Por último en el oeste encontramos a Tulsa Shock. El peor equipo en 2011 parece que ha dado un pequeño salto de calidad respecto a la desastrosa pasada temporada y los expertos al otro lado del charco lo dan como el favorito a la hora de mejorar respecto a lo hecho hasta ahora…algo que no parece por otro lado muy difícil…

En la Conferencia Este encontramos a unas renovadas Chicago Sky, un equipo con muchas caras nuevas y que ha conseguido reunir a jugadoras con experiencia y calidad bajo la batuta de la astuta Pokey Chatman. Fowles, Swin Cash, Penicheiro, Ruth Riley, Tamera Youn o Le´coe Willingham, entre otras, deben asegurar como mínimo una plaza de playoffs para la franquicia de la ciudad del viento. En Atlanta también se reúne un buen grupo de jugadoras de renombre, todas ellas lideradas por Angel McCoughtry, anotadora compulsiva que sigue buscando –sin fortuna- su primer anillo WNBA. La baja de la brasileña Erika de Souza por los Juegos Olímpicos merma el juego interior, toda vez que la participación de Sancho Lyttle con España en el PreEuropeo es una incógnita a día de hoy. Nada cambia para Meadors, su entrenadora, que de nuevo ve una amenaza en forma de convocatorias internacionales de algunas de sus jugadoras. Por su parte, Indiana Fever aspirar a reeditar su primer puesto en el Este del año pasado y partir con ventaja en los Playoffs. Entre Tamika Catchings y Katie Douglas deberán liderar una temporada más al equipo que entrena la veterana Lin Dunn. Entre Connecticut Sun y New York Liberty puede estar otra de las plazas de privilegio en la costa este. Las primeras con su temible juego interior formado por Tina Charles y la revalorizada jugando con Rivas Ecópolis tras la Final Eight de Estambul, Asjha Jones, y las segundas gracias al liderazgo de Cappie Pondexter y Nicole Powell. Y si en el Oeste Tulsa lucha por no ser la cenicienta, tres cuartos de lo mismo le ocurre en el Este a Washington Mystics. Bien es cierto que con las incorporaciones de Michelle Snow y Ashley Robinson su juego interior se ve reforzado. A esto hay que unirle el buen rendimiento que se le presupone a Crystal Langhorne, su jugadora franquicia.

  Compartir en Facebook
Autor | Jaime Durán
Fecha | 18.05.2012 16:57

Recomendamos