Cargando Cargando...

Se apaga el basket

David Stern, comisionado de la NBA, durante la rueda de prensa en que se anunció el cierre patronal./Getty

La mala noticia se confirma: habrá lockout. No ha habido acuerdo entre las partes implicadas, y se suspenden todas las actividades que rodean a la NBA. Se paran los traspasos y el resto de los preparativos de la próxima temporada. Se apaga el espectáculo, la emoción y, en definitiva, se apaga el basket.

El próximo 7 de enero es la fecha para la esperanza, momento límite para que los jugadores y la NBA lleguen a un consenso sobre el nuevo convenio colectivo y pongan fin a esta situación Hasta entonces, nada.

Más de un año de conversaciones y reuniones con el mismo eje central: el dinero. Como poderoso caballero, provoca conflictos de tal envergadura, que son capaces de apagar hasta la mejor liga de baloncesto del mundo. Las medidas propuestas por cada actor de esta película para sanear el mal estado de las cuentas han sido muy diferentes. El fin, sin embargo, era el mismo. No cabe duda de que el cierre patronal no era el objetivo de dirigentes ni jugadores, pero, la lógica de no ceder demasiado ha desembocado en esta amarga realidad.

Propietarios, NBA y estrellas coinciden en que la reducción de salarios es la solución. El problema es llegar a un acuerdo en el porcentaje de reducción. Y, al final, son los aficionados los que, hasta nueva orden, se quedan sin la ilusión de cada partido. Sin la adrenalina que sólo un equipo al que sientes es capaz de provocar. Sin un triple sobre la bocina que regala victorias y sin un reloj parado a décimas del final, en las que sólo caben estrategia y emoción. Nos quedamos sin madrugadas. Por el momento, se terminó el trasnochar. Sólo queda esperar a que la búsqueda de una solución no se estanque y pronto se vuelvan a encender los focos para que el show pueda continuar.

@MariaCarbajo

  Compartir en Facebook
Fecha | 01.07.2011 11:28

Recomendamos