Cargando Cargando...

Renew Orleans Hornets

New Orleans Hornets./ Getty Images

Meses después de la tremenda catástrofe que supuso el paso del huracán Katrina por la ciudad de New Orleans, una primera oleada de habitantes de la ciudad que se habían exiliado por el desastre volvió a la que siempre había sido su casa. Los vecinos que se negaron a dejar NOLA y se empeñaron en levantarla nuevamente les recibieron con una marcha cargada de fiesta y música (como no podía ser de otra forma en la ciudad de Louisiana). Aquel movimiento para volver a dotar de forma a NOLA se conoció como ‘Renew Orleans’. Pues bien, salvando las distancias y sin querer frivolizar con el título de esta columna más allá de la lejanísima comparación, los Hornets están pasando por una situación similar. La próxima temporada será la de ‘Renew Orleans Hornets’.

Después de una temporada complicada y compleja, aunque con un final bastante dulce en cuanto a resultados, juego y sensaciones, los Hornets tienen por delante un futuro totalmente distinto a lo que han podido vivir este año. La franquicia por fin encontró dueño hace unas semanas y ya no está bajo el amparo de la propia NBA. Tom Benson será la mano que controlará el devenir de un equipo de New Orleans, que cambiará inminentemente de nombre, logotipo y rumbo. Hay que sacar provecho al contrato que une a la franquicia con la ciudad de New Orleans hasta 2024, de la celebración del All Star Weekend de 2014 y la llegada de todo un hombre de negocios cercanos al deporte como Benson (dueño también de los New Orleans Saints de la NFL) parece ser el mejor comienzo.

Tom Benson./ Getty Images

La ciudad del jazz, de la diversión, del desenfreno, de lo alocado, con porcentaje altísimo de personas que se llaman unas a otras baby y muestran cercanía entre sí y para con sus visitantes va a poder verse reflejada nuevamente en su equipo de baloncesto. El base titular de los Hornets, Greivis Vasquez, me comentaba que uno de los problemas de la franquicia era que no tenían dueño. Por este motivo era imposible saber qué rumbo se buscaba para un futuro y el camino por el que se iba a marchar. Ahora todo eso ha cambiado, y al igual que la propia NOLA, los Hornets (o como se vayan a llamar en un futuro) sólo pueden mirar hacia adelante con optimismo y esperanza.

Tienen una buena base de jugadores jóvenes sobre los que cimentar otra vez un equipo que luche por los playoffs. Algunos de ellos ya han tomado las riendas del equipo esta temporada y otros hasta se han convertido en gratas sorpresas de la NBA, como el caso de Jason Smith. Si a esto le sumamos veteranos como Emeka Okafor, que esta temporada han estado fuera por las lesiones, y la adquisición de algún que otro conocido de la Liga, el joven pero aplicado entrenador Monty Williams podría tener un buen material para dar forma a su pizarra.

Gustavo Ayón y Greivis Vasquez./ Getty Images

La época de Chris Paul y David West, con todos los éxitos que ésta llevó consigo, ya quedó atrás. Es momento de pasar página y aprovechar lo que se tiene ahora. Nuevo propietario y nuevas ideas… y mucho material con el que vender un producto más que interesante. El ‘Latin Power’ formado por Greivis Vasquez y [jugador]Gustavo Ayón[/jugador] tiene mucho tirón, la renovación del italiano Marco Belinelli sería un paso de gigante, la continuidad de un técnico cercano a la plantilla un valor añadido… y el lavado de cara a una franquicia que no puede vivir siempre de los recuerdos del pasado sino que debe mirar hacia al futuro una necesidad para que New Orleans vuelva a estar otra vez en el mapa NBA. Todo apunta a que el grito de guerra de lo ‘Who Dat!’ de los Saints pronto se va a adaptar al basket con un ‘Hoop Dat!’ que no tardará en llenar las calles de la ciudad más liberal y marchosa de todo Estados Unidos.

@AntonioGil_SOSE

  Compartir en Facebook
Fecha | 23.04.2012 08:13

Recomendamos