Cargando Cargando...

Oklahoma – Dallas, mucho más que una revancha

Dirk Nowitzki y Kevin Durant./ Getty Images

Conocidos los emparejamientos de la primera ronda de los play off, todos y cada uno tienen su miga, y más o menos corteza según cada cual, pero a mi juicio, y con permiso del glamuroso Miami-New York, hay uno en el Oeste que destaca sobre los demás: el Oklahoma – Dallas no sólo se presenta como la revancha de la final de conferencia del año pasado, sino que quizás pueda marcar no poco el devenir de las siguientes rondas.

Ya imagino que más de uno me llamará exagerado. Con la temporada que han hecho los Mavericks… Bien, pues yo sé de varios que aún cuando su perezoso arranque de temporada, a finales de diciembre, estaban segurísimos de que este año repetirían anillo. Aunque ese pueda ser el único argumento, se agarran a que el año pasado fueron terceros de conferencia y luego se llevaron por delante todo lo que les salió al paso, incluidos los City Thunder.

Hay que decir que la temporada de los de Scott Brooks ha sido prácticamente impoluta. Se han confirmado como un equipo sólido, homogéneo y profundo en torno a una referencia, Kevin Durant, quien sin la cresta mediática de otros gallos de la Liga, lleva años edificando su prestigio a base de hechos. Máximo anotador de la fase regular, podría haber sido perfectamente MVP.  Sólo al final no ha podido Oklahoma mantener el liderato en el Oeste ante San Antonio, y es que su último mes ha sido el más flojo, con un 8-7 de balance a favor.

Cabe pensar si han llegado justos de fuerzas, si por el contrario las han ahorrado viéndose en posición franca, o si les puede pesar verse con serias aspiraciones de hacer algo importante. Hay quien no le tiene miedo a ser campeón hasta que se lo plantea. Y a lo mejor estos han empezado a oler gloria, ya desde lo del año pasado, y viene el momento de la verdad.

Los de Rick Carlisle, en cambio, tuvieron más tiempo que ningún otro campeón para disfrutar su título, a cuenta del lockout. Claro, luego la resaca ha sido mayor en Dallas, aparte de que aquel bragado equipo que arrasó en el rush final -sólo cedió cinco partidos en todas las rondas- había sufrido cambios sensibles, fundamentalmente la marcha de Tyson Chandler, y por ejemplo el fichaje de Lamar Odom ha salido absolutamente rana.

Si su inicio de temporada fue vacilante, macilento, en enero tomaron velocidad de crucero y ya se instalaron cómodamente en el grupo de aspirantes. Su último mes de competición también ha sido flojo, 5-6, pero quién sabe si dejándose ir. No cabe duda de que confían mucho en su experiencia y en su poderío en el cuerpo a cuerpo. Sobre todo Nowitzki, a quien estos retos parecen gustarle tanto como a Clint Eastwood que le alegraran el día. De lo que estoy seguro es de que en el American Airlines Center nadie duda que van a pelear por el segundo anillo.

Pues ya veremos, pero el choque es para no perdérselo. Y mi impresión es que el que gane va a salir muy reforzado en su autoestima y en la legitimidad de sus aspiraciones. Con permiso de los Lakers, que teóricamente esperan en el siguiente envite, o de San Antonio, que va por el otro lado, que a nadie le extrañe si de este cruce sale el campeón de la Conferencia Oeste. Ya lo he avisado.

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

@EnriquedePablo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Dallas Mavericks

Continúa la conversación: Foro de los Dallas Mavericks

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

  Compartir en Facebook
Fecha | 27.04.2012 17:23

Recomendamos