Cargando Cargando...

Oscar Robertson

¿Cuáles fueron sus inicios?

Oscar Robertson nació el 24 de noviembre de 1938 en Charlotte (Tennessee). Sin embargo, su infancia trascurriría en un deprimido barrio negro de Indiana en el que nacería su pasión por el baloncesto. El instituto Crispus Attucks fue el lugar donde Robertson pulió la técnica que había adquirido en las calles, apoyado por los conocimientos del técnico Ray Crowe. Allí ganó los títulos estatales en 1955 y 1956, y fue nombrado “Mr. Indiana” en su año sénior, exhibiendo ya una sorprendente capacidad anotadora. La Universidad de Cincinnati fue el siguiente destino para el base. Como primer jugador negro de la historia de los Bearcats, disputó dos Final Fours y rompió numerosos récords, siendo máximo anotador de la NCAA, All-American y Jugador del Año en tres temporadas. La discriminación que sufrió en esos años a causa del color de su piel le convertiría para siempre en un incansable defensor de la igualdad entre razas antes de capitanear junto a Jerry West el combinado estadounidense que en 1960 se alzó con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma.

¿Quién fue en la NBA?

Elegido por los Cincinnati Royals en el número uno del Draft de 1960, Robertson causó un impacto inmediato en su primera temporada en la NBA al convertirse en Rookie del Año, liderar el apartado de asistencias y llevarse el MVP del primero de los doce All Stars consecutivos en los que participó. En su segunda campaña el base promedió un triple doble y metió a los Royals en los Playoffs. Un año después el equipo caería en la final de división tras siete partidos frente a los poderosos Boston Celtics. El polivalente Robertson se llevaría el MVP de la temporada regular 1963-64, pero de nuevo los Celtics se interpondrían en la posibilidad de disputar la final. La versatilidad, el estilo y el acierto del apodado como “Big O” lo convirtieron en uno de los favoritos de los aficionados, pese al dominio sobre el juego que en esa época ejercían pívots como Wilt Chamberlain o Bill Russell. La segunda parte de la década de los 60 no fue demasiado brillante en resultados para los Royals, que comenzaron a ausentarse de los Playoffs con Robertson en el momento álgido de su carrera. Antes del inicio de la temporada 1970-71, las discrepancias entre Robinson y Bob Cousy, entrenador de los Royals desde la temporada anterior, motivaron el traspaso del base a los Milwaukee Bucks entre el desconsuelo de los fans de Cincinnati. En los Bucks, Robertson, a sus 31 años, se unió al jugador del momento, el joven pívot Lew Alcindor (después Kareem Abdul-Jabbar), para conseguir esa misma temporada su gran objetivo: el anillo de campeón. Aquel equipo de ensueño firmó un fantástico balance de 66-16 en la temporada regular y llegó lanzado a las finales, donde barrió a los Washington Bullets de Wes Unseld en cuatro partidos. Robertson aún jugaría otras épicas finales con los Bucks en 1974. De nuevo los Celtics, con un inspirado Dave Cowens, se cruzarían en el camino para frustrar sus esperanzas de conseguir un segundo anillo tras un memorable séptimo partido, el último de la brillante carrera de “Big O”. Pero Robertson no es recordado únicamente por su inmensa calidad y versatilidad, ni por los 26.710 puntos que le sitúan como el décimo anotador histórico de la NBA. Su legado también ha quedado reflejado fuera de las canchas desde 1970, cuando, como presidente de la Asociación de Jugadores, lideró el movimiento sindical –conocido como la “Oscar Robertson Suit”- que cambiaría para siempre la liga al fusionarla con la ABA, así como las políticas respecto a las elecciones del Draft, los derechos de los agentes libres y los salarios de los jugadores. Robertson es miembro del Hall of Fame desde 1980 y fue incluido en la lista de los 50 Mejores Jugadores de la Historia de la NBA en 1996. Además, el trofeo que premia al mejor jugador universitario de la temporada lleva su nombre.

¿Dónde está ahora?

Tras su retirada, Robertson siguió trabajando para mejorar las condiciones de vida de los negros en Indianápolis mediante la construcción de viviendas de precios asequibles y continuó siendo crítico con aquellas políticas que afectan negativamente a las minorías. Actualmente posee una tienda de madera en Cincinnati y reparte su tiempo libre jugando al tenis y al golf, sin descuidar su principal afición: la carpintería. Además, es habitual verle presenciando los partidos de su antigua universidad.

  Compartir en Facebook
Fecha | 29.02.2012 20:49

Recomendamos