Cargando Cargando...

Celtics están ahí

Boston Celtics./ Getty Images

Ya aviso a navegantes y navegadores de que puede que este artículo no sea muy objetivo, porque además no lo pretende. Aunque tampoco hace falta serlo mucho para aventurar que los Celtics lo tienen más que complicado para llevarse el anillo este año, siquiera para presentarse en las finales. Esta primera ronda ha mostrado a tres equipos claramente más sólidos y solventes que los demás: Oklahoma y San Antonio por un lado, Miami por el otro. Ellos son los que han presentado las candidaturas más firmes al título, luego ya veremos si salta alguna liebre más o si algún conejo se esconde –y no va por nadie, conste.

Pero los Celtics están ahí. Se han deshecho de Atlanta, que venía con ventaja de campo, y lo han hecho con notable autoridad. Y aun no siendo objetivo, tampoco me voy a pasar mucho de rosca si vaticino que tienen una inmejorable oportunidad para plantarse en la Final de la Conferencia Este. El derrumbe de Chicago tras la baja de Derrick Rose les sirve un duelo de semifinales ante los Sixers. Crecidos, sin duda, pero al fin y al cabo octavos de la temporada regular. Y sobre todo, con el factor cancha a favor. Todos anoche, en el Garden, estaban pendientes del desenlace de aquella eliminatoria, y hubo júbilo verde y corrieron pintas de Guinness en los pubs de Massachussets cuando supieron de los dos tiros libres de Iguodala.

Ojo, que un Boston-Philadelphia es un regalo para los amantes de esta liga. Y sobre todo para los amantes nostálgicos. Un total de 11 finales del Este les contemplan, cuando era División y cuando ya subió a la categoría de Conferencia, cuando los del estado de Pensilvania se llamaban Warriors y cuando adoptaron el mítico de 76ers. Las cuatro últimas tuvieron lugar entre 1980 y 1985, cuando aquellos tales Larry Bird, Robert Parish, Kevin McHale y compañía se citaban con Julius Erving y sus chicos, a los que luego se unió el ínclito Moses Malone para hacerlos demoledores. De aquella saga se repartieron dos capítulos para cada uno, y hasta los guarismos son simétricos, sendos 4-3 y 4-1 a favor de unos y otros. Aunque para ambas bandas cualquier tiempo pasado fue mejor, más de uno se va a emocionar de volver a asistir a este clásico entre los clásicos.

Y como hoy no soy objetivo, y bueno, aunque lo fuera, los Celtics son favoritos. No para darse un paseo, pero sí para sacarlo adelante. Aparte de otros factores, porque parecen más convincentes –ante el público y ante ellos mismos- que durante muchos momentos de esta temporada. Sus directivos se han pasado meses rifando y especulando con sus principales estrellas, que durante este tiempo se han visto varias veces más fuera que dentro. Pero llegado el momento clave, están, luego han venido.

Analizando los partidos de la serie contra los Hawks, parece que Kevin Garnett se vuelve a parecer a sí mismo; Paul Pierce recupera la tensión a pesar de sus problemas físicos; Rondo se está gustando como en sus mejores días. Está por ver lo que pueda sumar Ray Allen saliendo desde el banco, pero como se ponga a ello… Y en fin, son playoffs y son los Boston Celtics. Objetivamente o no, pero sinceramente, yo les veo en la Final de Conferencia. Y entonces, hablamos otra vez.

Enrique de Pablo

byenrique.wordpress.com

@EnriquedePablo

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Boston Celtics

Continúa la conversación: Foro de los Boston Celtics

  Compartir en Facebook
Fecha | 11.05.2012 17:34

Recomendamos