Cargando Cargando...

‘El Sueño’ es el límite

Hakeem Olajuwon, un mito de la NBA y un referente para muchos jugadores./GettyDe vuelta de Vitoria. Voy y vengo en tren en el mismo día. Un poco paliza, pero más la de mi padre que se ha levantado para ir a la obra como cada mañana. Me regalaron los auriculares de Dr. Dre, los ‘Beats’, la versión más barata de los que llevan todos los futbolistas… y desde dos años antes los jugadores NBA.

Suena Nas, un rapper de QueensBridge, el barrio de Ron Artest. Se ha montado un disco de rap-reggae con el hijo de Bob Marley. Damien y él dicen que de Kingston viene la marihuana y de Queens, las pìstolas.

Bueno, es lo de menos. Lo de más, es que llega la hora de ‘Africa must wake up’ -Africa debe despertar-. Lacrimógena, pero necesaria. Suena en un momento oportuno. Vengo de ver entrenar a Bis Biyombo en su destierro.

Es imperial. Bien guiado. Le llega la punta de los dedos hasta bien debajo de la rodilla. Entrenó para nosotros, nos hizo movimientos de Felipe Reyes, pero acabando tan arriba que… Le enseña Pepe Laso. Enseñar, no es entrenar. Por regla general, sobran entrenadores y faltan profesores. Pepe enseña.

A Bis le comparan con Big Ben Wallace. Sólo el hambre y los centímetros se parecen. Él tiene sus espejos. Y son más ambiciosos. Él es de Hakeem Olajuwon y no entiendo por qué. Sus pies no tienen nada que ver, sus fundamentos tampoco.

‘Nunca seré como él’, pero es su modelo. Cuando ‘The Dream’ dio el golpe en la NBA, Biombo hablaba cuatro idiomas, pero no sabía botar una bola. Y sinceramente, youtube contiene millones de vídeos de más jugadores que de Olajuwon.

Pero Akeem hizo el camino solo y de ahí, otros cuantos. Akeem antes de ser Hakeem era un yoruba, un africano orgulloso de su origen desde que aterrizó en Houston. Desde entonces, todos los que vienen del continente con forma de cuerno quieren ser como él. No como Garnett, no como Kobe… ni siquiera como MJ.

Lo mismo con nuestros casos más cercanos, con Chris Eyenga, con Serge Ibaka. Ellos son los jóvenes que a los que dice Nas: ’Antes éramos reyes, y a hora la sangre joven ha de saber que el mundo es suyo ahora’…

Porque Olajuwon ayudó a que áfrica se empiece a creer lo que dice Damien Marley: ‘No hay árboles sin raíces, leones sin colmillos, ni mentiras que siempre ocultan la verdad’.

@Jose_Ajero

  Compartir en Facebook
Fecha | 07.06.2011 12:02

Recomendamos