Opinión

¿EuroPau o Liga Endesol?

el

Pete Mickeal y Pau Gasol se saludan en el partido FC Barcelona-Lakers de octubre de 2010./Getty

La disolución del sindicato de jugadores, la ruptura de las negociaciones y la sombra cada vez más cierta de una temporada sin NBA, convierten en imparable el movimiento que unos desean y la mayoría temen: Pau Gasol jugará en el Barça. Posiblemente también Marc, pero lo del hermano mayor estaría hecho en cuanto se confirme definitivamente la suspensión de la liga americana, creo que no sería hasta el 6 de enero. Vaya regalo de Reyes para algunos, pero vaya carbón para otros.

Invocando al Principio de Arquímedes, la irrupción del de Sant Boi en la Liga Endesa y en la Euroliga, tendría el efecto de un iceberg cayendo del cielo a plomo sobre el estanque del Retiro. Lo desean, básicamente, la ACB, los aficionados culés y muchos aficionados españoles que desean –y deseamos- disfrutar a nuestro gran Pau en nuestras canchas; lo temen, principalmente, los aficionados y los clubs rivales, algún que otro pivot azulgrana y los aficionados que anteponen la igualdad y la emoción al espectáculo.

Porque el efecto sería devastador. Ahí están los números del FC Barcelona en lo que va de temporada española y europea. Con el “refuerzo” de Gasol el mayor, me da que la mayoría de los equipos de un lado y de otro van a salir contra ellos intimidados, derrotados de antemano.

Es que hay una diferencia evidente. El Real Madrid ha fichado a Rudy y a Ibaka, los podrá tener hasta final de temporada, podrá traer a Calderón, a Dwight Howard por un mes y a Dirk Nowitzki, como se viene rumoreando con insistencia en las últimas horas. Pero no dejarían de ser agregados de lujo a un proyecto nuevo, empezado este año, un castillo en el aire, de torreones muy altos pero precario de base. Sería espectacular, sin duda, pero ¿con qué perspectivas? ¿Y para ser segundos? ¿Y para empezar otro proyecto el año que viene, este ya el de verdad, si es que lo es? El Barça, ya sin el de los Lakers, continuará con el suyo y recordará con placer lo vivido.

Por que el del Barça, y ahí radica esa gran diferencia, es un proyecto consolidado, que lleva tres años funcionando, una plantilla compenetrada, equilibrada y sin apenas fisuras. Y en la que Gasol –uno o los dos- se integraría sin ningún problema porque está en casa, porque conoce la forma de jugar y porque se habrá tirado casi media temporada entrenando con sus compañeros. De acuerdo que probablemente Fran Vázquez se montará un negocio de venta y alquiler de tractores, o mejor una pulpería; y si Nowitzki recala en Madrid, Carlos Suárez se podrá ir con él de socio. Pero los de Xavi Pascual se lo comen todo, el pulpo y los cachelos.

Porque no habría otra alternativa igual en Europa. Por mucho que Kevin Durant, el propio Howard u otros santones de aquella parroquia tuvieran a bien aceptar alguna de las forzadas ofertas que les lleguen desde Turquía, Rusia, Atenas, Tel Aviv o algún italiano, no será lo mismo. Difícilmente se lo tomarían más que como un pasatiempo, difícilmente esos equipos van a poder construir una alternativa sólida y convincente al poder que acumulará un Barça con Navarro, Sada, Eidson, Mickeal, N’dong… y Pau Gasol.

Hombre, entre los que están deseando que caiga esa bomba está la ACB, que por fin podría incrementar audiencias e ingresos, aunque fuera por medio año. Si lo hacen bien, claro, que son capaces de hacerlo mal otra vez. Y sí, un Madrid-Barça con todo eso sobre la cancha sería un clásico del siglo como los de fútbol, para no perdérselo. ¿Pues qué preferimos?

Enrique de Pablo
Blog: http://byenrique.wordpress.com

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU