Cargando Cargando...

Pata Negra

José Manuel Calderón, base de los Toronto Raptors./Getty

¡Qué sí! Que a mí también me está maravillando el temporadón de Ricky Rubio en su debut en la NBA. Que me alegra enormemente y es un ¡zas! en toda la boca a aquellos que se encargan de potenciar la fama de España como país exportador de envidias y celos. ¡Que sí! Que yo era de los que pensaba que, por su manera de jugar, iba a sentirse más cómodo allí que aquí. Pero hoy me gustaría centrarme en la figura de otro de los españoles que juega en la mejor liga del mundo: José Manuel Calderón Borrallo. Quizá menos mediático que Pau, Ricky o Rudy, la carrera del extremeño merece el reconocimiento público de los que amamos este deporte que se juega con las manos y no con los pies (estos solo sirven para dar patadas e incluso algunos son capaces de dar coces…). Calderón es de esa clase de personas que a simple vista ya te da buenas sensaciones, hasta se le podría catalogar de buen tipo sin conocerlo. Mirada clara y sonrisa sincera tras ese protector bucal ya tan característico en él. Y siempre sin salirse del tiesto, ni una palabra más alta que otra. Verlo entrenar como un chaval junto al filial del FC Barcelona durante el reciente lockout afianzó mi idea de cómo es este jugador y de cuánto le importa su trabajo.

Calderón se eleva con su estilo./ GettyA diferencia de otros españoles en la NBA, la carrera del de Villanueva de la Serena (qué recuerdos de aquel equipo de Liga EBA a finales de los 90) no ha sido meteórica ni tan seguida por los medios de comunicación, sino que se ha ido curando poco a poco, como un buen jamón ibérico de bellota. Y no es que su trayectoria previa haya estado exenta de éxitos ni reconocimientos personales, pero quizás su ruido mediático haya sido menor al de sus compañeros de selección. Pronto se fijaron en él desde Vitoria, plaza no fácil del baloncesto español. Luego, cesiones a Alicante y Fuenlabrada, lugares ideales a la postre para jugadores con talento y hambre de baloncesto (véanse los ejemplos de Pablo Prigioni, Gustavo Ayón o el fugaz Bismack Biyombo). En su regreso a la capital alavesa acabó de explotar, ganando una Copa del Rey y logrando un meritorio subcampeonato de Euroliga. Y de ahí a la NBA como agente libre, sin ser drafteado y convirtiéndose por aquel entonces en el cuarto español en jugar al otro lado del charco. Las giras de la selección española de cada verano y sus participaciones en Eurobasket, Mundiales y Juegos Olímpicos nos han permitido verlo cerca de casa y poder admirar sus cualidades y su capacidad de liderazgo. Sin ningún tipo de duda, de no haber coincidido en el tiempo con la misma camada de jugadores que comandan Gasol y Navarro hubiera liderado el equipo nacional.

Soy de los que piensa que por capacidades físicas y por las meramente baloncestísticas `Calde´ ha estado y está capacitado para liderar grandes proyectos baloncestísticos. Quizá su situación a día de hoy en Toronto no es la más idónea, pero sus números no engañan y su implicación con el grupo está fuera de toda duda. Quién sabe si un traspaso le podría abrir la puerta a un proyecto deportivo más sólido y motivante. Se lo merece. Pero hasta que ese momento llegue el jugador extremeño seguirá siendo un ejemplo dentro y fuera de las canchas, jugador modélico por su comportamiento y un seguro de vida a la hora de encomendarle la responsabilidad de manejar el timón de los Raptors o del combinado nacional (¡que sí, junto a Ricky Rubio!). Y como vivimos en el país que vivimos, solo cuando este jugador se retire –esperemos que sea más tarde que temprano- se le reconocerá su trayectoria. Ahí estarán las miles de asistencias y partidos jugados en la NBA, las medallas con la Selección Española… José Manuel Calderón Borrallo, jugador de raza, todo un Pata Negra.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Toronto Raptors

Continúa la conversación: Foro de los Toronto Raptors

  Compartir en Facebook
Fecha | 11.01.2012 11:15

Recomendamos