Chicago Bulls

21 rojo blackjack

el

Jimmy Butler./ Getty Images

Jimmy Butler no es solo un jugón, es una historia. Creció con la ausencia de una figura paterna, pues su progenitor desapareció cuando él sólo era un crío, pero no la cosa no quedó ahí. Su propia madre le echó de su casa con estas palabras: “No me gusta esa mirada, vete de una vez”. Con sólo 13 años se encontraba viviendo en la calle, pasando frío y pidiendo a sus amigos que le acogiesen en sus casas. Pero un día cualquiera, la vida de Jimmy tomaría impulso en unas canchas de baloncesto. Desafió a un desconocido llamado Jordan Leslie a un concurso de triples y, posteriormente, acabarían siendo mejores amigos. Jordan se enteró pronto de la triste vida de su amigo y decidió llevarlo a su casa para que tuviese un refugio y una vida más tranquila. Jimmy llegó a un hogar donde la madre de su colega, ya tenía siete hijos, de los cuales cuatro vivían con ella, y a pesar de no poseer un gran salario acabó aceptando a Butler como otro hijo más. Le dio el calor de una familia y una vida más acorde a la de un chico de 13 años. Aun así, le costó adaptarse. Era un chico introvertido, tímido y cerrado. “Le tuve que decir a Jimmy muchas veces, ‘Este no es un amor condicional. Esto es para siempre. Podemos discutir y quizás no estemos de acuerdo, pero no hay nada en el mundo que te tiene que hacer pensar que te doy la espalda”, dijo la señora Lambert al Chicago Sun Times.

Butler empezó a destacar en su equipo de instituto, promediando 19.8 puntos por partido y 8.7 rebotes, pero aún no llamaba la atención de las grandes universidades. Aun así no se rindió. “De todos los chicos que alguna vez dirigí, ninguno pasó más tiempo en el gimnasio o vio más partidos conmigo que Jimmy Butler”, dijo Brad Ball, su coach en Tomball High School, al Sun Times. Al final consiguió tener ofertas de universidades como Kentucky, pero se decantó por Marquette. Allí pasó el primer año por el banquillo, promediando sólo 5.6 puntos, pero en su año de senior se fue hasta los 15.7 puntos, mostrando un espíritu de luchador insaciable. El 23 de junio de 2011 Jimmy Butler fue elegido el #30 del draft por Chicago Bulls, y a día de hoy es uno de los jugadores más importantes de su equipo. Promedia 21 puntos, 6.3 rebotes y 3.4 asistencias y acaba contrato este verano, cuando se espera que opte al máximo salarial.

En 10 años ha pasado de no tener un techo donde dormir a ser una futura estrella de la NBA cobrando el máximo. Al igual que en el juego de naipes, Jimmy ha tenido malas rachas, pero con su constancia y esfuerzo ha seguido luchando para conseguir su querido y merecido 21 rojo Blackjack en Chicago.

Calendario basket4us
Clasificación basket4us


SPORTYOU