Cargando Cargando...

Contra (Game 4)

LeBron James y Dwyane Wade. / Getty

Una montaña rusa. De sensaciones, de juego y contradicciones. Absolutamente inesperada. Con todo lo que hemos visto en cuatro partidos, es un poco ilógico que un equipo tenga tanta ventaja. Con todas las virtudes demostradas por los Heat, es lógico que vayan 3-1. El anillo está cerca, lo rozan. LeBron. Wade. Es casi suyo.

El cuarto partido ha sido una locura enorme. Los Thunder fueron capaces de salir más metidos que su rival. El primer cuarto fue impecable. Westbrook estuvo inmenso. Enorme. Los Thunder parecían imparables. Pero no. Los Heat desactivaron la bomba nuclear que podía haber sido un 2-2.

Es curioso cómo, habiendo anotado más de cuarenta puntos, tu equipo pierde. Muy curioso. Hay dos lecturas y ambas son válidas: tus compañeros (incluido Durant) no lo hicieron bien en las posesiones clave o tus compañeros no lo hicieron bien porque acaparabas todo el balón. Elijan la que quieran. Westbrook firmó uno de los mejores partidos que se pueden protagonizar en unas Finales , pero su equipo cayó.

Los Thunder tiraron por segunda vez una ventaja amplia y desperdiciaron la oportunidad de “matar” el partido. Los Heat tienen mil vidas y son capaces de resucitar. La travesía recorrida durante estas dos temporadas les ha endurecido y proporcionado un curso rápido de madurez casi perfecta. Eligen siempre bien, mantienen la calma cuando deben y aceleran justo en el instante que el partido lo pide. Spoelstra sigue esa evolución a la misma velocidad que sus pupilos.

Cuando estaba viendo el último cuarto, la sensación de “los Heat ganan si no hacen el tonto” me inundó. También la que me decía que los Thunder no tenían la cabeza ni las soluciones para imponerse. Los Heat están igual de imponentes que los Mavs en las Finales del junio pasado. Imparables. Imbatibles.

P.D.: Lebron, con un supuesto teatro (o no) ha dado una pequeña razón para que se le critique. No creo que fuera mentira. Le dolía mucho. Que se te suban “las bolas” en los muslos es indescriptiblemente doloroso. Lebron, sí que es cierto, es exagerado en todo lo que hace: gestos, anotación, fallos,etc. Con él, nunca habrá término medio. Nunca dejará satisfecho a todo el mundo. Él es así. Y de momento, MVP claro.

P.D. : Harden. Desaparecido. Sólo resta. Brooks, con la angustia de saber que está decidiendo mal. La presión puede que haga mella en él. Lo lleva haciendo desde el segundo partido.

@ICano14

Consulta los partidos de tu equipo: Calendario de los Oklahoma City Thunder

Continúa la conversación: Foro de los Oklahoma City Thunder

  Compartir en Facebook
Fecha | 20.06.2012 11:48

Recomendamos