Cargando Cargando...

Pequeños guerreros

Anderson Varejao./ Getty Images

Acaba de comenzar la sexagesimoséptima temporada de la NBA, la primera que contará con los oficiales 82 partidos después de que el lockout redujera a 66 encuentros la pasada campaña. Los focos se centran en los equipos de siempre: Miami Heat (actuales campeones), Oklahoma City Thunder, Chicago Bulls, Boston Celtics, San Antonio Spurs y Los Angeles Lakers.

Las estrellas siguen siendo las del año pasado, aunque éstos cambien de equipo. A la popularidad de Kobe Bryant hay que sumarle la de Dwight Howard. Dos superestrellas en el mismo equipo, como la dupla LeBron James/Dwyane Wade, Kevin Durant/Russell Westbrook, Joe Johnson/Deron Williams, Crish Paul/Blake Griffin o Carmelo Anthony/Amar’e Stoudemire. Las miradas están siempre focalizadas en las mismas personas, en aquellas quienes tienen las mayores responsabilidades. Son los que tienen los mejores contratos del equipo y los que más minutos juegan. Pero todo el mundo sabe que ellos solos no puede ganar un campeonato. Ahí entran los “pequeños guerreros”.

Viendo el partido inaugural entre Washington Wizards y Cleveland Cavaliers me acordé de LeBron. No por sus espectaculares partidos que hizo en el estado de Ohio, sino por el gran partido que hizo Anderson ‘The Chosen 2’ Varejao: 9 puntos, 23 rebotes, 9 asistencias y 2 tapones. Nadie hacía estos números en un partido de inicio de liga desde Wilt Chamberlain en octubre de 1967.

Viendo a éste jugador me acordé de esos jugadores que son fieles trabajadores de las superestrellas de la NBA. Son jugadores que se han ganado a pulso cada minuto y cada dólar. Son jugadores que siempre aportan algo, y es que se pasan casi toda su carrera trabajando por y para su equipo.

Micheal Beasley y Luis Scola./ Getty ImagesY no, los “pequeños guerreros” no son los típicos secundarios famosos de los equipos. Un secundario famoso sería, por ejemplo, Michael Beasley, pero el “pequeño guerrero” podría ser ahora mismo Luis Scola. Son jugadores que están tanto a la disposición del equipo/entrenador como para la misma superestrella. Suelen acostumbrar a estar fuera de los focos, pero eso no significa que no tengan responsabilidades dentro del equipo. También pueden ser secundarios y trabajadores al mismo tiempo, como Pau Gasol.

En todo esto hay una cosa clara: gente así enriquece tanto al equipo como a la liga. Y aunque no siempre sobresalgan en las estadísticas, siempre están aportando. Porque eso, son… pequeños guerreros.

@Aitzol5

  Compartir en Facebook
Fecha | 29.10.2012 21:41

Recomendamos