Cargando Cargando...

Cuando falta rodaje la máquina no responde

Dwyane Wade./ Getty

Para nada me hubiera gustado que lo que estáis leyendo ahora mismo fuera mi primera columna de opinión desde New York, pero me he roto. Sí, el pasado jueves mi rodilla dijo que estaba recibiendo más caña de la habitual durante un partido de una de las ligas de baloncesto que juego en la Gran Manzana y ahora lleva ya unos días en alto, después de haber recibido hielo, Reflex y algún que otro chute de Ibuprofeno como compensación por el trato. El caso es que tanto reposo en forma de horas y horas de sofá me ha llevado a darle vueltas a lo que está sucediendo en este inicio de temporada en la NBA con las lesiones. Y es que cuando la máquina no está bien engrasada o peca de falta de rodaje es normal que se rompa a las primeras de cambio.

El lockout fueron muchos meses sin partidos reales y entrenamientos a la altura de una preparación para una temporada. Muchas horas de playa para unos, otras tantas de promoción para otros y muy pocas de puesta a punto para una campaña 2011/2012 que no estaba muy claro cuando iba a empezar. Los que se dedicaron a recorrerse el país jugando torneos de verano (véase Kevin Durant, Brandon Jennings, John Wall, etc.) llegaron mucho más listos al inicio de los (fugaces) training camps y de la regular season. Los que pasaron horas en los gimnasios y centros de tecnificación tenían el cuerpo más o menos preparado también, pero no lo suficiente. Y los que ni una cosa ni otra pues llegaron a verlas venir, es decir, con sobrepeso, falta de ritmo y algo perezosos pensando lo que se les venía encima.

Como sucede con los perros, y perdón por la comparación, los jugadores de baloncesto profesionales tienen una forma distinta de medir el tiempo. Si un año de vida para un humano corresponde a siete para un can, una semana sin jugar al baloncesto de una persona de a pie equivale a un mes para un profesional de la canasta. Por eso, si yo mismo me he roto por estar tres semanas sin jugar en mi liga amateur, ¿cómo no lo va a hacer un jugador NBA que lleva meses sin participar en un partido oficial? No es una ciencia exacta, pero tampoco una teoría muy descabellada.

Nunca en la NBA había habido tantas lesiones y tan serias en las primeras semanas de competición como en esta temporada.  A Al Horford (Hawks) no se le espera en toda la temporada, cuatro jugadores de los Celtics están en el dique seco temporalmente, Corey Maggette (Bobcats) tiene al menos hasta el mes que viene, Kwame Brown también se despidió de la temporada en unos Warriors que perdieron por casi dos meses a Stephen Curry, a Steve Blake (Lakers) no se le tendrá en mente hasta febrero, Darrell Arthur (Grizzlies) no jugará más esta campaña, los Wolves de Ricky cuentan con cinco jugadores en la enfermería, Carmelo deja sin estrella principal a los Knicks durante unos cuantos encuentros y Baron Davis no jugará hasta febrero, Eric Maynor (Thunder) tampoco se vestirá de corto esta temporada, TJ Ford y Ginobili (Spurs) no cuentan hasta casi abril, cuatro jugadores de los Raptors ven los partidos vestidos de traje… y así podríamos seguir enumerando unas dos docenas más de jugadores lesionados, por no decir los que dejan algún partido aislado a su equipo sin su presencia o sienten molestias, varios de ellos superestrellas de la Liga (LeBron, Wade, Chris Paul…). Ahora que alguien se atreva a decir que el lockout casi no ha afectado a esta temporada en la NBA. Que cada uno saque conclusiones mientras yo me recupero de la rodilla.

@AntonioGil_SOSE

  Compartir en Facebook
Fecha | 16.01.2012 06:36

Recomendamos