Cargando Cargando...

Nacho Coque: “La NBA sigue siendo una referencia”

Nacho Coque con Felipe Reyes

– Pregunta: Desde 2005 con la selección absoluta, con cinco seleccionadores diferentes, un palmarés envidiable ¿le queda alguna meta por conseguir con la selección?

Nacho Coque: Siempre hay metas que conseguir. De momento no hemos podido conseguir el oro olímpico. Y bueno, lo que pasa es que llevo ya mucho tiempo en la selección, y no es fácil llegar a la final de una olimpiada… con lo cual ese sería objetivo que me falta. Ojalá algún año lo podamos conseguir, aunque será difícil.

– Como tú mismo indicas, ya son muchos años en la selección. Después de tantos años trabajando como preparador físico, ¿aún te queda algo que aprender sobre la preparación?
– Pues la verdad es que sí. Solamente el estar en contacto con jugadores del máximo nivel como los que tenemos nosotros siempre te obliga a estar a la última, estar al día. Además, ellos siempre te aportan cosas nuevas, que te hacen pensar y que te hacen seguir evolucionando. Entonces, ya no es solo una cuestión de seguir aprendiendo, sino de seguir evolucionando, y creo que en ese aspecto es muy positivo el poder estar en un grupo en el que cada uno viene de sitios diferentes y que te aportan un montón de cosas que hacen que como preparador físico te sientas obligado a seguir progresando.

– Pero esto de la preparación física, es relativamente algo nuevo. Hace años en el ámbito del baloncesto no se le daba tanta importancia. Ahora vemos a jugadores cada vez mejor preparados, más rápidos, más fuertes…
– La preparación física ha ido cobrando importancia cada año. Lo que yo he podido percibir es que se ha pasado de hacer una preparación física global, muy basada en los deportes individuales que se hacía hace 15 años, a una más específica, más basada en el baloncesto. Y ahora se llega a un punto todavía más individual en la que hay un espacio muy importante para los déficits o las virtudes que puedan tener los jugadores, y trabajar de manera específica con cada uno de ellos de una manera absolutamente personal. En eso sí que la preparación física ha dado un giro hacia el entrenamiento personal.

– En EEUU la preparación física ya tiene mucha importancia desde hace años, la NBA siempre fue una liga más física, ya desde los institutos los equipos tienen preparadores físicos, en las universidades… quizás es algo que aún nos queda por mejorar aquí.

– Culturalmente, en EEUU el tema de la preparación física está muy avanzado. Aquí, poco a poco, hemos dado pasos bastante grandes, sobre todo porque la mitad de los jugadores de la selección vienen de allí, otros han estado, con lo cual, una de las tendencias que hemos detectado, y eso viene también de la NBA, es el trabajo individual. Cada jugador tiene unos protocolos, siempre está atendido, en cuanto a horarios, se buscan huecos para que no haya mucha gente en el gimnasio, sino que se le pueda atender casi como un entrenador personal a cada uno. Por lo tanto, esa influencia de la NBA si que la hemos recibido aquí. En la selección ya lo hacemos y los clubes importantes con una buena infraestructura también se va haciendo. Es parte del profesionalismo que ha ido adquiriendo el baloncesto.

– A los jugadores de la NBA siempre los vemos muy superiores físicamente. ¿Es principalmente genético o tiene unas preparaciones físicas importantes detrás?

– Son quizás las dos cosas. Genéticamente no deja de ser una selección natural. Un país, por decirlo de alguna manera, que es casi diez veces España en número de habitantes, una gran tradición de baloncesto. Esta selección natural, ya supone que jueguen los más fuertes, los más hábiles, etc y además tienen unos niveles de formación bastante destacables. Yo creo que cada vez estamos más cerca de ellos, en cuanto a infraestructuras y forma de trabajar. No cabe duda que la NBA sigue siendo una referencia. Aunque estamos cerca, tenemos que seguir siendo humildes, fijarnos en las cosas que hacen bien, manteniendo las que nosotros creemos que podemos hacer bien, que durante muchos años creo que hemos hecho bastantes cosas bien. De esa manera seguro que seguimos progresando.

– La preparación física abarca muchos términos: Velocidad, fuerza, resistencia, etc. ¿Cuál es quizás el más importante en el baloncesto hoy en día?

– Sin duda, la fuerza. La fuerza es la madre de las capacidades físicas básicas. A partir del trabajo de fuerza, en todas sus ramificaciones , como el trabajo de la musculatura postural, de la fuerza explosiva, todo lo que supone la musculatura de la parte profunda del tronco… Todo ese trabajo de fuerza es el que ahora mismo es la base de la preparación física. Hace unos años quizás era la resistencia la capacidad física que más se trabajaba, y ahora la fuerza es la que te ayuda a realizar un gesto rápido, a no lesionarte, a poder seguir evolucionando como jugador, a poder aguantar los contactos. Es parte de la grandísima evolución que ha sufrido la preparación física en los últimos años.

– Son muchos los jugadores con los que has trabajado, pero si se trata de destacar a uno físicamente, ¿con cuál te quedarías?

– Es difícil ya que yo tengo la grandísima suerte de poder trabajar con la crème de la crème. Tengo a los mejores jugadores de Europa y algunos del mundo. Trabajo con gente extraordinaria. Hay físicos absolutamente increíbles: Serge Ibaka, José Calderón (para ser un jugador con rasgos europeos y no tan americanos, es un jugador con un gran físico), Pau Gasol también tiene un físico impresionante, Llull tiene unas características de potencia absolutamente impresionantes. Son las características de los que pueden sobresalir un poco más. Gente alta que tiene características especiales y gente pequeña que también se acerca mucho a los parámetros que puede haber en la NBA.

– Una característica de la preparación física en el baloncesto es que se trabaja con jugadores muy diferentes. Desde jugadores de 1. 90 hasta algunos que sobrepasan los 2.10. Tiene que ser entonces una preparación muy diferente y personalizada.
– Así es. Evidentemente no le puedes exigir lo mismo a un jugador como puede ser Felipe Reyes que llegue a hacer lo que Sergio Llull. Cada uno tiene una tipología, y esa tipología tiene sus ventajas y sus inconvenientes (espalda, rodillas…). Parte de la evolución ha sido eso, el no dar el mismo planteamiento a un jugador pequeño con un gran tren inferior, que a un jugador grande con un problema de gran musculatura, también con diferencias de coordinación. A cada uno intentamos hacerle un traje a medida, aunque también hacen cosas en común, intentamos que cada uno tenga individualizado el trabajo.

– Aunque veamos a los jugadores muy bien preparados, con los mejores fisioterapeutas y médicos detrás. En un estado casi siempre de muy buena forma. La competición a ese nivel en baloncesto, ¿es sano?
-El deporte a altísimo nivel no es sano, porque te obliga a hacer esfuerzos en los que no se respetan los parámetros de recuperación. Todos los jugadores saben que el baloncesto es su profesión, y como en muchas otras profesiones hay una parte que no es del todo sana. De hecho, un jugador con 15 años de baloncesto profesional, ya es una trayectoria bastante longeva. Mientras que en otras profesiones puedes estar trabajando muchos más años. Evidentemente someter al cuerpo a muchos saltos, a muchos contactos y a muchas carreras pues al final pasa factura. La preparación física te ayuda a proteger al cuerpo de todos esos esfuerzos extra llevados al límite, para poder alargar también tu vida deportiva. Ese es quizás el por qué de la preparación física.

  Compartir en Facebook
Fecha | 31.08.2012 17:17

Recomendamos