Cargando Cargando...

¿Qué le hacía falta al Madrid?

La ACB ha comenzado con fuerza, la NBA sigue encerrada en una habitación de hotel, como los sueños de una pareja de recién casados, y mientras vemos cómo entrenan en canchas callejeras las estrellas de nuestros videojuegos, algunos de los jugadores de segunda fila prueban suerte en otros países, en otras ligas y comen comida turca o rollitos de primavera. No nos extenderemos mucho en las historias de los Gasol, Ibaka, Rudy o Batum, pues todos las conocemos y todos sabemos qué sucederá al final: la NBA comenzará más tarde que pronto, con 78 partidos si hay suerte, y los jugadores que marcan las diferencias en este comienzo de temporada volverán a sus los equipos a los que pertenecen.

De esta manera, Pau y Marc (en caso de que volvieran en los próximos días a Barcelona si no se resuelve el parón), Ibaka y Rudy, las piezas más sonadas de este ajedrez transoceánico, volverían a sus equipos y dejarían a Pablo Laso y a Xavi Pascual sin los refuerzos soñados por cualquier entrenador FIBA.

Pero, al margen de la buena noticia que supone para los aficionados poder ver, aunque sea sólo por un tiempo, a estos grandísimos jugadores en sus pabellones, mi duda está más allá de las fechas que esperemos sean inminentes y signifiquen que comienza la liga en EEUU de nuevo: ¿a los equipos les beneficia o les perjudica contar con NBA’s sólo durante un par de meses?

Por un lado, en el aspecto meramente deportivo, creo que no es una buena solución planificar una temporada con refuerzos que se irán como lágrimas en la lluvia tan pronto escampe el cielo en América. Más aún si son jugadores ofensivamente tan determinantes como Rudy o defensivamente tan potentes como Ibaka. Si pones todos los huevos en la cesta, sabiendo que el lockout se resolverá tarde o temprano, te quedas sin huevos seguro. El Madrid lleva persiguiendo la estela del Barça de Pascual unos cuantos años ya. No ha sido capaz de jugarle de tú a tú en las últimas temporadas. “Falta un proyecto”, se decía. Vino Messina y ni con el proyecto de uno de los mejores entrenadores del mundo se pudo alcanzar el nivel de Vázquez, Navarro y compañía. Se fue el italiano, llegaron jugadores de futuro y un buen entrenador, conocedor de los entresijos de la liga española… y el Madrid está haciendo buenos partidos con la guinda de Rudy. Mi punto de vista es claro: el Barça tiene 12 jugadores de primer nivel que se verían apoyados por la incorporación de Gasol. El Madrid, pese a sus buenos refuerzos, ha basado parte de su potencial en Rudy que, de hecho, no era la máxima necesidad de un equipo descabezado, sin un base claro, desde hace ya tiempo. ¿Necesitaba el Madrid a Rudy? Era un refuerzo ilusionante, capaz de rellenar esos huecos que históricamente han ocupado Petrovic, Sabonis, Arlauckas o Fernando Martín. Pero al Madrid lo que le hacía falta era un José Manuel Calderón. Y no durante dos meses.

José Manuel Calderón./ Getty Images

@ssmenendez

  Compartir en Facebook
Fecha | 31.10.2011 17:55

Recomendamos