Cargando Cargando...

Oklahoma, el equipo de Gica Craioveanu

Kevin Durant #35, Russell Westbrook #0 y James Harden #13./ Getty Images

Ningún Draft fue tan seguido en España como el de 2009. El interés radicaba en Ricky Rubio y en sus posibilidades de encaramarse a un puesto de honor, tal y como hizo Pau Gasol ocho años antes. Se especulaba incluso con que Ricky consiguiera el número #1 aunque ello fuera realmente complicado. Algún tiempo antes del evento se dedicó espacio al asunto en el programa de Onda Cero Al primer toque. Conducía Ángel Rodríguez y llevaban la voz cantante Pepe Catalina y Antoni Daimiel. Gica Craioveanu andaba por allí -aunque fuera comentarista de fútbol- y cuando comenzaron a elucubrar con los puestos en la lotería del Draft y el destino de Ricky, le preguntaron en broma que con qué equipo iba él, que cuál prefería. Craioveanu contestó con otra pregunta: “¿Cuál es el peor equipo de la Liga?” Le contestaron que Oklahoma, por ejemplo. “Pues ese será mi equipo a partir de ahora”. Casi cuatro años después, la apuesta filantrópica y extravagante se ha convertido en una inversión segura, una realidad temible en la NBA. Cosas.

James Harden./ Getty ImagesOklahoma no fue el peor equipo en la 2008/2009 –ese dudoso honor lo ostentó Sacramento– pero sin duda era una cenicienta por entonces. Bien mirado, no obstante, su marca de 23-59 no fue del todo mala para ser un equipo en pañales. Levantada con fenicias intenciones de los restos de los malogrados SuperSonics, el equipo de Carlesimo y tras poco de Scott Brooks se ha hecho mayor en tiempo récord. Creció al calor del superdotado Kevin Durant y haciendo buenas las rentas de otras varias magníficas adquisiciones en el Draft (Westbrook, Harden, Ibaka). Se une un trabajo de traspasos impecable (Perkins, Sefolosha, Cook, Collison) y el resultado es un pequeño milagro que ha cogido del gaznate a un irregular y envejecido Oeste. Hoy sólo Miami y Chicago parecen capaces de parar a los Thunder, crecientes como una fuerza de la naturaleza e inevitablemente poseedores, tarde o temprano, del ansiado anillo.

Mientras lo hacen o no Gica Craioveanu saca pecho cada vez que puede. El bambino no entiende de baloncesto, claro, pero su profética elección le da razones de sobra para presumir. La realidad es que su equipo es la franquicia más pujante de los últimos años, un convidado joven y descarado al que ahora todo el mundo respeta. En poco tiempo el mendigo se ha convertido en caballo ganador y ahora todos quieren subirse a un carro que algunos ‘descubrieron’ hace tiempo. Si Westbrook y Durant se atienen a razones y trabajan como buen matrimonio, Gica Craioveanu tendrá más razones que nunca para lanzar su habitual pregunta: “¿Cómo van mis Thunder?”. Él, que no sabe lo que es el Draft.

@CarlosZumer

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

  Compartir en Facebook
Fecha | 02.03.2012 20:32

Recomendamos