Cargando Cargando...

¿Merece la pena?

Si se hiciese una encuesta ahora mismo, ¿qué porcentaje de aficionados recordarían que en la temporada 98/99 San Antonio ganó las finales, a los New York Knicks de Allan Houston, Latrell Sprewell y un Patrick Ewing en declive? Seguramente, la respuesta estaría en un porcentaje muy bajo, y mucho me temo que ahora, casi trece años después nos encaminamos directamente hacia la misma situación.

Oficialmente, ya se han suspendido las dos primeras semanas de competición, y las cifras (aproximadas, claro), en cuanto a pérdidas asustan. Hablamos de 100 partidos suspendidos; en salarios, los jugadores dejan de cobrar 128 millones de euros, de los que 21 millones son en concepto de televisión. En cuanto a ingresos por venta de entradas, se estima que las franquicias dejan de ganar cerca de 60 millones. A estos datos hay que sumar casi 150 millones que ha supuesto la cancelación de la pretemporada, y otras pérdidas, tales como merchandising, parking, comida o bebida… todo esto en 15 días. Unámosle lo que no reflejan los estudios, es decir, la mala imagen y el sabor a competición adulterada y descafeinada que quedará en el recuerdo de este año. Si jugadores y franquicias son lo que son, es gracias al aficionado que va al pabellón, al que compra la camiseta de su equipo, al que se sienta delante de la televisión y al que al día siguiente compra la prensa para conocer las declaraciones post partido de jugadores y técnicos, y se nos está privando de ello.

Situados en este contexto, cabe preguntarse, ¿merece la pena los extremos a los que están llegando por no dar nadie su brazo a torcer? Qué hombres hechos y derechos se junten en reuniones de mas de diez horas y no sean capaces de ponerse de acuerdo, resulta más que preocupante, y los aficionados se van desencantando con equipos y jugadores. ¿Vale la pena? Hace trece años, tuvimos una temporada que empezó 3 meses tarde, solo tuvo 50 partidos y no hubo All-Star. El resultado fue un año olvidado por casi todos (excepto en San Antonio, imagino). Espero equivocarme pero hacia eso vamos. Mientras, aquí sonreímos porque Rudy jugará mas partidos con el Madrid y Joan Creus se frota las manos cada semana que pasa y ve entrenar en el Palau a cierta pareja de hermanos. Es lógico, pero seamos sinceros. Esto no es serio.

@DiegoCL11

  Compartir en Facebook
Fecha | 12.10.2011 20:38

Recomendamos