Cargando Cargando...

The Mask Mamba

Kobe Bryant./ Getty Images

Kobe Bryant se ha convertido en ‘The Mask Mamba’. La pasada madrugada tuvo que disputar el encuentro frente a Minnesota con una máscara protectora debido a la fractura que sufrió en la nariz en el All Star Game. Comprobando sus números parece que no le molestó demasiado ya que fue el MVP del partido con 31 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias, muy cerca de lograr un triple-doble.

En dicho choque frente a los Timberwolves acumuló otro récord más en su larga lista de hazañas, convirtiéndose en el 40º jugador de la historia con más partidos de NBA disputados, igualado con Danny Schayes que precisamente jugó entre otros equipos en los Lakers.

La lista de hitos no acaba aquí, ya que en el pasado All Star Game de Orlando consiguió proclamarse el máximo anotador de la historia de los All Star Game, superando a Michael Jordan entre otros. Además la pasada madrugada del 7 de febrero se convirtió en el quinto máximo anotador de la historia de la NBA, superando a su excompañero Shaquille O’Neal, el cual se rindió ante el. Lo logró en la ciudad de Philadelphia, la misma que le vio nacer y fue testigo del nacimiento de uno de los mejores jugadores de baloncesto de siempre. ¿Cuál es su límite?

Kobe te puede gustar más o menos, lo que no se puede obviar es que es un elegido. Juega como los ángeles, destroza a sus rivales y siempre da la cara. Pase lo que pase y vengan tiempos buenos o malos, da la cara. Es un líder puro, que por supuesto también tiene sus defectos, como el de abusar del tiro en ciertos momentos, pero hasta los más grandes cometen fallos.

Kobe Bryant, a sus 33 años, supera el nivel baloncestístico de sus compañeros de década como son Kevin Garnett con 35 años, Duncan con 35, Vince Carter con 35, Paul Pierce con 34 o Jermaine O’Neal con 33. Lo difícil no es alcanzar algo, sino mantenerlo. Kobe no solo ha alcanzado un juego espectacular, sino que lo mantiene e incluso mejora todavía día a día. No muchos pueden decir lo mismo, y tiene mucho que ver en ello su profesionalidad y su ambición para querer ser el mejor.

Estamos siendo testigos de la carrera de una leyenda viva del deporte de la canasta. En las eternas comparaciones de jugadores con el mejor de todos los tiempos, Michael Jordan, el nombre que siempre se escucha es el suyo. Hasta la propia leyenda de los Bulls ha reconocido que es el jugador más parecido a él. Si algo le caracterizaba al gran Michael Jordan era su competitividad y su capacidad de superación para poder jugar en las peores circunstancias, como en aquel 5º partido de las finales del 97 frente a Utah en el cual jugó con fiebre. Kobe tiene estas dos cualidades, unas ganas de vencer insaciables y la capacidad de competir en cualquier circunstancia.

Le da igual salir a la cancha con máscara que sin máscara, con problemas extradeportivos que no, siempre rinde y lleva a sus Lakers a lo más alto. The Black Mamba ahora será por unos días The Mask Mamba. Pero todo seguirá igual, se antepondrá a las dificultades y Kobe Bean Bryant continuará marcando una época en la NBA.

@CarlosCastro9

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Los Angeles Lakers

Continúa la conversación: Foro de los Los Angeles Lakers

  Compartir en Facebook
Fecha | 01.03.2012 19:02

Recomendamos