Cargando Cargando...

Brandon Jennings recibe un ‘pay back’ en NYC

Jennings vs DeLeon./Foto: Antonio Gil

Hace un año por estas fechas, durante el verano de 2010, el base de los Milwaukee Bucks, Brandon Jennings, visitaba New York con motivo de un partido benéfico de fútbol organizado por Steve Nash y aprovechaba para darse un paseo por los playgrounds de la Meca del baloncesto. El eléctrico jugador de Compton aparecía por sorpresa en el Entertainer’s Basketball Classic celebrado en el mítico Rucker Park y pedía al entrenador de uno de los equipos si tenía un uniforme para él. Una vez concedida la solicitud, Brandon Jennings se vestía de corto para disputar la segunda parte de un encuentro en el que se mediría a Adris ‘Too Hard To Guard’ DeLeon, toda una leyenda de las canchas neoyorquinas. Al conocer el status de su rival, BJ no dudó en emparejarse directamente con él y jugarse el todo por el todo en la pista al aire libre más famosa del mundo.

Ante la atenta mirada de un Rucker Park, que se llenó hasta los topes en cuestión de minutos gracias a las llamadas de teléfono y mensajes de texto del público presente en el momento de la llegada de Jennings al parque, el base NBA dejó su sello a las primeras de cambio. Puso mucha intensidad al partido (tanta que se cargó de faltas rápidamente) y se ganó el respeto de todos los que se dieron cita para ver el debut en el EBC de uno de los jugadores que más apetecía tener en la Gran Manzana. BJ desplegó todo su arsenal y se convirtió en el actor principal de una película en la que empezó anotando tres triples consecutivos en la cara de ‘Too Hard To Guard’ y acto seguido gritando en mitad del legendario playground “¡I want his fucking nickname!”. El broche de oro a su show lo puso al encestar un triple ganador sobre la bocina y robar un balón en los últimos segundos antes de machacar en las narices de Adris DeLeon mientras sonaba la bocina. Baño de multitudes para Jennings y la sensación de que se había merendado a DeLeon muy palpable.
Pero eso fue hace un año…

Ayer viernes, el torneo de Dyckman se vistió de gala para celebrar su All Star de cada verano y recibir a un equipo de Los Angeles, que se enfrentaría a un combinado de New York City. West Coast contra East Cost. L.A. vs NY… y, lo más importante, Brandon Jennings contra Adris DeLeon. Era la revancha que siempre había reclamado ‘Too Hard To Guard’ y a la que nunca se había negado BJ, y sería en la casa de un DeLeon que contaba con todo el apoyo del público que tanto le adora y respeta. Morbo y espectáculo asegurados.

Junto a Jennings, que lleva un verano de no parar y triunfar en canchas de todo Estados Unidos en torneos Pro Am y campeonatos de streetball, el equipo de Los Angeles traía hasta la New York al también NBA DeMar DeRozan (Toronto Raptors) y al rapero Game (mucho estilo al micro pero poca basket, todo sea dicho). Aunque a decir verdad a nadie le importaba. DeRozan voló en un par de ocasiones y Game bastante tuvo con intentar aguantar a empujón limpio las embestidas de uno de los mejores ‘cuatros’ de NYC como Mike ‘The Punisher’ Glover. Sin embargo, el plato fuerte era otro y tenía dos jugadores involucrados y con muchas ganas entre ellos.

Cuando los dos quintetos titulares se daban cita alrededor del círculo central de Dyckman Park, el speaker Joe Pope comenzaba a hacer de las suyas. “¿Qué está pasando aquí? ‘Too Hard To Guard’ tiene que defender a Brandon Jennings y Brandon Jennings tiene que hacer lo mismo con ‘Too Hard To Guard’. ¡Emparejaros ahora mismo!”. DeLeon recogió el guante lanzado por Pope sin pensarlo y empezó un espectáculo de más de una hora del que se hablará durante años en la zona de Washington Heights, de donde es originario ‘Too Hard To Guard’ y donde se encuentra su casa, Dyckman Park.

