Cargando Cargando...

Pau nos ha malacostumbrado

Pau Gasol./ Getty Images

En el momento de escribir estas líneas, los usuarios de Basket4us.com se decantan por el aprobado en la encuesta en la que se pide una valoración a la temporada de Pau Gasol. Estoy de acuerdo.

Pau es el “líder” de los españoles en la NBA. Fue el segundo en aterrizar en la mejor liga del mundo, muchos años después de que el gran Fernando Martín abriera la veda. Es él el (bendito) culpable de que en España podamos presumir de tener a un jugador que sabe lo que es ganar un anillo. Es uno de los estandartes del deporte español y sentimos como nuestras sus victorias y sus derrotas.

Uno puede ser incondicional del equipo NBA que sienta, puede haber seguido el basket desde siempre y no dar importancia a los éxitos y fracasos de sus compatriotas. Pero Pau y, en lo sucesivo, los Calderón, Rudy, Ricky… consiguieron que en España muchos se envenenaran con el mejor baloncesto del mundo. Y, sin caer en el error de guiarnos únicamente por banderas, de alguna manera nos representa, y es la imagen de ese orgullo patrio que a veces a todos nos sale.

Gasol llegó a la NBA en 2001, a unos Memphis Grizzlies que a muchos aquí en España les sonaban a chino. Y, aunque en ese equipo no podría aspirar a algo grande, confiábamos en él. Pensábamos que sería capaz de darse a conocer, hacerse notar, demostrar en EE.UU. que no estaba ahí por casualidad, y que el gran jugador que había sido en el Barcelona no se iba a quedar en promesa de estrella. Y así fue. De Tennessee, nos mudamos a California.

Ahora, 4 años después del cambio, y dos anillos con los Lakers, Pau nos ha malacostumbrado. Nos parece poco que diga adiós a la temporada sin alcanzar las finales. Es un mito en este país, una referencia mundial del deporte español. Alguien a quien exigimos más y más y que, si no llega al menos al último peldaño de la escalera al anillo, nos hace pensar que su temporada no merece más que un aprobado raspado.

Serge Ibaka, Jordan Hill y Pau Gasol./ Getty ImagesUna media de 17.4 puntos, 10.4 rebotes y 3.7 asistencias, en la línea de sus anteriores temporadas, incluso mejorando algunos de sus números. No ha sido en absoluto un mal año en lo individual, pero los Lakers dicen adiós de nuevo a la lucha por el anillo. Hay un español que nos hizo sentir orgullo cuando ganó su primer anillo y del que esperamos todo cada año. Pau sabe perfectamente cuál es la lacra de la grandeza, porque la sufre, y es que el que es grande, nunca se puede permitir el lujo de no llegar a lo más alto.

Siempre nos quedará Ibaka

@MariaCarbajo

  Compartir en Facebook
Fecha | 22.05.2012 14:50

Recomendamos