Cargando Cargando...

Todo vuelve a la normalidad

Philadelphia 76ers./ Getty Images

Y no, en este artículo no hablaré de Los Angeles Lakers. El pasado 30 de octubre, a las doce de la noche, pudimos asistir al inicio de la liga NBA 2013-2014. Era una fecha que todos estábamos deseando que llegase. Por unas horas nos mudamos hasta Indianapolis, al estadio Bankers Life Fieldhouse, casa de Indiana Pacers. Más de dieciocho mil personas fueron los afortunados de dar la bienvenida a la liga en directo. En frente, Orlando Magic. Y nosotros, pegados a una pantalla, Twitter en mano. Poco a poco se iba sumando gente a esta red social, los de siempre, y algún que otro rookie. Los datos sobre la Liga no cesaban. Era el turno de noche de la NBA en la red social del pájaro azul.

Rodney Mott, Pat Fraher y Matt Boland fueron los encargados de arbitrar el partido. Los titulares de cada equipo se dirigieron al centro de la cancha: Jameer Nelson, Arron Afflalo, Maurice Harkless, Jason Maxiell y Nikola Vucevic por parte de los Magic, y George Hill, Lance Stephenson, Paul George, David West y Roy Hibbert por parte de los locales. Mientras tanto, en Twitter se hacía la encuesta de quién iba a encestar la primera canasta. Yo voté por Jameer Nelson, por si colaba. Y  pasadas las doce, el balón fue echado al aire. Indiana ganó la posesión, y Paul George metió la primera canasta de la nueva temporada.

Y así se terminó la espera de más de cuatro meses, con nerviosismo y con muchas ganas de ver buen baloncesto. Empiezan las opiniones, las teorías, las estadísticas, las apuestas, los artículos, las quejas y las alegrías. Pero sobre todo, empieza la NBA. Ese día Indiana Pacers, Miami Heat y Los Angeles Lakers ganaron sus respectivos partidos contra Orlando Magic, Chicago Bulls y Los Angeles Clippers. Pudimos ver al novato Victor Oladipo, a Paul George, a LeBron James o Chris Paul. Pero la noche nos dejaba algo mucho mejor: la vuelta de Derrick Rose. El base natural de Chicago volvía a jugar un partido oficial 548 días después. Su actuación fue como la del champagne que va perdiendo fuerzas pasadas las horas. Atlético en las primeras jugadas, pero se notaba que no tenía ritmo de competición al final del partido.

Sus números fueron lo de menos, lo importante es que volvió. Y lo mismo pasó con Andrew Bynum, que ya ha vuelto también a las canchas después de haber pasado un año en blanco en Philadelphia 76ers. De momento promedia 13.8 minutos en los cinco partidos que ha jugado. Otro que ha regresado es Greg Oden, que llevaba 1.418 días sin jugar. El último partido que jugó fue un 5 de diciembre de 2009. Contentísimo que pueda volver a subir y bajar la cancha. Eso sí, aún no ha podido debutar con los Miami Heat. Pero lo hará.

Y mientras todo esto sucede, Indiana Pacers lidera la Conferencia Este, mientras que los San Antonio Spurs hacen lo mismo en la Conferencia Oeste. El balón ya ha echado a rodar, y las horas de dormir se han esfumado. Todo vuelve a la normalidad.

@Aitzol5

  Compartir en Facebook
Fecha | 10.11.2013 03:12

Recomendamos