Cargando Cargando...

Por qué no veo a Miami

LeBron James #6, Chris Bosh #1 y Dwyane Wade #3./ Getty Images

Para unos era el gran favorito antes de empezar, para otros candidato fijo a las finales, quien más y quien menos les tenía y les tiene como uno de los equipos referentes de esta liga. Y no cabe duda que Miami Heat es de esos equipos que siempre deben estar ahí. Pero sinceramente, no les veo para llevarse el anillo este año. Lo escribo ahora para que luego, si suena la gaita, nadie se acuerde y no me repasen este artículo por las narices. No, en serio, recuérdenmelo y atícenme si llega el caso, que para eso estamos.

Parto del último partido en Chicago. Que en una cita importante tus tres bastiones fundamentales hagan los siguientes números: LeBron James, 30 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias; Chris Bosh, 20 puntos, 8 rebotes; y Dwyane Wade 21 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias. Y no ganes el partido… Enfrente, la gran figura del equipo rival, Dereck Rose, lastrado por la inactividad, anotó una canasta de trece intentos. Y sin embargo los Bulls se llevaron el partido. Eso sí, con cinco hombres en dobles dígitos.

Se dice, en cualquier deporte, que un equipo grande –quiero decir campeón- cuando está bien arrasa, y cuando tiene el día malo, no pierde fácilmente y a veces hasta termina llevándose el gato al agua. Por el contrario, los equipos que llamamos menores necesitan estar muy bien para ganar, y cuando no, ya saben lo que les toca. Miami es un equipo grande que depende de sus estrellas, eso es perfectamente normal, y las estrellas pueden tener sus momentos y sus tardes. Pero si el día que están razonablemente bien no basta, es que algo falla.

Luego están los puntos y la calidad de los puntos. No voy a hacer sangre del tiro libre que falla LeBron, que muy posiblemente hubiera evitado la prórroga, y ahora estaríamos hablando de otra cosa. Luego te clavan un triple, accidentes del baloncesto. Pero que en el tiempo suplementario te vengas abajo y te metan de diez… Un poso de fragilidad sí hay en ciertas actuaciones de este colectivo.

Dwyane Wade #3 y LeBron James #6./ Getty Images

Hay equipos que llevan el sello de campeones y lo demuestran hasta el día que les están dando la del pulpo. Y otros llevan la marca del fracaso en la frente. De la temporada de Miami hasta hoy habla su balance 40-17, su segundo puesto indiscutible en el Este, su salida fulgurante allá por diciembre, su mes de febrero casi impoluto. Pero justo cuando se agranda la sombra de los play off, cuando se presienten que los partidos “de pierde y paga” (José Ramón Trecet dixit), parece que llegan las dudas. Parece que sobreviene el recuerdo de las finales del año pasado. Y ni Wade parece ya ese jugador tan fiable en las grandes ocasiones.

Es sólo un pronóstico, pero me da que para los Heat el primer cruce en los play offs va a ser eso, crucial. ¿Será contra Philadelphia, New York? Principalmente será contra sí mismos. Nada que ganar, porque todo el mundo espera verles qué menos que en la final de conferencia; todo que perder, porque vendrían a confirmarse todas las sospechas. Y esa carga te queda para siempre y es muy difícil de sobrellevar. No obstante, pasar ese primer escollo, y hacerlo con autoridad, quizás reforzaría la autoestima y la autoridad de los de Spoelstra. Y la de Spoelstra, claro está.

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

@EnriquedePablo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Chicago Bulls

Continúa la conversación: Foro de los Chicago Bulls

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Miami Heat

Continúa la conversación: Foro de los Miami Heat

  Compartir en Facebook
Fecha | 13.04.2012 18:33

Recomendamos