Cargando Cargando...

Spaghetti Basket (III): El Bueno, el Feo y el Malo

Ricky Rubio./ Getty Images

Sigue sin alcanzarse el ansiado acuerdo y el panorama para jugadores y franquicias sigue muy confuso. Por lo pronto parece que se van a cancelar dos semanas más de competición. Y poco faltará entonces para que se dé por descartado que haya baloncesto NBA en lo que queda de 2011. A partir de ahí, cabe vislumbrar diversos escenarios y no menos papeles y papelones a jugar por unos y otros después de Navidad:

El bueno

En cuanto se supiera –aunque no creemos probable- que se cancela toda la temporada NBA, la mayoría de los jugadores europeos van a desembarcar sin duda en equipos europeos para disputar la media temporada que quede. Eso puede a lo mejor desequilibrar las ligas nacionales, pero lo que augura es una Euroliga apasionante, un fenómeno bastante similar al del último Eurobasket. Porque es de suponer que tales estrellas preferirán jugar esa competición. Ya están Rudy, Kirilenko o Batum, entre otros, pero entrarían en liza casi todas las estrellas.

Fran Vázquez./ Getty ImagesClaro, asusta el Barça, que casi con toda seguridad contaría con Pau Gasol, a lo mejor con Marc –miren, de eso no estoy tan seguro- y muy probablemente con Ricky Rubio. Bueno, asustados en realidad estarán tanto los rivales como los propios pivots blaugrana, que hoy por hoy entrenarán muy sonrientes con los dos hermanos pero en el fondo estarán pensando “vale forasteros”, ¿pero cuándo se acaba esto y os vais para vuestro Memphis y vuestro L.A.? Porque como al final entren en el equipo, esa zona va a ser muy pequeña para los seis, ¿verdad Fran?

Por lo demás, ¿dónde recalaría Calderón? Dicen que para cuando termine su periplo americano lo tiene apalabrado con el Real Madrid. ¿Pero ahora también?

El feo

Lo que no parece tan claro es qué pasará con las estrellas americanas si no hay liga. Mucho se habla pero poco se traduce en hechos. Salvo que se trate de países y clubs altamente extravagantes, no hay dinero para pagarles por media temporada completa, y encima a ver quién se arrima con los seguros. Y luego que te gastes los dos riñones y a la hora de jugar estos se impliquen. Para pensárselo.

Lo de Kobe en Italia parece haberse quedado en el sueño de una noche de Bolonia. Pero no cabe descartar que, confirmada la cancelación de la temporada, la imaginación y sobre todo el aroma a negocio den lugar a genuinos productos de Spaghetti Basket como aquel. Por el momento, lo que parece más firme es esa gira Globetrotters que discurriría por Puerto Rico, Londres, Macao y Merlbourne. El elenco de figuras es desmayante, pero no sé si nos sentaríamos a ver más allá del segundo partido.

El malo

De los escenarios malos, el peor es que si se cancela toda la temporada NBA, nos quedaremos con las ganas de ver tantas cosas, como acertadamente enumera un columnista de esta página. Y un año perdido podría resultar irrecuperable para quien más o quien menos.

Con una temporada capada, nos sabrá a poco pero por lo menos algo veremos. Lo que pasa es que ese escenario sería pésimo para algún club europeo, léase el Real Madrid. Para una vez que se hace, después de muchos años, con un jugador franquicia que resuelve partidos y que además engancha a la afición; que recuperada la continuidad en el juego vuelve a parecerse al mejor Rudy Fernández que se ha visto, el de su último año en La Penya. Pues mira por dónde, le habrá durado lo que un helado a la puerta de un colegio, y quién sabe si retornará la depresión a esa lánguida sección. Y entonces hablaremos de Spaghetti directivos, no lo duden. O de Florentino Western, un nuevo género.

Rudy Fernández y Dwight Howard./ Getty Images

  Compartir en Facebook
Fecha | 22.10.2011 16:10

Recomendamos