Cargando Cargando...

Una buena decisión

Ricky Rubio, jugador de los Timberwolves./GettyAl fin se ha confirmado. Ricky Rubio jugará en el NBA la temporada que viene y creo firmemente que la decisión no puede ser más acertada. Y digo “más” refiriéndome a “cuál” es su decisión y a “cuándo la ha tomado”.

Siendo sinceros hay que reconocer que Ricky ha experimentado un frenazo preocupante en el último año, o año y medio. En el Mundial del verano pasado ya no fue él mismo, y durante esta temporada apenas se le ha visto, sus porcentajes en el tiro han bajado, reduciendo tanto sus aciertos como sus intentos, y ha terminado perdiendo el puesto de base titular del Barcelona ante la buena campaña realizada por Víctor Sada, gran base pero, que dicho con todos los respetos, no debe hacer sombra a Ricky en condiciones normales. Bajo cierto punto de vista, se podría pensar que si Rubio ha bajado sus prestaciones, lo lógico es que juegue en Europa y no en la NBA, donde hay más nivel y más exigencia. Pero esto es baloncesto y estamos hablando de Ricky Rubio.

Hablamos de un jugador anárquico, poco dado a las imposiciones tácticas de muchos entrenadores europeos y más cómodo bajo un estilo de juego rápido y sujeto a la improvisación y la fantasía, justo lo que ofrece (casi siempre) la NBA. A esto hay que añadir que los Timberwolves son un equipo algo más interesante que hace dos años. En Minnesota estarán ya deseosos de ver juntos a Ricky Rubio, a Kevin Love bajo los aros y la espectacularidad de Michael Beasley, y volver a épocas mejores, cuando el mejor Stephon Marbury y un tal Kevin Garnett ponían en pie a los aficionados “Wolves”.

Por otro lado hay que analizar el acierto de elegir marcharse ahora. El jugador, por increíble que parezca, quedándose en Europa podría acostumbrarse demasiado a ganar, aunque no juegue bien. Sin ir más lejos este año ha sido malo a nivel individual y a nivel de equipo ha ganado todas las competiciones nacionales. Es campeón de Europa, es campeón de ACB, es campeón de la Copa del Rey, etc…, y por si fuera poco, es medallista olímpico y campeón de Europa con la selección española. En 2009 no se marchó porque iba a una ciudad fría, a un equipo perdedor, y no las tenía todas consigo. Tuvo miedo de ser un caso parecido al de Sergio Rodríguez, que, con un talento increíble, tuvo demasiada prisa por marcharse, y ahora parece un jugador mucho peor que cuando se fue. Ahora, camino de los 21 años, nos encontramos con un base, con el mismo talento y explosividad que cuando fue drafteado, pero con un currículum que muchas leyendas europeas no consiguen en toda su carrera.

@DiegoCL11

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Minnesota Timberwolves

Continúa la conversación: Foro de los Minnesota Timberwolves

  Compartir en Facebook
Fecha | 23.06.2011 17:03

Recomendamos