Cargando Cargando...

Minnesota Lynx es el nuevo campeón de la WNBA

Minnesota Lynx./ Getty Images

Las jugadoras de Cheryl Reeve se hacen con el anillo con todos los mericimientos // Seimone Augustus es nombrada MVP de las Finales

La WNBA tiene desde esta pasada madrugada un nuevo campeón. Las Minnesota Lynx toman así el relevo de las Seattle Storm y se hacen con el anillo de manera merecida y tras una temporada regular impecable, donde han demostrado ser un bloque sólido y competitivo. Para lograr el primer título para la franquicia de Minneapolis las Lynx vencieron en semifinales de conferencia a unas correosas San Antonio Silver Stars. Luego, ya en la final del Oeste, se impusieron sorprendentemente y sin problemas a las Phoenix Mercury de Diana Taurasi. Ya en la gran final, el nivel demostrado y sobre todo la sensación de ser un equipo que juega a eso, a ser un equipo (con las pinceladas individuales de Augustus o Moore, todo sea dicho) les ha dado un merecido triunfo en la mejor liga de baloncesto del mundo.

Para hacerse con el título de campeonas han vencido 67-73 en el Phillips Arena de Atlanta en un partido menos vistoso que los dos anteriores, donde las defensas se han impuesto claramente a los ataques. Las muñecas se encogieron esta vez en ambos equipos, y solo Angel McCoughtry fue capaz de superar los 20 puntos, eso sí, con un porcentaje de lanzamientos paupérrimo y que en cierta manera ha condenado a lo largo de la serie a su equipo. La dependencia anotadora sobre su figura nuevamente resulta ineficaz para una Final de la WNBA. Los dos primeros cuartos del definitivo tercer encuentro fueron de igualdad absoluta, con ventaja al descanso por solo cuatro punto de las locales, extramotivadas al jugar en casa.

Pero en el tercer cuarto Minnesota Lynx dio un nuevo golpe dejando a las Dream en tan solo ocho puntos, dando la vuelta al marcador y encarando la recta final del partido con una ventaja tan corta como suficiente como para poder optar a la gloria. En ese último cuarto Atlanta quiso ir contra corriente, y ya se sabe que el que nada de esa manera tan agónica acaba muriendo en la orilla. A la desesperada, Iziane Castro y McCoughtry lo intentaban una y otra vez, pero se topaban con un sólido rival, que finiquitó el partido desde la linea de tiros libres. Mención especial a la veterana McWilliams, que con más de cuarenta años y una rodilla con problemas tras esguince incluido en el segundo partido, fue todo pundonor y dio unos minutos impecables a su equipo saliendo titular y llegando a desquiciar a De Souza o Bales bajo el aro rival (cuatro de sus cinco puntos fueron de tiro libre en los últimos instantes del encuentro y cuando más caliente se ponía el partido).

Seimone Augustus (Minnesota Lynx)./ Getty ImagesSeimone Augustus, MVP de la Final
Merecido galardón para una jugadora que ha promediado 24’7 puntos durante las series finales y que se ha echado el peso de la responsabilidad a sus espaldas en los momentos más importantes. En un equipo joven como Minnesota (con la salvedad de McWilliams), ella ha brillado a un nivel altísimo, que le sitúa junto a las grandes estrellas de la competición como pueden ser Taurasi, Pondexter o Katie Douglas. Esperemos poder gozar de su juego en Londres 2012 con la selección estadounidense.

La maldición de las Dream
Como ocurriera hace una año, Atlanta Dream vuelve a caer en el tercer partido de la Final de la WNBA. En aquella ocasión las Storm de Brian Agler barrieron a la franquicia de Georgia por la via rápida. Viendo lo que les ha vuelto a suceder, da la sensación de que les falta algo para optar a todo. Además, pese a contar con uno de los mejores, si no el mejor, juego interior de la competición (aunque este año no estuviera en Atlanta la bielorrusa Leuchanka). La gran derrotada de todo esto parece ser Angel McCoughtry, líder en anotación del equipo de Marynell Meadors. El debate está abierto en cuanto a su aportación al juego colectivo del equipo y su excesivo individualismo. Quizás el ejemplo a seguir lo tenga enfrente en la figura de Augustus…

  Compartir en Facebook
Autor | Jaime Durán
Fecha | 08.10.2011 13:27

Recomendamos