Cargando Cargando...

Buenas vibraciones

David Stern y Adam Silver en la rueda de prensa en la que se ha anunciado el lockout./Getty

Tengo que reconocerlo, si bien es verdad que siempre me pareció una auténtica locura la sola idea de que esta temporada no hubiese NBA, no es menos cierto que las primeras fechas después de decretarse el lockout, me hicieron pensar que todo era posible, y que la posibilidad de que una de las mejores competiciones deportivas del mundo se parase durante todo un año, no era algo tan descabellado y sí una posibilidad real. Desconozco si mi periodo vacacional ha funcionado como terapia para espantar todos mis fantasmas de la cabeza, pero estamos agotando agosto y tengo una sensación muy distinta y positiva, y el convencimiento de que el telón de esta temporada se abrirá. Quizá hayan ayudado las vacaciones, si…, pero lo que me hace ser más optimista de cara al futuro son los últimos acontecimientos y declaraciones que he podido ver, oír y observar.

El pasado 19 de agosto Derrick Rose aterrizaba en Madrid para un acto promocional de Adidas. Allí atendió a los medios y, por primera vez, vi alguien que hablando claro y siendo tajante. El flamante MVP de la última temporada se salió del guión establecido hasta ahora y sorprendió con declaraciones como “no me planteo salir a jugar a ningún lado porque la liga va a volver” o “el cierre patronal no beneficia a nadie y van a llegar a un acuerdo porque la NBA no debe pararse ahora“. Ese mismo día, LeBron James aparecía en Barcelona para una promoción con Nike y dejaba clara su idea: “No me planteo jugar en otro lado porque vamos a empezar la temporada“.

Por si el hecho de que dos embajadores de la liga como Rose y James hiciesen esas declaraciones no fuese suficiente, Dereck Fisher (presidente del sindicato de jugadores), en el programa “López Tonight“, de la cadena americana TBS, era preguntado directamente “¿Tendremos temporada NBA?“. Su respuesta no pudo ser más contundente: ““.

Para esta misma semana se prepara una nueva reunión entre NBA, propietarios y jugadores. Parece que aunque las primeras posturas siempre estén tan alejadas que parezca imposible llegar a ningún acuerdo, va imperando la cordura. Unos y otros se han dado cuenta de que alargar una huelga dejará mal parados a todos. Quiero pensar que definitivamente quieren sentarse para arreglarlo y no para imponerse unos sobre otros. Quiero ser optimista. Habrá NBA, como siempre o quizás un poco más corta, pero la habrá seguro. Y todos la disfrutaremos.

@DiegoCL11

  Compartir en Facebook
Fecha | 30.08.2011 11:20

Recomendamos