Los one on one entre BJ y DeLeon se sucedieron en ambas canastas en incontables ocasiones, con el base local imponiéndose contantemente al jugador NBA, que aunque dejó destellos de mucha (muchísima) calidad no siempre pudo seguir el inagotable repertorio de crossovers y el insultante manejo de balón de su rival. ‘Too Hard To Guard’ sabía que tenía ante sí la venganza que tanto tiempo llevaba esperando y no pensaba defraudar en su casa. Crossover y entrada a canasta. Crossover, crossover, crossover y entrada a canasta. Crossover, crossover, reverso y aro pasado. Robo de balón, contraataque y pase de alley oop. Crossover, reverso, crossover y triple. Crossover, cambio de velocidad, crossover y triple… Adris DeLeon las tenía de todos los colores y sabores y la grade de Dyckman se volvía loca ante el espectáculo que estaba ofreciendo el chico de Washington Hiegihts. El rapero Fat Joe se metía hasta el centro de la pista para empujar a DeLeon a que siguiera abusando de un Brandon Jennings que en algunas ocasiones le respondía con la misma habilidad y resultado, pero en otras (muchas) no.

El resultado del partido (siempre a favor del combinado de NYC por un margen de diferencia abismal) era lo de menos. El público tenía las mismas ganas de resarcirse que el propio Adris DeLeon y ni se preocupaba de cómo de grande era la ventaja del equipo de la Gran Manzana. Sólo querían un uno contra uno y luego otro y luego otro y luego otro… y que no acabase nunca. Pero como todo en esta vida, el show fue llegando a su fin, guardando lo mejor para el final. En el antepenúltimo mano a mano entre los dos púgiles de la noche, Brandon Jennings meció varias veces el balón antes de golpear con él en la cabeza a DeLeon y posteriormente anotar. Un movimiento muy del estilo de la versión más showbusiness del streetball que ni ‘Too Hard To Guard’ ni el público aceptaron de buen grado. Estaban en un partido All Star y en mitad de un ambiente festivo, pero aquello fue demasiado.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=JNRRNfE-44Q’]

Como represalia, Adris no dudó en pedir el balón tras la canasta de su rival y citarlo en la otra canasta, con docenas de espectadores ya invadiendo la pista del Monsignor Kett Playground. En un espacio de tan solo tres metros cuadrados (literalmente hablando) y con todo el público rodeando a los jugadores como si de breakers en una batalla se tratase, ‘Too Hard To Hard’ volvió loco a Jennings antes de que el balón tocase en un espectador y acabase en manos del base NBA. ¿Lo siguiente? Encuentro en la otra mitad del campo, reducida al mismo irrisorio espacio de tres metros cuadrados y mismo resultado que en la otra canasta pero cambiando al atacante y el defensor. Fin del partido y Adris DeLeon recibiendo el baño de multitudes que Brandon Jennings le había robado un año atrás. Sólo que en esta ocasión en su propio territorio.

Lo que has hecho hoy es justo lo que tenías que hacer. Se va a hablar de esto durante muchos años en tu barrio. ¿Me oyes? Durante muchos años”, gritaba Corey ‘Homicide’ Williams, otra de las estrellas del asfalto neoyorquino, a Adris DeLeon, que veía con cara de asombro con un buen número de chavalería se afanaba en sacarse una foto con Brandon Jennings antes de que éste dejara el parque sin ni siquiera felicitar al rival que esa noche le había enseñado que no iba a quitarle el apodo en Dyckman. No en su casa.

¿El resultado final? Muchos puntos uno y unos pocos el otro, así como paliza global de New York a Los Angeles, pero sobre todo un ‘pay back’ en toda regla de ‘Too Hard To Guard’ a Brandon Jennings en la ya de sobra conocida ‘alfombra roja del streetball’. Posteriormente en su cuenta de Twitter Brandon Jennings publicó un “ok ok ok ok ok, 2Hard2Guard me la ha devuelto. Mañana estaré de vuelta para compartir equipo con Kemba Walker”, que sonaba mitad a admitir su derrota y mitad a prometer más emociones fuertes. Adris DeLeon no tardó en responder en la misma red social con un “me merecía ese respeto”.

Buen verano de Jennings

Pincha aquí para ver las fotos del torneo.

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Milwaukee Bucks

Continúa la conversación: Foro de los Milwaukee Bucks

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Toronto Raptors

Continúa la conversación: Foro de los Toronto Raptors

  Compartir en Facebook
Autor | Antonio Gil
Fecha | 06.08.2011 11:06

Recomendamos