Cargando Cargando...

Quien bien te quiere te hará sufrir

Kobe Bryant y Manu ginobili./ Getty Images

Conocen perfectamente a los integrantes de la selección de Estados Unidos. Entrenan y juegan con y contra ellos todos los días y compartiendo sus mismas canchas se han convertido también en estrellas globalmente reconocidas. Sin embargo, los sentimentalismos no tienen cabida en Londres. Este domingo arranca la competición masculina de baloncesto y muchos son los jugadores de la NBA que quieren evitar el reinado de los norteamericanos en la competición. Sin ir más lejos, España -teórica segunda favorita- tiene entre sus filas hasta ocho hombres que militan o han militado en aquella liga. Tantos como Francia por los cinco de Argentina y Brasil.

La ‘canarinha’ -con Barbosa, Splitter, Varejao, Hilario y el azulgrana Huertas– fue el conjunto que más hizo sufrir a los pupilos de ‘Coach K’ en el pasado Mundial de Turquía. Mientras, la albiceleste pasó a la historia como la primera selección que derrotó a una USA formada por NBAs, y aunque de ello hace justamente una década Ginóbili y Scola siguen siendo tan decisivos como entonces. Y qué decir de ‘la Roja’, quien pese a la abultada derrota del pasado martes confía en repetir las prestaciones que lució en la final de Pekín.

Pau Gasol y LeBron James./ Getty Images

La globalización de la NBA ha acortado mucho las distancias entre dos baloncestos, separados por años luz hasta no hace tanto, y los espectadores lo agradecen. Y es que por buenos y hábiles que sean los jugadores estadounidenses, resulta poco entretenido verles machacar a un rival tras otro sin la más mínima oposición, pues eso acaba ‘matando’ el espectáculo.

Afortunadamente, la competitividad ha hecho decrecer esta tendencia y seguro que en Londres disfrutaremos de ello. La magia de baloncestistas como Batum, De Colo, Luol Deng o nuestro Pau nada tiene que envidiar a la de las estrellas norteamericanas, y la presencia de Yi Jianlian o Al-Farouq Aminu en equipos como China o Nigeria hacen ‘menos imposible’ una eventual sorpresa. Así que desde este domingo sentémonos cómodos en el sofá y pasémoslo bien, agradeciéndole a la NBA que un día decidiera abrir sus fronteras para que ahora tengamos la ilusión de hacer algo grande frente a sus jugadores.

@fdharo

  Compartir en Facebook
Fecha | 28.07.2012 20:24

Recomendamos